18 agosto 2016

EN CUERPO Y ESPÍRITU



Me siento a sestear
a la sombra de un árbol frondoso,
entorno los ojos, y la brisa es caricia
en el bulle-bulle de mis meditaciones,
invitando a perderme en el paisaje.

No para todos, el verano equivale a desenfreno,
tampoco a fruición
ni a levedad de pensamientos.
Hago por integrarme en la naturaleza
esquivando el cercano ruido del tráfico
y haciendo por oír el sigilo
con el que crecen la hierba y las plantas
o se da el hibisco en flor diaria
como el pan tierno de cada día.

Hubo otro tiempo en que mi diccionario
traducía verano como sol y playa
y otras suculencias de masas;
el tiempo todo lo remansa,
lo remece, lo acuna y lo sestea.
Mi hoy es más pensamiento que agitación
y, en ese sosiego,
─imperativo de la merma de los años─
la reflexión y la paz en cuerpo y espíritu.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y comentar, Amapola.

      Besos.

      Eliminar
  2. Que bueno cuando se puede saborear la Paz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La paz es un tesoro no oculto, algo accesible si nos empeñamos en perseguirla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cada edad tiene sus particulares expectativas.
    Saludos, don Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente, Cayetano. Yo estoy en la etapa del sosiego, de los días de aplomo.

      Un abrazo.

      Eliminar