02 octubre 2010

NO HE VENIDO A LLORARTE

El sueño de Jacob - José de Ribera

No he venido a llorarte. ¡Oh amada!
Tampoco a urgir nuestro encuentro,
en el que nos abrazaremos hasta confundirnos.
Sé que guardas para mí un pasaje, sólo de ida,
hacia el azul perenne de otros confines,
donde sólo a solas cabalgaré la ola
que se deshace en las arenas de lo eterno;
donde el fragor se transforma en dulce néctar
de acontecer sin fin y de remansamiento.
En las aguas del naufragio último,
-temido y esperado encuentro-
lavarás mis heridas y les pondrás bálsamo,
el misterioso ungüento en el que sueño.
No he venido a llorarte. ¡Oh amada!
Tampoco a incentivar nuestro beso
en el que habrás de deglutirme sine die:
mi cuerpo efímero, en tu sempiterno cuerpo.

2 comentarios:

  1. Que hermosos sentimientos!!! No has venido a llorarle, sólo a manifestarle lo inmenso del sentimiento que se mantiene intacto aún a través del tiempo.
    Me gusta mucho.
    Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un precioso poema que me ha emocionado muchisimo.
    Envidio la capacidad que tienes para expresar tus sentimientos tan genuinamente.

    Un fuerte y calido abrazo

    ResponderEliminar