21 diciembre 2019

TORRENTE EN CRECIDA




Un torrente en crecida,
un borbotón que amenaza desbordarse
y hace de los ángulos escolleras
por las que sangrar
hasta la lividez de lo resistible.

El pulso languidece. Hace frío;
todavía no es invierno,
pero son gélidas todas las expectativas
y se adivina la derrota.

Un universo en deshielo
afronta la lividez de este estado
que se me escapa al tacto
y se encarama en la sospecha.

A pesar de todo, estoy sereno;
tengo frío, tengo mucho frío,
ese mismo frío de quien nada espera.

19 comentarios:

  1. Siempre hay que esperar algo, al menos, que la cosa no empeore.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este tiempo de consumo y regalos, Emilio, hay mucha gente que nada espera y bien merecen un mínimo recuerdo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No dejes que el invierno se apodere de tus dominios. Ya sabes que el frío por allí son un par de meses, luego vendrán días radiantes.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un frío atemporal, Cayetano, el que por fortuna no padezco en lo físico, pero me solidarizo con quienes lo padecen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Si. Hay fríos que hielan el alma. Hoy los fríos hielan el alma de los damnificados, y bolsillo de los que lo han perdido todo
    Dios les ampare, y nosotros sepamos ayudarles.
    Que bien lo has expresado.
    Dos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy desesperante ver que el agua o el frío arrasa con todo. Somos frágiles, my frágiles y muy dependientes del entorno.
      Dos abrazos.

      Eliminar
  4. El frío es más extremo también ahora. Y zanja las diferencias sociales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ese frío de quien nada espera el que crea esa brecha social cada día más severa. Sara, ¿qué mundo estamos creando?
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. El frío también despierta a quien moverse quiere para conservar la poca calidez que le resta. Invierno tiempo de introspección y reflexión. Pero, cierto, si hay lumbre mucho mejor.
    Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, la mejor lumbre, Anna, es una mano tendida, la ayuda solidaria y comprometida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo siento ese frío en mi Argentina querida.
    Derrota.
    Te mando un abrazo.
    Un poema intenso que llega hondo.
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siento ese frío aquí en medio de la ciudad, y en el Mediterráneo, y al otro lado del Atlas, pero también en tu Argentina, en la Amazonía y allá donde hay un ser que sufre.
      Un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  7. Hay que aceptar el frío pues trás él llegará la primavera con nuevas ilusiones.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El frío climatológico es natural, lo que ya no es tan natural es que los polos se derritan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. El cambio climático , cada vez acentúa más sus consecuencias y es la causa de tantas inundaciones.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces siento la desazón de si estaremos a tiempo o no de torcer el camino de esa deriva. De lo que estamos seguros es que los dirigentes no saben ponerse de acuerdo.
      Besos.

      Eliminar
  9. Estos versos son ricos en lecturas: inundaciones desastrosas, cambio climático y personas que están en dique seco y en días como los que estamos viviendo se hace más insoportable su existencia.
    Cualquiera de estas cosas es terrible pero lo más inmediato son las personas que viven en un invierno permanente.
    A pesar de ello , no perdamos la esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto quiere ser un grito desesperado, pero un aferrarse a la esperanza de que seamos capaces de subvertir la derrota que está tomando la Naturaleza. Una vez más, está muy claro que es el hombre el más frágil de todo lo creado. A pesar de ello, nos queda la esperanza.
      Un abrazo.

      Eliminar