20 octubre 2019

EL DIAGRAMA DE UN PRESAGIO




Las nubes eran el diagrama de un presagio,
también el anciano que remendaba redes
se dolía en su silencio inclinado
mientras manejaba sus dedos artríticos
con destreza y menor pericia que tiempo atrás.

Marinero que no puedes faenar,
vara tus posaderas en la arena
y disponte a remendar.

El sol había pasado su cénit cuando, de repente,
enmudeció el ritmo de toda cadencia;
salieron despavoridas las gaviotas
y una noche prematura vistió de luto el anchuroso mar
y  la playa quedó solitaria . Una estampida, un caos.

Todavía sobrecogido y muy confuso,
comenzó el estruendo de la orquesta marina,
dirigida, sin dudas, por la batuta del Averno,
y los vaticinio se hicieron tangibles
en la tempestad más fabulosa que nunca presencié.

A la mañana siguiente, en el desierto devastado
de las arenas, el instrumento de alguna Sirena
que no pudo soportar tan extremo dolor
por las miles y miles de almas fagocitadas
en la tenebrosa aventura del imperativo éxodo.

13 comentarios:

  1. Tempestades para todos los gustos, colores y sensibilidades. Tenemos donde elegir. O tal vez alguien elige por nosotros.
    Un abrazo, Paco. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no elegí la tempestad que me lleva es este naufragio, mi me basta con salir del mismo indemne, sino que ella sea salva.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No todas las tempestades llevan a pronunciar el réquiem.
      Y ninguna de las tempestades se eligen. Se lidia con ellas.
      Pocas nubes y mucho sol para este domingo de finales de octubre.

      Eliminar
  2. Menos mal que después de una terrible tormenta viene la calma aunque a veces esa calma esté llena de secuelas.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el caso, el de una calma sin templanza, perdidos en la oscuridad del aislamiento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Temibles, pero ...hermosas. Cuando la naturaleza se desata, el hombre tiembla porque no sabe comprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil comprender un naufragio, Anna, aunque uno haya logrado asirse a un tablón que le acabe llevando a tierra.
      Un abrazo,

      Eliminar
  4. Un relato bonito y tremendo. Como la vida misma. SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bello está también en el dolor y en el sufrimiento humano, pero a condición de que se haga algo por redimirlo. Gracias, Manuela.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Apocalíptico, por suerte, tras toda tempestad, vuelve la calma.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. NO debe ser nada cómodo estar en un naufragio, ya sea tabla o barca de salvamento. El mar puede ser terrorífico😘

    ResponderEliminar