29 agosto 2016

PASAN LOS DÍAS



Pasan los días, pasan las horas,
cambian las mareas
y hasta nos cambiamos una y otra vez
de indumentaria;
pero aquí no pasa nada
que no sea esta atadura
deliberada a ti,
a la que sometí mi voluntad:
no pases de mí
ni tampoco me desates.

28 agosto 2016

CRISIS



Hay palabras que son como percheros:
lo mismo les cae una gabardina,
un paraguas o un sombrero:
Crisis.

Todos la interpretan como un venir a menos,
pero igual sirve para un roto
que para un descosido.
La crisis política es sustituir
a un ministro por otro,
a veces intercambiándolos.
La crisis económica es muy desigual
y concita a todos los males:
empobrece a las capas populares
y ceba el ternero de los poderosos.
La crisis de fe lleva al descreimiento,
a tentarse las ropas
y sentirse desnudo,
a perder el clavo ardiente
al que poder agarrarnos.
La de valores nos lleva a la subversión
de los conceptos clásicos:
descrédito de lo honesto
y corrupción generalizada.

27 agosto 2016

MARÍNAME



Maríname esa mirada tuya
hasta la saturación
y envuélvela en tempura
para que, crujiente, me explosione
en la boca y sea sustitutiva
de tus besos cálidos,
esos que me rescatan de la tormenta
y me dejan al pairo
de donde no quisiera regresar nunca.

Si muero de asfixia,
que sea tú la boca ejecutora.

26 agosto 2016

NO TENÍA PAPELES



Los papeles era su obsesión.
Había cruzado a pie el desierto
y ni las arenas ni el sol abrasador
frenaron su obstinada marcha.
Tenía trato amable con el hambre
y menos afable con el hombre;
sus pertenencias las llevaba
sobre los hombros
y la ilusión en la visera de su mirada.

No sabía dónde quedaba Ítaca,
pero estaba seguro que ese era el destino.
Al llegar al Atlas
se sintió enjaulado entre alambradas
casi tan fieras como su ilusión.

No tenía papeles. Nunca tuvo papeles
ni les hizo falta para habitar
los fondos marinos del Estrecho.
Nadie lloró su muerte:
a su madre no le llegó la noticia
ni le quedaban lágrimas
y los noticiarios no hablaron de personas
sino del número de posibles náufragos. 

25 agosto 2016

TU CUERPO



Tu cuerpo es una blonda flexible
con la que comulgo y me ratifico,
una vara de fresno que se cimbrea a mi paso
y te asomas disimuladamente,
y miras de soslayo,
y me ensarta con el arpón de tu mirada
como bambú que cede y no parte.

Tus ojos son dos ventanas
que me rescatan de la oclusión
siniestra que me oprime
y me lleva a la orilla de la vida,
para desovar los flecos jacarandosos
de este tránsito cansino
en el que se ha instalado la monotonía.

Tus manos, dos palomas que revolotean
mi entorno y ensartan caricias festivas,
bálsamo para mis dolencias.
Tu cuerpo, amor, envoltorio de tu ser,
atalaya en la que me siento a salvo.

24 agosto 2016

QUE NO PIERDA



Que no pierda el camino,
que no pierda el paso,
que me acerque a la estación término,
que no me falte el abrigo
envolvente de tu mirada,
sayal con el que quiero cubrirme;
que no me falten las fuerzas
para el abajamiento
y pueda reconciliarme
con las esquinas con las que tropecé;
que pueda ofrecer la paz que para mi deseo,
que no se me niegue el crédito por desconfianza,
que la serenidad sea el pulso
de mi tiempo último,
que no sea juzgado con severidad
cuando las fuerzas me vayan abandonando,
que tus brazos sean para siempre mi refugio.

23 agosto 2016

EL TIEMPO ES UN CONTINUO

Fotografía de Escolástico Martín, "Tico"


En el umbral del ocaso el día rompe sus espejos para conciliar el sueño.
Ali Ahmad Said Esber


El tiempo es un continuo que se distorsiona
cuando tratamos de fraccionarlo y hacerlo asequible:
entre las ocho de la mañana y las ocho de la tarde,
sólo la luz es el tamiz por donde colar la espera
y hacer que florezca la paciencia o la intransigencia.

No puedo conciliar el sueño sin concertar los ensueños:
el sueño es el reposo físico para recuperar las energías;
los ensueños el acicate de la vida, el motor que la impulsa
y nos convierte en espejos para aquellos que nos miran.

Vivir no es asomarse al retrovisor para añorar el ayer;
tampoco ponerse la mano como visera para vislumbrar
el incierto mañana. Rompamos lunas y espejos
para focalizar con toda la pasión el aquí y ahora.
El tiempo es un continuo que se detendrá inesperadamente.