16 junio 2021

DULCE ALGARABÍA


El campo se agosta,

mas bajo la parra

es brisa suave,

racimo que aguarda.

 

La vid macilenta,

pámpanos grisáceos,

rosados y verdes,

pero los racimos,

vendimia de envidia.

 

Una canastilla

de hojas de higuera

y en el cuenco verde

prisión de primores.

 

Dulce algarabía,

un baño en la alberca,

moras de las zarzas

y en rama vencida

la granada abierta.

 

Gozo de zagales

que el campo pasean

y el campo les brinda

ocio y la merienda.

15 junio 2021

EN EL FONDO DEL MAR

 


Había en el fondo del mar,

anclada al pecho de una madre

y al de un pueblo,

una bolsa de desesperanza

que ya había dejado de latir.

 

Lo frecuente es que los fondos marinos

oculten tesoros y reliquias insospechadas

o alguna cuaderna de un viejo naufragio,

pero un corazón de coral,

una sirenita dormida

solo llega por la rabiosa baba de celos

de un ególatra soberbio

que solo se ama a sí mismo

y desprecia a su propia sangre.

 

Nos quedamos sin tan siquiera

un fragmento de esperanza,

un hilo con el que trenzar

la arboladura de un feliz segundo hallazgo.

 

El desamor, a veces,

toma por la trocha de lo inverosímil

y nunca llega a puerto

sino que embarranca

en lo más negro y fétido

de la podredumbre humana.

 

Hay otra gema, otro coral, otra piedra preciosa

de la misma estirpe, cuyo rumbo

siniestro y desconocido,

aún no ha sido presencia descorazonada;

pero ya hemos padecido

un ácido desconchón en el alma.

14 junio 2021

ES VERANO


Tiene sed el campo. Canta

la naturaleza sus melodías

y la sombra se esconde bajo los pies.

La noria emite lamentos oxidados

y la hierba se hace paja frágil

que no podrá ser engavillada.

 

Es verano. La noche es muy corta

y sudorosa. Amanece más temprano,

como en un sobresalto. El naranjo

verdea y tiene sueños de agua.

La higuera madura sus primeros frutos

y la parra es un deleitoso sombrajo.

 

Cae la tarde en tonalidades rosáceas

y la luz casi se eterniza. En la alberca,

croan las ranas en el amasijo de clorofila

y la luna se asoma con ciertos remilgos

y apostura de señora de la noche.

 

Vigila el búho. La salamanquesa

permanece hierática en su asecho.

Todo es quietud. Todos dormitan

procurando guardar sus espaldas

ante el posible imprevisto. Mañana

será de nuevo tiempo presente

y todo volverá a ser novedoso,

aunque muy similar a esta estampa.

 

Es verano. La sed lleva acento

diacrítico bien disimulado.

No hace viento. La noria es

silencio y las chicharras todavía

no han aprendido a enmudecer.

13 junio 2021

SED DESHABITADA


¿Y si la brisa de junio se olvidase del fuego,

si no recordase hacia dónde camina

y en noche inesperada esparciera copos de nieve

en lugar de música de ventilador?

 

¿Y si nos mandara una lluvia de pétalos de jazmín,

o de fragante dama de noche,

o de festivos y coloridos papelillos de amores?

¿Imaginas una caladera de papelillos de colores?

Ya puedo verlos. Están presentes todas las gamas.

Todos los colores. ¡Mira, amarillo verdoso

tirando a pajizo, rojo, violeta, como lo es mi espera.

 

Oigo el murmullo arrebolado de su risa de nácar,

esa alegría como torrente en caída, animosa y jovial,

esa alegría contagiosa que añoro a todas horas.

Oye cómo sopla, cómo anuncia su llegada

y cómo me solivianta esta larga espera.

 

Quiero mecerme en el hilo de su sonrisa,

quiero atarme  a él y por la trama,

por la intrincada urdimbre, llegar a ella

y ser presencia en muy impaciente espera.

Quiero anudarme a su capricho

y anonadarme a su cuello o a la solapa de su blusa,

para habitar su cercanía y alimentarme

de sus limosnas de amor.

 

¿Y si yo me olvidase que hemos sobrepasado

con creces el cuarenta de mayo?

¿Y si el fuego de su boca fuera la brisa

que remanse el ardor de mi cuerpo?

