26 abril 2017

CON VOCACIÓN DE ETERNO



¿Qué estrella te ha puesto en mi camino,
─sortilegio divino─
y te ha indicado el sendero
por el que accederme y colmar
los colores de mi paleta eclipsada?

¿Qué lazarillo ha precedido
el pespunteo de tus pasos
sembrando de ónices el atajo
por el que atraparme
en tan opaco como frágil estado?

¿Qué sabio ha señalado con su índice
o te ha soplado la palabra justa
con la que emborrizar de azúcar
el pedernal de mi corazón maltrecho,
para salpimentarlo de juvenil anhelo?

¿Quién ha dictado en la caracola de tu oído
el pensamiento preciso, la dicción adecuada
con las que arropar mi alma
de las postillas de que van dejando los días
en la secuencia estéril de lo insípido?

¿Quién ha insuflado tan chispeante proceder,
las hilaturas y el brocado de este mantel
en el que ahora banqueteamos el encuentro
y nos hacemos luz, estrellas, firmamento…
anonimato celeste, en este abrazo
que ha nacido con vocación de eterno.

25 abril 2017

COMO HUMILDES GORRIONES



El alfabeto no conoce lápidas
de los muertos del mar.
SARA CASTELAR



Se me acrecienta el llanto
como torrente en crecida, arracimado,
como deshielo de una primavera
de floración temprana
que urge por licuar
los espantos de esta sucia sociedad
en la que cada uno mira estrábico su ombligo,
mientras se desdibuja
la panorámica humana
y la razón de la existencia del hombre.

Alguien, en algún lugar,
desde el otero de un despreciable despacho,
da órdenes a quienes mandan
y nadie pone en dudas;
activar la industria de la destrucción
y el proceso productivo,
al tiempo que la comercialización y su destino
señalado en el mapa como por sorteo.

En breve, los ensayos serán exterminio
y hallaremos explicaciones
por las que truncar las pirámides,
achatar las esferas como a manzanas podridas
y mirarnos en el espejo
de ande yo caliente que algo habrán hecho.

Como humildes gorriones,
nos haremos al estruendo que acaba con las vidas
y bailaremos el vals
de que nada de esto va conmigo:
en el arsenal, duerme media docena
de infames estallidos
por cada habitante de la tierra
y hay que dar salida a tanta mercancía.

14 abril 2017

TÚ EN LA CRUZ

Cristo del Mayor Dolor - Parroquia de San Lorenzo, Sevilla



Tú en la Cruz,
y yo soslayando la mirada del otro para evitar el compromiso..

Tú en la Cruz,
y yo relamiendo mi rasguño en lugar de afanarme en curar las heridas ajenas.

Tú en la Cruz,
y yo ocultando mi rostro a quienes buscan mi mano tendida.

Tú en la Cruz,
y yo en la encrucijada de mi hipocresía.

Tú en la Cruz,
y yo en la muerte inminente de mi egoísmo y mi ceguera.

Tú en la Cruz,
y yo saciando mis caprichos y sin ocuparme del hambre del próximo.

Tú en la Cruz,
y yo negando el pan y la sal a cercanos y distantes.

Tú en la Cruz,
y yo reclamando mis derechos retorcidos de ambición.

Tú en la Cruz,
y yo ciego a los padecimientos de los otros cristos que migran tras el pan.

Tú en la Cruz,
y yo ignorando y no prestando apoyo a quienes huyen de la garra de la guerra.

Tú en la Cruz,
y yo sin tender la mano a los desahuciados de esta sucia y voraz sociedad.

Tú en la Cruz,
y yo banqueteando a espaldas de mis famélicos vecinos.

Tú en la Cruz,
y yo en esta muerte sin sentido hacia la que me precipito.

Tú en la Cruz,
y yo revestido del oropel de mis mentiras.

Tú en la Cruz,
y yo contándome un cuento para poner en dudas el drama en el que otros están crucificados.

Tú en la Cruz,
y yo sin aprender que tu Muerte es la Vida a la que resucitar de todas mis miserias.

13 abril 2017

ÁNGULOS



Reconozco una dificultad añadida el hecho de leer con ojos críticos la obra poética de una amiga. Chelo de la Torre se ha pasado esto años amasando este primer libro de poemas que ni nunca se había propuesto. La profesora de Matemáticas se apartó del encerado y dejó de respirar polvo de tiza. Había dedicado toda su vida profesional a enseñar a calcular perímetros, áreas, ecuaciones, logaritmos y derivadas, pero ya jubilada seguía con ganas de nutrir sus propias neuronas haciéndolas trabajar en un campo desconocido. Y como el mayor que aprende a cultivar hortalizas en un campo social, se ha dado a tallar palabras, pulimentarlas y encararlas en una estructura poética.

