20 noviembre 2017

APOSTADO




Apostado en la jamba derecha,
tras tomar café,
y mirando al paseo,
me resultaba más atractivo
que el vocerío en medio
de una densa atmósfera de humo.

“¡Las cuarenta!”  ─sonó desde el fondo─

Ella había doblado la esquina
radiante como el alba. Era toda de luz
y gracia suprema,
un emanación de caminar cadencioso.

Fue como casual, mas yo estaba apostado,
y en sus labios una gran sonrisa
precedieron a mis torpes palabras;
luego, como quien sigue el curso de la vida,
se fue alejando con armonioso caminar
y cierta cimbra
de los mimbres de sus miembros.

Antes de desaparecer,
me envolvió en su mirada
y la acompasó con una mueca.

Apostado, y había merecido la pena.

12 comentarios:

  1. ¡¡Jolín con el poema!!, pensaba que la gachí que asoma por la esquina llevaba una pistola adosada a la liga a la caza de chulín. Son las cosas de leer genero negro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te dejes llevar por el género negro, aunque es cierto que a veces este es el color del panorama, Emilio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buen principio para una novela de amores y enredos (el lío está servido).
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad está referido a un instante bastante más inocente del que puedas imaginar. Cosas de jóvenes enamorados e inexpertos.

      Un abrazo, Cayetano.

      Eliminar
  3. Apoyado en el quicio de la mancebía...

    ResponderEliminar
  4. Toda de Luz, gracia Suprema, gran sonrisa, mirada envolvente.. Digamos que ha venido Dios(a) a verle.

    Un abrazo de órdago

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi órdago estaba fuera del ambiente del juego, apostado en la luz radiante de sus pocos años y mi mirada todavía virginal. Han pasado algo más de 50 años y seguimos, aunque el hechizo es otro.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Me pareció como un tango.
    Besos anisados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué ilusión, un tango en mis palabras!

      Besos, ché.

      Eliminar
  6. No sé si ya te lo dije antes. Pero a ti, como siempre provocas mi deseo de leerte más y más, es la razón por la que te leo varias poemas por vez.
    Me creo mis recitales de Paco Espada privados y hasta son leídos con tu voz : )
    Ventajas de la imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pequeños sorbos o a grandes tragos, no dejes de hacerlo y comentarlo, pues eres para mí un estímulo.

      Besos anisados.

      Eliminar