30 enero 2020

CALABAZAS




Habían acortado los días visiblemente
con un recorte de luz al atardecer,
llegaban como con prisas los dorados del horizonte
y acabábamos la tarea antes del agotamiento.

Aquella tarde habías querido conocer de cerca
la faena agrícola y todo te resultaba un descubrimiento:
primero fueron las granadas, esas bocas granas,
esos dientes fielmente alineados que invitan al banquete;
luego fue la corta de las calabazas y el acarreo.

Te preguntabas por qué dejaba a cada fruto tanto pedúnculo
y pensabas que era para facilitar el transporte…
Es más fiable abrazándola y depositarla con cuidado
sobre un lecho de paja o similar, seco y mullido,
donde pueda dormir la espera que precede al consumo.

Acabada la tarea, tu boca fue el manantial donde apagar la sed
y tu mano el asidero por el que unir nuestras vidas
y rubricar las viejas promesas, tantas veces renovadas.

22 comentarios:

  1. No hubo pues calabazas.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bueno, que no me dieron calabazas.
      Un abrazo, Cayetano.

      Eliminar
  2. Las calabazas o las granadas cerraron el místerio.

    ResponderEliminar
  3. Un relato inspirador, donde unes de maravilla la sensualidad de la naturaleza con la pasión humana. Muy bueno, Francisco.
    Espero publicar mas a menudo, las letras nos fortalecen y nos ayudan a sobrevolar la realidad.Gracias por tu comentario.
    Te dejo mi gratitud y mi abrazo siempre, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo, María Jesús, eres poeta imprescindible.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Las calabazas, siempre han sido asociadas a los suspensos en la vida de los estudiantes....eso hacía que no te apeteciera escuchar su nombre.

    También yo reuerdo haber visto de niña, esas granadas colgadas en el árbol y además de tener una degustación, allí en la misma finca. Nunca una fruta saber mejor que recién recogida del árbol...ahora tenemos que conformarnos con comprarlas en el supermercado.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo que soy niño del medio rural (Ojén), no puedo olvidar el sabor de los frutos en el árbol.
      Besos.

      Eliminar
  5. Estupenda forma de acabar la tarea.Ayudé a mi marido varios años en la vendimia cuando me jubilé del trabajo y aunque era un trabajo duro lo hacía con orgullo.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La base de la humanidad está en el medio agrícola, por eso todo el mundo debiera tener esa experiencia alguna vez.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pasión y analogías especialmente en la tercer y cuarta estrofa. Me encantó la descripción y el corolario. Abrazo

    ResponderEliminar
  7. También me encantó la foto, es muy bella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo nace a partir de la foto, Rosa María, a la vista de ella fueron surgiendo los versos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Qué inspiración Francisco. De gran poeta. Saludos

      Eliminar
  8. Me gustan esas calabazas, las otras no.

    ResponderEliminar
  9. Bello poema que rescata el trabajo y lo dignifica.
    Adoro las calabazas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa ha sido precisamente la intención, dignificar el trabajo del campesinado. Gracias, Luján.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Que bonito final para este poema, me encanto. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  11. Genial tu poema ensalzando el trabajo . A a mi me ha venido a la cabeza leyendo el título esas otras calabazas a veces ,merecidas. 😘

    ResponderEliminar