27 junio 2016

ES COMO UN HECHIZO



Es como un hechizo
cuando ella clava en mí sus azucarados ojos
de ternura apasionada,
como estilete que saja
buscando respuesta en los adentros,
con su deriva de husos horarios:
un cambio de hemisferio,
miríadas de brazas marinas
y hasta un acento que vosea
nos separa;
pero es tanta la ternura…

Cuentan que un día,
cuando llevaba la correa de Luna
en una mano y el bastón en la otra,
paseando por la Costanera,
se arrodillo el Paraná
ante la belleza de su corazón
─fundido en platino y esmeraldas─
y se escuchó en todo el paseo
una voz licuada e inconfundible
que repetía:
apapachos, apapachos, apapachos…

Ella es un hechizo,
una suerte de signo
con el que fue signada por Dios
para enjabonar de ternura
a sus muchos amigos.
En su mano, un agujero,
un desagüe como estigma de su abundante
generosidad;
en su timbre, un acento musical
como ajuar de una novia;
en su corazón, la mano
de su Madrecita, su fiel compañía.

Así es ella; es como un hechizo.

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tampoco es poca tu mucha ternura, Tracy. Muchas gracias.

      Besos.

      Eliminar
  2. Hemisferio: medio planeta, mitad de hechizo. La otra mitad la dejamos por el norte, que nos toque algo.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por estar siempre, Cayetano.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una privilegiada ella igual que, con la capacidad de describir toda la belleza de su esencia.
    Abrazo!

    ResponderEliminar