26 noviembre 2020

NOCHE ESTRELLADA


Recojo en mi pecho esta abundancia,

esta generosa luz que se derrama

con tacto frío de estrellas

y temblor de inocencia sometida.

 

En la distancia cuelga un columpio

de la nada y se mece en el vacío,

y aquí a mis pies,

pintada con tiza sobre la plaza,

una rayuela

jaleada por un coro infantil

que jamás se cansa de jugar.

 

En el castillo carraspean los duendes

sus voces de cadenas

y los centinelas son cirios mortecinos

plantados en las encrestadas almenas.

 

Noche infinita,

en el duermevela que anuncia

que una joven en cinta busca posada.

25 noviembre 2020

EL MAR



 

El mar, la mar,

confluencia de todas las aguas

y de los profundos tesoros,

de todos los azules,

agua lapislázuli,

centro neurálgico de todos los movimientos;

origen de la vida, del ritmo,

de la cadencia y de todas las melodías;

frontera de todos los continentes,

masa única.

En su esencia la calma y el alboroto,

el receptáculo de todos los desagües

y la sal de todo lo sabroso:

atracción y respeto, lo uno y lo diverso,

sueño de grumetes y aventureros,

rspeto y temeridad.

El mar, la mar…

24 noviembre 2020

LA PALABRA


Nació en el tartamudeo de las ideas,  

en la necesidad de comunicarse,

en las apreturas de sus pensamientos

por salir de sí y ser manifestados;

entonces, juntó el hombre los labios

como quien exterioriza una carencia

o un deseo irrefrenable de besar,

y de esa gestualidad nació la palabra.

 

El oído venía siendo entrenado

con la música del viento,

con el incesante vaivén de las olas

y con la onomatopeya del sílex

sobre otros materiales más blandos;

tan solo le quedaba al hombre

crear la palabra antes de pensar

en componer canciones o himnos.

 

Y de ahí en adelante,

fue surgiendo el artículo: primero tú,

señalando la proximidad con el índice;

después yo, mientras apretaba

con fuerzas el dedo sobre su pecho…

 

Y desde entonces, este bello ejercicio

de ponerle a cada significado

la eufonía de un sonoro significante.

23 noviembre 2020

CAMINO ERRÁTICO


Hay una vida truncada

en cada hoja de otoño

que se desploma ojerosa

y acaba siendo pisoteada en el suelo.

 

Hay una vida truncada

en cada ser humano

─no importa el color o la procedencia─

cuyas ojeras delatan abandono,

hambre, cansancio, camino errático,

intemperie, desolación, incertidumbre,

miedo…

 

El viento, en las ramas desnudas del otoño,

eleva a los cielos una triste elegía,

mas no por los caídos

sino por los inmisericordes,

por esos corazones leñosos

que ni dan fruto ni abrigo.

 

Hay cientos, miles de vidas truncadas

por caminos erráticos.

22 noviembre 2020

ERES TÚ


Eres tú,

¿para qué el nombre?

Eres pronombre, eres tú

y lo precedes todo,

eres mi alteridad,

la sed de mis labios,

el refugio, la dársena,

la carraca donde recomponerme.

Eres tierra para mi simiente,

eres fecundidad dadivosa,

eres la almohada

a la que confiar mis sueños

y también mis desvelos;

la estrella de mis noches,

el mamparo en mi tormenta,

el rayo que me ilumina,

la duna sobre la que recostarme,

el azahar que será fruto mañana,

el panal donde melar mis dedos

y el paladar,

la brisa que acaricia,

que me atusa el pelo

y mesa mi barba;

eres mi complemento directo,

la luz, mi luz, la luz…

21 noviembre 2020

SUEÑOS Y UTOPÍAS


De aquella vieja gloria

quiero arrancar el pendón

y doblarlo meticulosamente,

y guardarlo con toda devoción

y ocultarlo en un largo y silente

cajón cifrado,

para que duerma profundamente

en lo eterno;

abrir la ventana

y airear de presente este rigor añejo,

y solazarlo en la esperanza

de un mañana común

sin favores ni prerrogativas.

 

Amanecerá un nuevo día

en el que existan oportunidades

para todas las tallas y todos los colores,

respeto por el distinto,

preferencia por el débil,

la derogación de todas las dispensas

y un despertar radiante ante el espejo.

 

Quiero ver cómo se derrama

el cántaro de los privilegios

y empapa su fertilidad

en las bocas de todos los silencios;

que el sol solee a todos y no asole a nadie.

20 noviembre 2020

EL ABRAZO

El Abrazo, acrílico y serigrafía sobre lienzo, de Juan Genovés

 

No es la exclusión el camino,

sino el abrazo el que hace fecunda la patria;

abrir las manos, extenderlas, palpar,

empatizar y buscar lo que nos une

antes del vértigo del desencuentro.

 

Primero fueron cuarenta años

de imposiciones,

después otros tantos en vano simulacros,

distraídos en escarceos, poses

y aguerridos enfrentamientos vocales,

pero sin llegar a un destino común

donde grane la espiga y el pan sacie.

 

Esos son de los míos, son de los tuyos

No tengo míos, no quiero míos,

quiero los nuestros. Los que integran,

los que someten sus ideales

para abonar el terruño, los que negocian

y bogan por la estela donde Ítaca

no es una quimera, sino una promesa.

 

No sueño uniformidad, sueño en consenso,

¿pero qué se puede esperar

de quienes siguen aprobando,

─y así desde largo─

otra efímera ley de educación

con una raquítica mayoría,

para volver, en breve,

a legislar la enésima

en la próxima legislatura?

 

El abrazo. Un sincero abrazo

es la premisa como punto de partida.