24 agosto 2015

PERDIDAS



Perdidas;
hay vidas que parecen existir
sólo entre tinieblas o pálidas luces led,
que viven acurrucadas
esperando una oportunidad
más propicia para su existir.

En el porche ha caído la penumbra
cuando comienzan los primeros escarceos:
allí está impasible la salamanquesa,
acechante, atenta a la vida;
movimientos tenues ágiles de vigía
en las proximidades de la luz,
donde los insectos hacen botellona
con desconocido fin. Un visto
y no visto es el banquete.

Perdidas;
hay vidas que parecen no existir
las mañanas de los fines de semana,
─sin tráfico, sin gente─
personas que viven agazapadas
en las zarpas etílicas de noches para el olvido,
donde la conciencia plena
no configura la plenitud de la vida.

6 comentarios:

  1. Cuan profundo son estos versos, compañero de letras... leer entre sus líneas es sumergirse en la incertidumbre del mañana...
    Abrazos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por esa profundidad que detectas, Ángeles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Para leer dos o tres veces y entrelíneas, como dice Angeles. Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Amparo, me suena a piropo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A veces la vida es una salamanquesa, que espera impasible la aparición de esas vidas acurrucadas en la tiniebla...Un símbolo muy realista, que duele y produce escalofrío por su intensidad, amigo...
    Mi felicitación, mi abrazo y mi ánimo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios son un regalo para mí, como lo es tu persona.
      Besos.

      Eliminar