Ángulos ha titulado a este primer poemario nacido mayormente en las esquinas de la vigilia o en el sobresalto de una urgencia. Hay mucho de personal, de intimismo, de lágrima seca de mujer, de madre cuyos hijos siguen anidando en su corazón, a pesar de las largas horas de vuelo fuera del nido. Un libro redondo, cuyos múltiples sesgos y biseles han logrado casi una esfera perfecta. Un libro que bien podría ser ese círculo, al que se accede desde los infinitos ángulos de la periferia perimetral hacia el corazón que más veces padece que goza. En todo él, una magia de la proporción y cadencia que podría venir de esa relación mágica de π con la circunferencia, esa en la que ella ha envuelto el pasado remoto con el presente y hasta con los miedos a futuro, con  la música y el clamor que todo lo ordena y armoniza.

Chelo de la Torre ha construido sus poliedros líricos con los mimbres de esa misma geometría y aritmética que durante tantos años ha utilizado para dar una sólida formación técnica a los estudiantes de segundo grado, ahora que sus días son “un círculo centrado en la rutina” y con la sencillez de la línea recta, a lo sumo quebrada, pero nunca helicoidales de artificio barroco. Precisamente en la sencillez de su sintaxis y en lo acertado de sus ricas metáforas reside el mayor de los alicientes. La voz poética habla como la profesora de matemáticas que fue, sin engolar la voz, sino usando la distancia más corta entre los dos extremos de un segmento: “La lluvia quiere borrar la casa donde me hice niña”.

En su poesía, un recorrido por la memoria refrescando la infancia y juventud, aunque también se proyecta al futuro: “recuerdo la vida que pudimos tener juntos”. A esta fiesta de la escritura ha convocado a todas aquellas personas y elementos que conformaron su vida y sus recuerdos, sobrevolando por encima de todo el presente en esos sobresaltos de un dormir intranquilo y accidentado por amor: “A un lado van las dudas, / las dudas de casi todo”. O mucho más claramente cuando afirma: “otra vez su mirada en blanco rompe la noche…  se despiertan las termitas que roen mi útero en silencio”.

Enhorabuena, querida amiga. Es cierto que la Red está cuajada de voces que se autodenominan poeta en lugar de obreros del ripio; pero no es tu caso. Este primer libro deja la puerta abierta a seguir creando, a elaborar sin prisas ni pausas, y a sacar de ti el manantial lírico por el que apuesto y espero.

06 abril 2017

CANCIÓN CORAL EN LA CHOPERA



En el atrio del río,
donde la tierra está lamida
de consecutivas avenidas
estacionales,
un coro de álamos
elevan salmos de alabanza
a los cielos
y se hacen puntos suspensivos
allá donde la vista
se hace mancha borrosa
y quiere adivinar
vuelos de ánimas incorpóreas
que encintan loas polifónicas.

En plena desnudez,
apiñados como monjes orantes,
enjutos y sin artificios,
una robusta blandura blanca
hace arpegios gloriosos
que cantan las virtudes
de una naturaleza
que mira a lo alto
y en las alturas
pone toda su esperanza.

04 abril 2017

CANCIÓN DEL ALFARERO



Tierra mojada, pateada, amasada,
que duermes un largo reposo
haciéndote dúctil, flexible,
moldeable, condescendiente
entre los dedos que te den vida;
tierra dormida en masa amorfa
que esperas hacerte peonza
entre las caricias de unas manos
de las que emerger para tomar vida.

Tierra que aspira a cacharro frágil,
a adorno o a útil continente,
recipiente para el óleo o la sed.
¿Acaso dudas que ser es padecer?

Tras el modelado, dejarás de ser pegote,
te espera el secadero, los abalorios,
el dibujo armonioso o el pintado
y el horno del sacrificio incruento.

No hay entidad sin martirio:
ningún soldado es laureado
sin dar la vida para ser reconocido.

01 abril 2017

ECUACIÓN DE SEGUNDO GRADO



A la Profesora de Matemáticas y Poeta, Chelo de la Torre, 
con ocasión de la publicación de su primer poemario.



De mi difusa ciencia matemática
aún pervive en el recuerdo
el medio por el que hallar
el enigma tapado que se resiste,
cuyo valor es distinto de cero.

