09 junio 2016

CUENTO QUE NO ES CUESTO



Se acerca el fin de curso
agitando pañuelos de adioses
que serán primicias al apuntar el otoño.
Los hay compungidos y también alegres,
mas todos enamoradizos y nostálgicos
como agitada y convulsa es la juventud;
en el corazón sacudido de la maestra
una pausa temida y necesitada:
sabe que el próximo curso
serán otras las inocentes o pícaras miradas,
otras mentes que alimentar de verbos,
predicados y accidentes gramaticales
que les hagan confluir en concordancia.

Los alumnos tienen siempre
la misma edad, pero ella crece y crece
como crecen sin control las enredaderas
abrazando el tronco de los árboles
hasta desparramarse por la copa
y soslayar los frutos con su presencia
progresivamente más y más ajada.

El verano es un tiempo marchito
alejada de la algarabía de los jóvenes,
a pesar de alojarse en la encarnadura
de la inquieta niña que sueña
con lazos, muñecas y príncipes.

Un traspiés le lleva a urgencias
en la competición acústica y desenfrenada
de una ambulancia con destellos lumínicos.
Al recuperar la conciencia, una voz familiar,
atrapada en una bata verde doctorada,
le acaricia la mano y le llama Doña Carmen:
sus niños y niñas ocupan la cúspide
de la pirámide en la que ella fue poniendo
sillares y peldaños que pudieran escalar.

Todo crece en el entorno de Doña Carmen,
mientras ella mengua y sigue hablando
de subjuntivo, adverbios y pronombres,
el pavimento por el que se desplaza
la ciencia, las comunicaciones y la sociedad.

20 comentarios:

  1. Has reflejado una frase que todos las veces que hablo con mi cuñada me dice, esa frase es "Los alumnos tienen siempre la misma edad, pero ella crece y crece", es cuando se da cuenta que ya no es una niñas y que son muchos los años que lleva impartiendo clase a adolescentes cada vez más resabiados.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hablamos de aquello que conocemos por la experiencia vital o por el relato de allegados; también de lo que leemos. Todos estos días traigo entre manos un juego cariñoso hacia esta Maestra que está muy malita y es todo cuanto puedo hacer por ella.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Nos dejas una profunda reflexión sobre la entrega incondicional de una maestra, que se va dejando la vida en aras de la educación y la cultura...Toda una siembra de amor, que no ha sido en vano...Ella mengua físicamente, pero crece en espíritu como esa "enredadera" que abrazada al árbol de la vida llega hasta la copa del árbol para tocar el cielo...Gracias por este cuento real de vida, que es ejemplo y belleza para todos.
    Mi abrazo para ella y para ti, Francisco.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve a punto de no publicarlo, pero anoche mismo he sabido que a ella le ha gustado mucho.

      Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  3. Maravilloso homenaje y muy merecido.
    Nuevos alumnos, llenos de vigor y juventud llegan a las aulas.
    Pero los años pasan, no sólo para Doña Carmen, sino para todos los que caminamos a su lado.
    Un gran abrazo para ella y para ti.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una persona deliciosa, Ambar. Te agradezco mucho tu comentario.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Ya quisiera yo que me recordara alguien en momentos de premura...
    Que se mejore doña Carmen.
    Las demás maestras ahí andamos, creciendo ientras ellos y ellas crecen de verdad!

    Un homenaje tierno y precioso.

    Besos.
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quisiera tenerte en estas circunstancias. Eres todavía una niña, pero habrá en algún lugar un bardo que te cantará arrumacos cuando sea tu momento. Ya no estaré, pero asistiré a ello desde las alturas.

      Besos.

      Eliminar
  5. Como siempre Francisco, has elevado a Mª del Carmen al lugar que le corresponde por su entrega, por su cariño, por esa nostalgia que nos deja en el alma cuando vemos que cada año llegan nuevos chavales a nuestra vida y volvemos a reiniciar ilusionados una labor de entrega y de esperanzas.
    El tiempo de los días nos va marcando la edad, pero siempre ante nosotros hay unos ojos nuevos a los que al mirarlos con renovadas ilusiones, para darles todo aquello que les haga más personas en la vida.
    En vez de ser profesora y estar en el lado de Mª del Carmen, me hubiese encantado ser alumna suya, escuchar la dulzura de su voz, sentir sus apapachos y recostarme en el nido de su alma cuando el camino se torna frío y oscuro.

