27 septiembre 2019

NANA DE LAS HORAS




A la una, en la cuna.
A las dos, brilla el sol.
A las tres, sueña otra vez.
A las cuatro, un albatros con zapatos.
A las cinco, con ahínco.
A las seis, merienda tenéis.
A las siete, otro sonsonete del soniquete.
A las ocho, leche con bizcocho.
A las nueve, el nene se mueve.
A las diez, ¡rediez, pesadillas otra vez!
A las once, bosteza la abuela Conce.
A las doce, se ha dormido, no lo roce.

9 comentarios:

  1. Menudo trajín. Y eso que todavía faltan las medias y los cuartos.
    A menos cuarto, de natillas ando harto. Jejeje.
    Dile al sol que no madrugue tanto.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que te ha hecho feliz rejuvenecer y balbucir las horas. Me complace que progreses adecuadamente, Cayetano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Este es el fin de este juego, Amapola, que se quede dormidito y feliz nuestra criatura.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Falta hacerle la prueba, Charo: cántasela a un bebé y si se duerme rápido podremos patentarla. Mil gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ay! Me a devuelto al olor de la inocencia y a la suave piel de un bebé.
    De vuelta por estos lares, un placer volver a leerte.

    ResponderEliminar
  5. Un original y simpático poema
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Los Poémas siempre son bonitos...abrazos

    ResponderEliminar