12 junio 2021

DÉJAME BUSCAR


Déjame buscar, quiero volver

a aquel momento eterno

donde tú y yo perdimos la noción del tiempo.

Déjame buscar en tus labios

o por la concavidad celestial de tu boca

nuestro primer beso,

aquel fuego de dioses que cauterizo

nuestras vidas para siempre.

Déjame acercarme a ti con aquel viejo temblor

de la inexperiencia,

donde un deseo timorato nos condujo

por caminos inexplorados que llevaban al otro,

y que por los labios y la succión

y por la mezcolanza inevitable de fluidos

hizo de nosotros dos batientes

unidos por los goznes de tan dulce prisión.

Déjame, te ruego. Procuraré no eternizarme,

si bien es esa eternidad,

ese dulce cautiverio la inercia que me motiva.

Colabora. Déjame. No tardaremos más

que esa indefinición espacial,

sin medición de tiempo, donde sucede lo mágico:

enraicémonos de nuevo en aquel primer beso.

 

11 junio 2021

SESTEANDO SOBRE UN BOSTEZO



Sesteando sobre un bostezo de apatía, revolotea de la nada a la quimera, como gaviota desorientada que sueña la mar desde la meseta, sin darse la menor oportunidad de visualizar su estado y su existencia. Espectador del vacío en una multitud de afanes madrugadores, siempre a la espera, siempre aguardando la cosecha ajena y el regalado don de la misericordia. Expectante de la nada, porque nunca se sabe cuándo caerá la dádiva. Sombra sin nombre a la espera de tener ocasión de ser agraciada y mostrarse agradecida. Cara de póker, sin caer en el desaliento de la larga espera, rutina de los días. Bostezo que se ensarta a las duras y a las maduras, a la eterna espera sin bajar al foso del desaliento, Siempre presente. Siempre a la espera de lo ajeno y dispuesto al boato del gran recibimiento. No grita, no vocea, no se agria. Ensarta los bostezos con cadencia musical y cara de apatía, para seguir presente y seguir esperando su oportunidad del menudeo que complace, o si hubiera suerte, al esperado día de la gracia.

10 junio 2021

LA NOTORIEDAD


La notoriedad, como la moda,

es de fácil mudanza;

a veces se exhibe por plazas y avenidas

jugando a la intemporalidad

de la intemperie

que conceden las estatuas,

otras al derribo por suplantación

o por el capricho político del presente.

 

Así, el aclamado de otro tiempo,

en su pose hierática de piedra,

inalterable al curso de los días,

─salvo a la contaminación─

sigue insistiendo en su estética estática

en el desenfado de su pose gallarda

que le fue otorgada por el cincel

que quiso plasmar sus glorias

más allá de su carácter.

 

La notoriedad, por tanto, es intransitiva

a largo plazo o será que antes o después

tiene caducidad toda dignidad concedida

a honores y reconocimientos.

La memoria es frágil, sumamente frágil.

¡Cómo para acordarme ahora de los reyes godos!

09 junio 2021

COMO SOMBRA ALADA


Su mirada atrevida, quizás lasciva,

su melena una catarata de deseo.

No era altiva, pero de apariencia

inalcanzable,

como elevada a la copa de una palmera

de frutos azucarados.

 

Déjame tu voz

en el escondrijo cóncavo de mi oído,

ahí donde se mece el mar

con la banda sonora de titanes y nereidas,

con la segura caricia de tu voz,

para no perderme al pairo de tu abandono.

 

Pasó de largo como sentencia,

ni siquiera la dulzura de la duda

sobre la que poder edificar

un relato convincente y favorable.

 

A su paso solo dejó su sombra

y el estilete para el sacrificio.

¡Dame del agua rosada de tus labios,

de la carnosidad carmesí que te focaliza!

 

Herido con el puñal violento de mi audacia,

de ese acero que templé en la fragua

de mi osadía;

mendigo de amor,

de una mirada, de una caricia,

del bálsamo ideal para mi postema,

entré de nuevo en la postración

de no ser visto ni oído.

 

08 junio 2021

MEDIANÍA

 


No he vivido a la intemperie,

tampoco habité palacios

de mármol y jaspe, rejas exclusivas,

frondosos jardines y servicio doméstico.

Solo dormí al raso

poniendo al frente mi voluntad

como aventura

y de forma ocasional.

Siempre llegué a fin de mes,

aunque no siempre tuve

lo que me hubiera apetecido.