    Creo que muchos de sus alumnos la recordarán, quizá no por las lecciones impartidas, sino porque en ella vieran un alma de luz, una voz de suaves caricias que les llegaban al alma.

    Mi dulce amiga, sembraste tu semilla y hoy vuela por el mundo en el corazón de centenares de chavales, ahora tú te debes sentir muy orgullosa de lo que diste y sobre todo de los recuerdos de sencillez y libertad que repartiste en los surcos de la vida, donde esas semillas han brotado con todo su esplendor.

    Te quiero mucho, y si cierras los ojos, sentirás los apapachos que te envío atravesando el Atlántico y dejo entre tus manos sembradoras. Besos en lluvia.
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco infinito esta larga misiva que le va a llegar sin dudas a sus oídos, Ángeles.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. Es casi un milagro, o una inspiración angélica, el hecho de que hayas podido hacer tantos y tan bellos y singulares poemas... ¡a diario!. No dejo de admirarme y sorprenderme gratamente cada vez que sale uno nuevo.
    Éste tiene el encanto de la vida llevada con ilusión y vocación, como es la suya. Lo has plasmado con mucha frescura y simpatía. Cuántos bellos recuerdos le vas a despertar a nuestra dulce maestra.
    (Maestrita, me hubiera encantado tenerte de profe de letras... Un muak, muak, de esta tu admiradora perenne. :)

    Y otro para ti, maestro poeta (o "españolito") :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Maite, por tus palabras. No es lo que perdemos, sino lo que hemos ganado. "Españolito" suena doblemente dulce en ella.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Francisco. Enhorabuena por este poema dedicado a tu amiga que debe ser una buena maestra. Con ellos has hecho también un gran homenaje a todos lo buenos maestr@s que seguro son much@s y hoy no están bien valorados y algunos padres les pegan por llamar la atención a sus hij@s. Los maestros los principales responsables de que los alumnos crezca y se formen para tener una buena educación y sean personas gratas que aporten a la sociedad lo que recibieron de ella al prepararlos para la vida. Chapó por los educadores y por este homenaje.
    Que se mejore tu amiga.
    Abrazosssssssssss para los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un ejemplo de ternura, Isa. Efectivamente, lo que digo es común a todos los buenos docentes y ella lo ha sido. Gracias por tu aportación.

      Besos.

      Eliminar
  8. un bonito homenaje a Mª Carmen y a todas las profesoras que como ella, han visto que sus alumnos las adelantaban. Es el mayor orgullo para ellos.
    Un beso fuerte para ella y para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tracy, por tu presencia y comentario, y en especial por ese beso para ella que sé que recibe encantada.

      Besos.

      Eliminar
  9. El poema tan bello te honra, Francisco, y hace honor al sentimiento de cariño hacia una persona tan especial como María del Carmen... será lo que Dios quiera, pero ella estará feliz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que se siente muy arropada por tantos amigos que le hacen llegar sus buenos sentimientos. Muchas gracias, Rafael.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me llamo la atención la foto de Maria del Carmen, bello homenaje de palabras sentidas hacia ella. Tuve la suerte de cruzar con ella algunos comentarios en nuestros respectivos blog. los suyos siempre llenos de ternura y amabilidad, una mujer con mucha paz interior.
    Te felicito por saber transmitir tanto y tanto...
    Besos desde mi atalaya para ella, esperando su mejoría y otro para ti, por saber disfrutar de su amistad.
    Finita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los amigos lo son especialmente en los momentos duros, Finita. Muchas gracias por tus palabras. Hace unos instantes he conectado con su nuera y me ha contado que le ha leído todo los comentarios y que María del Carmen se siente muy satisfecha.

      Un beso.

      Eliminar