15 marzo 2021

SIETE MÁS ONCE

Fotografía de María del Pilar Ferrari Díaz


Pastor de la Dehesa,

vecino de La Puebla

que por los vetustos caminos de agua

conduces al ganado

sin apenas reposo,

sin otros alicientes

que música del agua,

si por azar de topases con ella,

dile que de amor muero,

que fenezco en tinieblas,

que no hay paz para mi alma,

destello que la alumbre

cual sombra de tristezas.

De su mirada me se prisionero,

de su voz fiel esclavo;

y responde silencio.

Por la marisma voy

buscando sin cesar

y encontrarla no pude

su tenue luz esquiva

y voy a desesperar

en un silencio agónico, maltrecho,

quebrado en su buscar.

15 comentarios:

  1. Te ha salido un bonito poema de amor campestre, en plan bucólico- pastoril.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bucólico y pastoril como una égloga, Cayetano. Un género de otro tiempo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Francisco, qué bonitooooooo, eres romántico y el poema lirico :-)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Que poema tan bonito de amor a la vez que resaltas esa labor abnegada del pastor.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Un precioso poema estimado amigo.
    Siempre es un placer degustar tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es un gran placer venir a leer todos los poemas que me había perdido en una semana. Agradezco tanta belleza, que me recarga las pilas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría verte en mi casa, Sara! Te agradezco tu presencia y comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. El amor entre un pastor y una pastora, siempre ha dado un buen argumentos a obras de la literatura....estamos en primavera y también florece el amor.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema pastoril es antiquísimo, Antonia, por eso he querido darle un paseo por la actualidad, para que se remoce.
      Besos.

      Eliminar
  7. Muy bonito poema amigo Francisco. Saludos a la distancia.

    ResponderEliminar
  8. Un poema bucólio, pura naturaleza que nos recuerda a los clásicos en su ritmo, cadencia y armonía, Francisco.
    Mi felicitación y mi abrazo por esta preciosidad.

    ResponderEliminar