Un pasar, un conformarme

con lo posible en cada momento,

y con privaciones que en otros

se hicieron realidad.

En esa medianía me he movido

y no tengo otras aspiraciones.

Por eso, tal vez por eso,

suelo mirar con el corazón

más hacia abajo que hacia arriba.

07 junio 2021

POBREZA Y RIQUEZA


La pobreza es aguda cuando señala

con el dedo y estigmatiza,

no así cuando generaliza,

pues en la masa, como en el café,

no se aprecia el azúcar a simple vista.

 

Los pobres son muy numerosos

y como las estrellas tienen nombre propio,

pero casi nadie los conoce,

salvo en los documentos que no siempre poseen.

 

La pobreza es un sector en alza:

cuanto más crece la economía

mayor es el número de los damnificados.

 

Sabemos que la energía

ni se crea ni se destruye,

y se sospecha que al dinero

le sucede más de lo mismo:

lo complicado es averiguar

qué manos tan singulares

acaban por atesorar cada vez más.

 

Pobreza y riqueza, al fin,

vasos comunicantes.

06 junio 2021

PALABRAS AJENAS


La paz parece ser una palabra sorda.

LUJÁN FRAIX

 

Los acuerdos de paz en los papeles

nunca serán suficientes;

la verdad es una compañera

inseparable de la justicia y de la misericordia.

 

Una verdad que no conduzca a la venganza,

sino más bien a la reconciliación

y al perdón.

Cada violencia cometida contra un ser humano

es una herida en la carne

de la humanidad:

la violencia engendra violencia,

el odio engendra más odio

y la muerte más muerte.

 

La meta: romper esta cadena

que se presenta como ineludible.

La verdadera paz solo puede logarse

cuando luchamos por la justicia

a través del diálogo,

persiguiendo la reconciliación

y el desarrollo mutuo.

 

¡La Paz! Siempre la Paz!

 

Poema compuesto con frases literales de la encíclica Fratelli Tutti, del Papa Francisco.

05 junio 2021

LECCIÓN DE VIDA


Vivir es esto. Es respirar

varias veces por minuto,

─aunque sea con mascarilla─

beber agua con la generosidad de la lluvia

y comer con surtida moderación

tres veces al día;

dormir lo suficiente

como para descansar y sentirse despierto

y tomar conciencia

de que la vida es un hecho irrepetible.

 

El resto son aditamentos

que te separan de lo animal

y te entronca a lo grandioso

y específico del hombre.

 

La identidad personal es lo que

nos lleva a lo genuino,

a la unicidad protagonista

en medio de más de siete mil millones

de reproducciones idénticas en lo anatómico

y específicas en lo sobresaliente.

 

Vivir es algo más que pastar, sestear

y ver pasar los días sin pena ni gloria.

04 junio 2021

CONCEPTOS

 


 

Y de repente,

mientras uno se encuentra descansando,

la mente remonta el vuelo

para planear en la distancia

física o cronológica,

y se ve envuelta en conceptos

que evocan el pasado remoto

o el futuro inalcanzable.

 

Nostalgia: huella que no llegó a dejar cicatriz,

pero que al volver sobre sus pasos

hay algo que acaricia

y hay algo que también escuece.

 

Olvido: como el concepto de perdón,

una lucha de titanes que vuelven a escena

una y otra vez,

que se repone periódicamente

sin que logremos enterrarlo para siempre.

 

Ocaso: miedo a lo perenne,

a que a la tranquila estampa

no le suceda la correspondiente aurora

que vivifique la secuencia una vez más.

 

Infinito: donde se enraíza la esperanza,

de lo inalcanzable,

ese más allá donde lo imposible

se hace certeza para siempre.

 

Madre: donde la nostalgia se vivifica,

soslaya el perdón con el olvido para siempre,

su marcha es un ocaso sin aurora

y confío que el infinito me la devuelva

para gozarla eternamente.

03 junio 2021

AMANECER PRECITIDADO


Una inundación de luz,

un albor precipitado

que lo inunda todo. Un disparo

de luminiscencia que atruena

y delata la memoria,

un dormir desacostumbrado

que me devuelve a la infancia,

al estreno de esta mañana

que quiere ser singular desde su inicio.

 

Preámbulo. Un concierto de arrullos

debió acunar mi descanso,

y me entregué sin desconfianza alguna

para hacer sin resistencia el tránsito.