Llamemos equis a la cuantía desconocida,
igualémoslo frente a la línea del horizonte
y sobre ésta coloquemos, con precisión,
un menos be
seguido de un dubitativo más menos;
llegados a este punto,
enfrentémoslo todo
a una extraña raíz, cuadrada por más señas,
como nadie la haya encontrado nunca en el subsuelo;
encapsulemos en ella a be cuadrado
y por si fuera mucho
restémosle cuatro veces ace.

Y bajo la línea del horizonte, como de soslayo,
Dividamos todo por dos a;
pongamos a todo ello valores
y habremos dado con la incógnita buscada.

31 marzo 2017

CANCIÓN ENTRE GEMIDOS



Desgarro tu nombre entre gemidos.
CARMEN JIMÉNEZ


Entre gemidos,
tu nombre
orquídea en mis labios,
rímel en el deshielo
de tu cintura,
bruma y sombras
que se hilvanan a la comisura
de tus labios grosella.

Tempo adormecido,
tempo acunado
entre compases
en el balandro de tu pecho
y amarrado
por las guedejas
de tus blondos rizos
al rompeolas donde se encintan
nuestros brazos ansiosos.

Entre gemidos,
esta canción,
guirnalda acidulada
de mi boca en tu boca,
con la hambruna grotesca
y asilvestrada
que nos destruye
como abrasivo carcoma
en el que nos deshilachamos. 

29 marzo 2017

CANCIÓN A UNA ROSA CORRENTINA



A Rossana Bellé

Mientras Sevilla ahorma primavera
y nos deshojamos
las prendas de abrigo,
en Corrientes baja el Paraná
con un punto remontado
de tristeza otoñal
que se ensimisma
y contorsiona
por la Costanera lánguidamente.

Un barco de bandera albiceleste
busca el Atlántico
por las dársenas de Tablada
y caracolea los arrozales
con aires de fiesta;
en la marinería
salpimienta el “chamamé”
con dulce nostalgia correntina.

En mi voz una ola dormida
se ensortija y palpita
adioses entrecortados
como latidos arrítmicos
que quieren ser memoria
de una voz que quedó afónica
y se revistió de arcilla y sal,
de miel enlutada bajo precinto.

En mis manos,
la agitación de los adioses
que sueñan bienvenidas
y abrazos aplazados
que se ensartan al vacío.

28 marzo 2017

CANCIÓN A LA GRANADA



Bajo una piel de badana,
─acartonada y tersa─
como pelota infantil
rematada en corona,
prietas alineaciones rosáceas
como dientes agrestes
que son frescor y no amenazas.

Una cascada de agua
dulce y refrescante,
al borde de accidente ácido,
que explosiona en cada grano
como reserva incólume
de un aljibe aguerrido
que se protege en sí mismo
y se da sin resistencia.

Como tu boca, marfil y fresa,
un banquete irrenunciable
donde celebrar
las nupcias de esta pasión
que quiere abrevar
en el oasis grana de tu sonrisa.

23 marzo 2017

UN GLOBO FATUO QUE SE ELEVA AL CIELO



Dentro de mi pecho un sinsabor siento,
una agitación que afecta a mi historia,
un remover constante en la memoria
que más que afinidad es un tormento.

No quiero llegar a loca imprudencia
ni contabilizarlo como gloria;
solo alcanzar escuálida victoria
con la que reverdecer mi eficiencia.

Tanto decir para escribir quimeras,
tanto equilibrio en busca de armonía,
tanto desvelo echado por el suelo...

Marea medir cuartas y primeras,
segunda y tercera... ¿Quién lo diría?:
un globo fatuo que se eleva al cielo.

21 marzo 2017

PALABRAS ROTUNDAS



Hay palabras rotundas
en su significantes:
caballo, flamenco, cabal,
cigüeña, miedo, nada, todo…

Otras cuyos significados son
inabarcables por su dúctil extensión,
como versátiles son meridianos
y paralelos en su anchuroso espacio,
como escurridiza es una tangente
que se esfuma en salida libre
de ilusionantes comodines de tahúres
o saco sin fondo de mago melifluo,
del que salen cintas de colores
o paraguas que se despliegan
expandiéndose en salida,
en esplendor lingüístico:
primavera, floración, luna llena,
mar en calma…
y toda la sarta de imágenes
asociadas que cada una de ellas desencadena.

Hay palabras rotundas, evocadoras
de ensueños, pero ninguna de ellas capaz
de superar a un corazón quejumbroso.

