17 septiembre 2019

MERES CONTAMINADOS




Le ofrecí mis agrios al viento,
aunque entonces sólo era brisa;
los arrojé por la ventana
induciéndole la ira que me carcomía
y una bolsa de aire
como un globo infantil
lo puso en manos de Eolo,
quien lo perdió
al sobrevolar el río.

Cuando bajó la marea,
esa cáustica gestaba un revoltijo de malicias
en la mar salada.

¿Y todavía nos extrañamos
de la contaminación de los mares?

El origen del mal
está en las entrañas del hombre.

16 septiembre 2019

LUZ QUE PRONUNCIA




Asoma por el horizonte
un ascua de luz como media corona
con destellos disipando las sombras;
se instala la mañana victoriosa
y el rubio es casi un doblón de oro
tomando altura sobre el collado.

Bajo mis pies, nace una sombra balbuciente
como si se estirara y estirara hasta perderse,
dibujando las hoces del río
y las de la carretera escoltada de álamos
y ensayando mimos silenciosos en mi pecho
.
Tiemblan las hojas su verdiblanco
como si detectaran su presencia;
al pasar el puente, se dibujan sus piernas
en la cantarina corriente
y la hierba de ambas orillas
aplauden la realidad del nuevo día;
bien sé yo lo que enciende mi ánimo
y cómo han pasado las dudas del alba
como luz que pronuncia tu nombre.

15 septiembre 2019

DESDE ESTA COTA




Ahora, desde esta cota,
mi vida es un caminar
dilatado en el tiempo
que nunca se apoyó en certezas
sino en dudas y necesidad
de colmatar el vacío.

Mirando hacia atrás,
una sarta de inseguridades
y lagunas
que fui rellenando con los cascotes
de mi propio derribo.

Ahora, desde esta cota,
todo es distinto:
soy consciente de no haber abocetado
el croquis, ni tomado la iniciativa
de colocar la primera piedra;
en cambio; todo me fue dado.

Ahora, desde esta cota,
tan sólo espero menguar
para estar seguro ante la puerta estrecha,
para que el tránsito sea posible
y el adecuado.

14 septiembre 2019

SEÑA DE IDENTIDAD




Tú y yo somos de otra latitud,
pero igualmente nos emocionamos
con el swing que aprendimos
viendo a Glenn Miller en el Cinema Moderno
y que moviliza a otros pueblos.

Éramos casi adolescentes
cuando bailamos esos ritmos
por primera vez
e hicimos de ellos nuestra identidad.

Aunque impostada,
nos sentíamos los reyes de la pista
y la manera públicamente permitida
de estar tan íntimamente juntos
y rozarnos con el mismo frenesí
de la música y sus secretos.

Aquella música, aquellos ritmos
que nos mostraba el cine
y que hacíamos nuestros
como peculiar seña de identidad.

13 septiembre 2019

UNA HISTORIA DIVISIONARIA




Meses después de que los vencedores
se dividieran Berlín en cuatro,
como generoso reparto de una tarta ajena,
me alumbró mi madre en el domicilio familiar
con una pompa que desconozco
aunque imagino el regocijo de todos
Era un tiempo gris,
tiempo de vencedores y vencidos,
de noticias clandestinas
de aquellos que se habían echado al monte.
No había tele y los noticiarios se difundían
jerárquicamente en conexión con Radio Nacional;
los niños jugaban en la calle a la guerra
y algunas bajas por palos o pedradas
necesitaban auxilio y dejaron cicatrices.
En París se divide el traje de baño
y se presenta el bikini;
mientras en el atolón de Bikini
se llevan a cabo pruebas nucleares
que no divide el nacimiento de la ONU.
Churchill populariza el término “telón de acero”
y el Festival de Cannes nace con vocación esperanzadora.
Vine al mundo en un tiempo divisionario,
pero mi vocación no estuvo por la labor,
y aquí sigo, como se pude ver, de una pieza.

12 septiembre 2019

JAZZ, SOULD AND BLUES




Rasga el velo del local la atmósfera del saxo
de Charlie Parker y la música empapa
la noche de nostalgia en blanco y negro,
de mustia soledad que se ahoga
en copas sin fin y cigarrillos o sus derivados
que hacen irrespirable el ambiente.
En el viejo garito un puñado de americanos
vocacionales y parroquianos familiarizados
con el jazz, sould and blues, y la nocturnidad.
Por lo común, todos marcan el ritmo
de las baquetas sobre la caja,
con hombros, cuello, pies y con los gestos
oscilantes de sus cabezas que aprueban
y acompasan agitados.
Nadie ocupa la pista mínima de baile,
pero todos sabrían enjuiciar lo correcto;
por debajo y por encima de los sones
del aparato reproductor, conversaciones
anónimas, que se interfieren o se contagian
de la gestualidad del aforo.
El club es un hervidero forofo y apasionado,
donde se programa música en vivo
para el fin de semana.

11 septiembre 2019

UNA ARAUCARIA EN EL HUERTO DEL CAFÉ




A Encarni Cebrián

En el jardín, asomándose a la piscina,
una araucaria escala por encima de la mirada
elevándose al cielo, con su cono verde
taladrando las nubes o los limpios firmamentos
como si buscara las puertas del Paraíso.
Un cucurucho vegetal y fornido
con inequívocos genes de conífera:
tronco erecto, firme, decidido en ascensión sublime,
como un inmenso árbol de Navidad
que ensaya salmodias de clorofila al infinito.
Sus hojas como rizomas que se vencen a sí mismas
cuando viran del verde permanente
al anodino y mortífero ocre tostado
y siembra el suelo de pequeñas culebras.
El tronco, de imposible escala y piel escamosa,
es competencia que invita a mirar a lo alto
como quien persigue a un ángel
en sus trompos y escalas helicoidales,
mientras imaginamos acrobacias imposibles
que se pierden dulcemente
por encima de las cornisas,
y con el viento adecuado parece juguetear
con las estrellas fugaces.