19 noviembre 2020

SUEÑO DE GRUMETE

 


Oh barco, hábil hoja plegada

que navega camino de Ítaca

sin detenerse. Abriendo mares,

afrontando mareas y calma chica

por el lejano pairo de la fortuna.

Oh estrella del sur,

camino luminoso

por entre las oscuras aguas de la noche

que vas abriendo rumbos

y marcando destinos venturosos.

Oh sol encendido en la noche,

en fase llena,

eres rescoldo animoso, tea lumínica

que espanta lo adverso.

Oh estela, camino deleble

que acaba por desdibujarse

por la popa

como refugio contra corsarios

y navegantes inexperto

que sueñan motines.

Oh sueños,

que reverdecen a la aurora

y disponen las provisiones

y la idoneidad de la tripulación

antes de soltar amarras.

20 comentarios:

  1. Pidamos que el viaje sea largo, cargado de experiencias, pero que no haya demasiados cíclopes en el camino.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco. Bello el poema. Hay que tenerlo todo previsto cuando se va hacer un viaje de varios días, hasta llegar al destino. La imagen preciosa. Seguro que ese niño tendrá la suerte de vivir muchas aventuras.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Segurísimo que sí, Isa. Quien pasa por la experiencia de botar un barco puede decir que ha vivido una gran aventura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Poema lindissimo que me fascinou ler.
    .
    Abraço

    ResponderEliminar
  4. Subo mis abrazos y admiración por tu poesía, a ese barco que va de regreso hasta el muelle, ante la puerta de tu casa, para sorprenderte en tu siguiente salida, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante, Sara, te he reservado un buen camarote dond espero esté muy cómoda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me recuerda el tiempo de mi niñez, en que se ponían en los charcos barquitos de papel, para ver cual el que más se alejaba.

    No había tanta tecnología y los juegos eran al aire libre y de lo más recurrente.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me recuerda a mi madre lavando en el río y yo jugando a contralmirante.
      Besos.

      Eliminar
  6. Francisco, tus letras emprenden viaje como el sueño de ese grumete. Recorren kilómetros, mentes y corazones y llegan donde tienen que llegar. Tu sueño es la metáfora viva de cada poema que nos regalas. Consigues llevarla a cabo con dignidad y belleza literaria, amigo.
    Mi abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sobrevaloras, María Jesús, pero así de parcial es la amistad que tanto aprecio. En ese niño también está mi infancia.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Hermoso viaje por tus letras amigo Francisco, un sueño de vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No sé si cada niño que pone un barquito a la deriva piensa más allá, pero lo tuyo es maravilloso. Besos

    ResponderEliminar
  9. P.D.: En esta poesía está tu niño chico y tu niño grande... Me encantó

    ResponderEliminar