10 junio 2016

LA DAMA DEL MAR



En el repelús de la madrugada,
─en lo inmaterial del sueño─
se muestra nítida, como destilada
de la niebla, como esfumada
por las profundidades marinas.

Una soflama de luz la envuelve:
es la Dama del Mar; una ninfa
que se adentró por la desembocadura
y se solapó en las aguas salobres.
Va desnuda y refulgente,
vestida de sol y escamas de plata.
El Todopoderoso, en un arpegio,
abrió para ella las entrañas marinas
y sembró de granates y esmeraldas
una senda, un camino que lleva sin pérdida
a la existencia inmortalidad.

¡Oh, grandiosa! ¡Oh, Nereida!
¡Oh, deidad de las profundidades!
¡Oh, virginal divinura,
grande a los ojos de los más grandes!
El Magnánimo ha abierto el seno acuoso
y te ha hecho reina de los arrecifes,
donde corales y perlas son el adorno de tu casa.

18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Una palabra basta, Carmen. Mil gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una imagen que entronca con lo más profundo de la imaginación y los deseos. Una metáfora que ópera a nivel inconsciente. Un resultado final muy bello.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  3. Tras leer tu poema solo deseo que se me aparezca esta "divinura" en la costa recortada del Cabo de Gata donde iré dentro de unos días a celebrar mis muchos años de matrimonio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pases unos felices días de descanso en el paraíso del Cabo de Gata.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La sirenita ha escuchado tu poema desde una caracola, y ahora asoma por encima de las olas y deja una sonrisa que es un delfin de plata que viene raudo y loco de amor hacia nosotros.
    ¡Gracias por esta preciosidad!, dice dando brincos sobre las aguas esmeralda :)
    Gracias Francisco.
    Besos de coral hoy para los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos de coral para ti, Maite, por tan bellas palabras y mejores sentimientos.

      Eliminar
  5. Vestida solo de luz, mi querida Mª del Carmen, no necesitas vestidos que cubran tu cuerpo, ciega la luz que emanas entre el oleaje del mar y los caminos de la vida.

    Eres ninfa de espuma, sol, viento y coral, que danza sobre la cresta de la ola con el alma de oro, con tus aladas manos en arpegios de vida inmortal... danzas la melodía de la vida que te hace etérea y sonries a la vida llena de esperanzas y sueños...

    Un rayo de luz, te ha acogido con su resplandor, y dejas sobre la espuma de las olas, la huella imborrable del alma llena de amor que es tu bandera.

    Te quiero mucho y deseo que te agraden las composiciones con tus fotos, que te estoy enviando, ponte prontín buena, niña de ojos de caramelo que te echamos mucho en falta.

    Miles de apapachos y un gran abrazo.
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella va a leer este precioso relato que le dejas, Ángeles. Eres sin dudas un ángel terrenal.

      Apapachos.

      Eliminar
  6. Esa virginal divinura camina hacia la inmortalidad...El dolor es el mejor maestro, nos enseña la paciencia, la comprensión y la humildad...A partir de ahí se abre ese camino de amor incondicional, que nos hace grandes...
    Un hermoso poema,toda una metáfora, homenaje a la belleza del espíritu, que se alza sobre el mar en aras de eternidad.
    Mi abrazo grande para nuestra inolvidable amiga y para ti por tu constancia, tu tesón y tu fidelidad.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo las personas especiales logran inventar una palabra y que ésta se fije en el habla común. Al menos entre nosotros ya está "divinura" en el elenco de las selectas. Muchas gracias, María Jesús.

      Besos.

      Eliminar
  7. No se que fue primero, si la Dama del Mar (foto) o el poema.
    Ambos dos, son maravillosos.
    El poema, más !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para tu curiosidad, Griega Gadita, primero fue el poema y luego la suerte de encontrar una imagen que fuera reflejo del mismo. Otras veces pasa al revés, que es la imagen la que sugiere el texto. Muchas gracias por tu opinión.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Vestida de luz y con el amor de tus letras, que mas se puede desear para vestir y adornar el alma?
    Ya di un repaso a lo perdido.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ambar. Hace días que me mantengo con una única idea en la mente: acompañar a una amiga en su retiro y sufrimiento.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Francisco maestro de ceremonias conductor de las melodías más bellas e intérpretes de lujo. Gracias a todos mis amigos. Besos. Maria del Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Lamento que aparezca como anónimo y no poder dirigirme a ti por tu nombre.

      Un abrazo.

      Eliminar