25 agosto 2015

EN BLANCO



Me vence el sueño a media mañana
y recuerdo cada bostezo de la madrugada
donde tú eras presencia activa
y ausencia deletreada
en el desencuentro de acidez desenfocada
de ese abrazo imposible sin tacto
que hubiera facilitado mi descanso
y la reconciliación que tanto ansío.

Tú eras jazmín que a hurtadillas
escalaste mi ventana entreabierta,
a porfía con la dama de noche,
una tiranía que me hunde en la derrota.
Te persigo, te acoso, me acusas,
te excuso, te apruebo, me suspendes
cada uno de mis actos. ¿Acaso
no ves que muero? ¿No ves que
me arrastro y humillo? El humo
ciega tus ojos y ves una viga en los míos.
Dices que soy tu pesadilla,
pero tú eres mis noches en blanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada