15 noviembre 2020

EL VIEJO ROBLE

 

El viejo roble, un abrazo inabarcable

que invita a entallar su cintura

con la envergadura de nuestros brazos

y dejar una exclamación que se llevará el aire.

 

Señero, donde el cruce de caminos

y retando al azote de los vientos,

sin inmutarse en su parsimonioso crecimiento;

ni tan siquiera el rayo fue capaz de herirlo.

 

Anfitrión de sombra generosa,  

ha sido testigo de la gripe española

y del fratricidio entre hermanos

con el mismo gesto y resolución

con él que afronta el Covid sin inmutarse.

 

En sus ramas, el búho es centinela alerta

de la noche, acogida de tránsito de aves

y caminantes exhaustos. Canta la tórtola

y una formación marcial de hormigas

circunda su tronco como rotonda señalizada.

 

Unos senderistas se acomodan a su sombra

y comparten sus viandas mientras toman resuello,

al tiempo que la brisa mece el follaje

y acuna en las alturas una dulce armonía,

un sopor de media hora evocando otro tiempo:

la libertad plena sin confinamiento establecido.

20 comentarios:

  1. Cuánta armonía en tus versos hacia ese ser maravilloso, acogedor, fuerte, símbolo de la paz y serenidad que sobrevuela todo... (Suspiro...)

    Precioso todo el poema.
    Es descriptivo como una prosa poética de la naturaleza, donde me entusiasman estrofas como ésta:

    "En sus ramas, el búho es centinela alerta

    de la noche, acogida de tránsito de aves

    y caminantes exhaustos. Canta la tórtola

    y una formación marcial de hormigas

    circunda su tronco como rotonda señalizada." ¿No es delicioso?

    Contigo, abrazamos ese tronco, imperturbable, con hojas mecidas por la misma eternidad. Gracias por elevarnos...

    Y Feliz domingo, poeta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy he despertado cabizbajo, querida Maite, pero tu comentario me ha levantado el ánimo. Gracias, muchas gracias, preciosura.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Si hablara... la de cosas que nos contaría.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa foto y poema. Me gustó mucho
    .
    Feliz domingo
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Muchos servicios ha dado a lo largo de su vida ese viejo roble y esperemos que llegue a dar, otra gran cantidad de años yque lo puedan disfrutar las nuevas generaciones. En nosotros está ahora, la responsabilidad de saber cuidarlo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestras manos está la responsabilidad de no estropearlo y dejarle vivir y crecer.
      Besos.

      Eliminar
  5. Me uno a ese abrazo al amigo roble...¿que sería nuestra vida sin sus árboles? Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Francisco. Un árbol muy fuerte para haber pasado tantas fatigas. Ahí está cargado de energía positiva para que los lugareños se abracen a él y les transmita sus fuerzas para salir de estos tortuosos días.
    Como dice Charo, yo tambien le daría un gran abrazo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suponía que te emocionaría este poema, ya que tanto te gusta la naturaleza.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Frente a la casa de mis padres hay uno que ha estado desde siempre y ha soportado el paso del tiempo sin inmutarse.

    Todo un himno al roble, tu poema.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rafael, por la mención que haces de ese otro roble conocedor de la historia la tantas personas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Ese viejo roble testigo y guardián de la vida nos acoge a todos, nos acuna, nos acaricia, nos refresca, nos alienta, nos impulsa y nos llena de vida. Acepta a todos por igual como un padre generoso e infinito...Qué maravilla, Francisco, nos hiciste acercarnos al viejo roble con la sensación de que nos acerábamos al cielo de nuestro Padre Eterno. Una gozada, amigo.
    Mi felicitación y mi abrazo por este bello homenaje a la naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo agradecerte tus cálidas palabras, María Jesús. Gracias desde el corazón.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Que hermoso poema a un bello roble, cuantos secretos tendrá para contar y dichoso aquel que puede su lenguaje interpretar. Saludos amigo Francisco.

    ResponderEliminar
  10. la mujer que esta en la foto es tu esposa? Que bella te felicito

    ResponderEliminar
  11. Precioso, noble árbol. Una descripción señera de su belleza y adaptación a los cambios que ni siquiera habrá advertido. Tu si lo viste en esta hermosa poesía. Besos

    ResponderEliminar