08 abril 2021

RETRATO DE LA INFANCIA


De la guerra quedó un proyectil

intacto en la puerta del cementerio

y un pánico generacional subcutáneo

que se comunicaba en el silencio,

allí donde habitaba la subconsciencia

y la rotunda escasez de medios.

 

A lo lejos, el mismo mar que baña

las leyendas y las Américas,

un paisaje similar al de un calendario

colgado en la pared.

 

En lo inmediato, los juegos

eran prácticas a veces violentas

y siempre voceadas

bajo la tutela del más espigado y enérgico,

ejerciendo su avasallamiento:

la tiranía seguía siendo moneda de cambio

y la escuela una ventana abierta al mañana

como único resquicio a la esperanza.

13 comentarios:

  1. Es que es así, la educación es el futuro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El matón de clase siempre existió. Y el recuerdo de los tiempos de escuela varía según nos fue la película de nuestra vida en una España de pensamiento único.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no es posible amordazar a un pueblo para siempre, Cayetano, aunque algunos todavía no lo han aprendido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Francisco. Un poema que lo cuenta con versos pero que fue la pura realidad. La guerra deja muda a la población, mientras que las escuelas son la esperanza de un futuro mejor.
    Muy bueno el poema.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Isa, y así se conoce desde muy antiguo; pero a lo largo de la historia hemos tenido ejemplos de un retroceso buscado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Esos pupitres me traen recuerdos de mi mi último colegio y donde más años estuve, era uno privado de monjas y la verdad que había algunas que daban mucho respeto y algunos bofetones y claro si te quejabas en casa era peor porque las monjas siempre tenían razón y te caía doble reprimenda....a pesar de todo tengo recuerdos muy gratos de esa época.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante ese ese balance final que deja cierto dulzor en los recuerdos.
      Un abrazo, Charo.

      Eliminar
  5. Recuerdos de una niñez. Tenía la parte positiva y era que se podía jugar tranquilamente y no había peligro alguno a nuestro alrededor. También los padres eran mucho más autoritario que los de ahora, cuestión que hago extensiva al profesorado de la época.

    Creo que los extremos no son buenos y tan malo es el exceso de autoridad, como la permisibilidad que hay ahora.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con tu observación, Antonia, pero también nuestros padres venía de un tiempo mucho más violento como fue la guerra y les tocó pasarlas canuta.
      Besos.

      Eliminar
  6. Los tiempos han cambiado y ahora la ventana abierta la tenemos cada cual en nuestra casa, a pesar de ello la escuela sigue desempeñando un papel importante.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apena que muchos no le den el valor que realmente tiene la escuela en la formación de los pequeños y les sometan a tantos cambios de planes de estudio.
      Besos.

      Eliminar
  7. Recuerdos de otros tiempos. Lindo poema amiga. Saludos.

    ResponderEliminar