19 marzo 2017

TU NOMBRE HOY



A Pepita en el día de su onomástica.


Tu nombre es hoy
flor de azahar,
embriaguez de los sentidos
como el descorche de un vino añejo
que tiene más de roble
que de tanino.

Tu nombre es hoy
mi fiesta, amor,
mi festividad diaria,
nuestra celebración obstinada,
la ambrosía de esta embriaguez
sobre la que me acodo
como a la memoria devastada
de lo imperecedero.

Tu nombre, amor,
tu ser todo,
el sentido mismo de mi ser:
tu nombre en mis labios,
jaculatoria iniciática.

12 marzo 2017

LA DUDA



La espiga tumbada por el granizo de la duda ya no podrá
nunca mecerse en la euforia de la vida.
IBSEN


La duda,
principio que vislumbra
y abrillanta lo oscuro,
─senda de la certeza─
es el salvoconducto
que guía por la arteria
de la elucubración
hasta el pensamiento;
una hipótesis
entre las seguridades y el caos,
entre las sensaciones
y la hipótesis.
No. Tú no,
No eres tú mi duda,
sino la certeza
que lleva a reconciliar
pensamiento,
existencia y esencia.

07 marzo 2017

UNA PARTE DE TI



Una parte de ti; una pequeña parte de ti
queda retozando en mi mente
y no se debilita con el paso del tiempo.
Me dejaste con hambre
de tus besos de menta,
pero llevo el carmín de tus labios
en mis pituitarias
como lleva memorizada el soldado
su arma reglamentaria.
Yo podría llegar a ti como un sabueso,
conduciéndome por el aroma
como animal en celo;
te distinguiría en un campo
de lavanda y alhelíes
o perdida entre un seto de mirtos y acacias.
Allí donde confluye el lóbulo
y se pronuncia la curvatura
de tu mandíbula superior,
donde el alabastro se hace cuello
y en vecindad del brocal de tus labios,
allí, precisamente allí
donde se pronuncian susurros amorosos
es donde me embriagué de ti,
del aroma de tu cuerpo
hasta tatuarlo en mí de forma indeleble.

03 marzo 2017

LA TARDE SE MUESTRA

















La tarde se muestra
generosa en luz y entre bostezos grises
se estira y estira cada día un poco más,
como evacuando sombras
para que del hondón del deseo
germine la ansiada primavera.

En mis huesos, el musgo articular
pronuncia sentidas elegías
y mira esperanzado
esos brotes verdes e incipientes
que van transformando los naranjos en eclosión
de cascada aromática, de blancor sublime.

El sol, en su declive,
rehúsa de forma lastimera su claror,
prometiendo regresar mañana;
mientras, en el balcón vecino
del otro lado de la calle,
sangra un geranio:
una profusión de arpegios de colores.

26 febrero 2017

QUIERO MIRARME



Quiero mirarme
en el arcoíris meridional de tus pupilas,
tu fondo de ojos es la arena que irritan los míos,
los enrojecen y los hacen caudal de lágrimas.

Quiero mirarme
en el tisú y el escorzo de tus movimientos,
en tus sinuosos brazos y cadera cuando danzas
como con hambre de hidratarme en ellos.

Quiero mirarme
en la reja marfil que acuartela tu boca grana,
sentir la humedad de tus labios en los míos
y palidecer de éxtasis en la venia de tus besos.

Quiero mirarme
en la huella de cristal de tus pies desnudos,
en la arena que mancillan puente, talón y dedos
como boceto de la senda de mis pasos futuros.

Quiero mirarme…
quiero vivir, quiero existir, quiero encontrarte,
y palidecer en la orfandad irracional que me deslinda
y que me reconozcas y acunes en tu pecho.

24 febrero 2017

DESDE EL ÁNGULO OBTUSO



Llegué cuando la niebla dormía.
MARÍA SÁNCHEZ

Puedo confirmar tu existencia
porque eres proforma
en lo analógico de mi frágil memoria,
en la carátula de mis argumentos,
mas también
niebla dormida,
difuminada en las caricias inmateriales
del deseo frustrado
que me provoca esta sed
desértica
que araña y cuartea mis labios oxidados.

Si te olvidas de mí,
si bloqueas mi existencia
como quien trunca la rama
de un árbol apesadumbrado y marchito
en una red social,
déjame seguir soñando
en tu ternura de ayer
y gozar de mi mentira
desde el ángulo obtuso
del que me ignoras.