 

Siento el peso del día

en ambos párpados ,

al tiempo que el sol avanza

en su camino. Rutina

que hoy es acontecimiento singular

y luminoso.

 

Ya no hay piar en las ramas.

La vida no pierde el ritmo

aun cuando yo pierda el paso

y todo parezca rezagado.

 

La noche fue blanda,

como entre almohadones

de liviana ingravidez

y grave el descanso. Lúcido,

como tu imagen imperecedera

en la trinchera de mi memoria.

02 junio 2021

SUTIL AMENAZA


Nubes por occidente:

anchas, ambiciosas, en expansión;

aborregadas, ensortijadas,

con perfiles blancos y grises

que no se jactan en turbulencias.

 

Flotan suspendidas de la nada,

como alas de libélulas en reposo.

No amenazan hasta el pánico;

ofrecen sombras generosas

como la grandeza de la gratuidad.

Pero los huesos artríticos

─tan quejosos ellos─

se retuercen en silencio

y se estremecen ante tanta arrogancia.

 

Anuncio de una lluvia que tal vez

no llegue a regar los campos

y las calles,

pero que hace memoria

de hordas y tropeles vividos.

 

Viene. Se acerca. Inquieta.

Todo lo hace en silencio,

con su toque de misterio.

Tal vez, calladamente,

se haya disipado al alba

porque tan solo era un ensayo,

una sutil amenaza.

01 junio 2021

MANANTIAL


Entre rocas y brezos,

un murmullo de agua

con su música que colma y sacia,

que invita a beber y a descansar.

 

Un largo camino. Un esfuerzo

agotador para quien la sierra

es un paisaje ahí enfrente,

un recreo para la mirada

en la distancia.

 

Agua desnuda, impoluta,

agua que salta a las manos

con un vuelo blanco nácar

y apaga la sed antes que el deseo

de dar por acabado el festín.

 

Doncella de la sierra,

aparición angelical

que colma con sus virtudes

las pérdidas habidas en el esfuerzo.

 

Agua pura. Agua virginal.

Inicio de un río

que irán prodigando sus bondades

mientras nosotros los hombres

la mancillaremos hasta corromperla

y contaminarla.

 

 

31 mayo 2021

LO CONOCIDO Y ETERNO

 


 

Me despertó el rumor de las olas,

ese vaivén incesante

con el que la mar juega

a hacer que se sale del plato azul

como si quisiera trasponer

al otro lado de la duna.

 

Esa música siguió acariciando mi oído

durante ese tiempo indefinido

del duermevela,

mientras me desperezaba

y desembarazaba de las sábanas.

Anticipo vivido. Tal vez soñado.

No estoy seguro de ese tiempo incierto

hasta salir de la cama

y restregarme la cara con agua y jabón.

                                  

Ya en la playa, ese repelús

de las primeras luces desperezándose

por entre el cielo y el agua,

premonitoria de un día despejado.

 

En los pies desnudos la caricia del agua

y esa leve resaca que juega y adentra

para desequilibrarte e improvisar el baño.

No hay meta. Andar de frente, hacia el levante,

hasta que los rayos de sol

hieran en los ojos y haya que dar la vuelta.

 

El ocio es siempre caprichoso,

pero si se busca en la naturaleza

y en las cosas sencillas,

es doblemente reconfortante:

ahí está la banda sonora de lo ancestral

y también lo conocido y eterno.

30 mayo 2021

RESIGNACIÓN



En la casa de mi infancia, la escalera,

como las del noventa por ciento

de las calles del pueblo,

era un ensayo de ascensión

a los cielos.

 

Entre muros del grosor de aquel tiempo,

una pendiente tan pronunciada

que parecía una rampa vertical

sensiblemente echada,

cuyos escalones ─losas rojas y blancas─

una especie de prueba atlética

desigual para cada uno de nosotros.

 

Entonces era un niño y recuerdo

subir y bajar a la velocidad de la infancia

y cómo la mesura de mi madre

tomaba cada tranco con otro sosiego.

 

Avanzado el tiempo

y pronunciadas las fragilidades,

ella evitaba hacer vida fuera del bajo

y acabó renunciando a las alturas,

aunque sin mostrar la menor amargura.

 

Ahora siento sobre mis miembros

esa misma fragilidad de mi madre

y tampoco podría subir aquella escalera,

y también lo inevitable con materna resignación,

satisfecho de haber llegado hasta aquí.