03 marzo 2012

MADRUGADA


En el sopor profundo de la madrugada un eco raro quiere acabar por despertarme, pero el sueño es más fuerte que ese extraño murmullo y quedo medio noqueado en la disputa, sin saber, en medio de la desorientación, el lugar exacto donde me encuentro. El descanso no ha sido suficiente y engancho de nuevo en el dulce hondón de la tregua, cuando de repente un fogonazo de luz extraña y zigzagueante se abre paso a través del balcón sin impedimento de cristales ni cortinas; es como todo un día de apenas unos segundos que rápidamente se desvanece y vuelve la penumbra ,entonces vuelvo a cerrar los ojos sin dar entidad al fenómeno, rendido por el sueño, cuando instantes después llega un estruendo como gutural, salido de las profundidades del abismo, pero que ha debido cruzar el arco celeste desde el orto hasta el zenit o incluso mucho más allá. Todo ha pasado y de nuevo me entrego rendido en los acunados brazos del letargo cuando nuevamente una luz chocante e intensa cruza la alcoba sin impedimentos físicos, bañando de esplendor cada uno de sus rincones; detrás el silencio sigue oscuro reinando de nuevo, para volver a ser interrumpido por un bullicio estruendoso aun más intenso que el precedente; corto, muy intenso, pero corto, como cortada ha quedado para mí la madrugada, alterada por la tormenta; cuando el silencio recupera de nuevo su estatus, se hace perceptible el repiqueteo de la lluvia en los cristales. Los truenos y los relámpagos se repiten un número indefinido de veces y la lluvia sigue su virulenta y persistente monotonía…   En algún punto de la cadena sucesoria de fenómenos debí dormirme de nuevo; por la mañana, todo había sido como producto de una ensoñación, pero de la calle subía un inconfundible aroma a tierra mojada y las aceras y el asfalto relucían como de estreno.

16 comentarios:

  1. Buenas noches!!!! y qué bien se está en la cama y en la calle lloviendo y tronando... es uno de los placeres que nos regala la vida!!!! con la falta que hace el agua!!! Besos cariñosos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco...muy buena descripción de una noche de tormenta...que no pudo vencer tu reparador sueño...siempre es un gusto leerte. Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. También por aquí ha llegado la lluvia, aunque no la tormenta. Siempre me han gustado las tormentas, aunque no sabía que podían llegar a ser tan hermosas :)

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. No me sorprende que no duermas bien, entre el ruido, que ya dormimos menos, que nos ponemos a pensar en lo que vamos a publicar, etc., etc., nos dan las tantas en la cama.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Ay Francisco, no sé cómo te echas a dormir mientras detrás de los cristales se llevaba a cabo esta maravilla. Yo me hubiera levantado, miraría por la ventana, me hubiera impregnado la retina de toda esa luz nocturna y después me hubiera vuelto a dormir con la tormenta en mi sueño.

    Precioso texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A mi me encanta que llueva por la noche cuando duermo , sentir el dulce repiqueteo de las gotas al caer y deslizarse por los balcones,produce una sensación muy placentera...pero cuando hay tendido eléctrico y estruendos escalofriantes...uff..sólo deseo dormirme profundamente y que pase pronto.

    Buen fin de semana.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar


  7. Un buen fin de semana te deseo con el afecto que hemos granjeado desde que he tenido el gusto de conocerte.

    Un beso y una melodía en armonía al día de hoy.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  8. "alcoba" que bonita palabra hoy en desuso.
    El cansancio del dia es tal, que por mas que la tormenta lo ha intentado no consiguió que te levantases del cama.
    Hasta la vuelta. Besos

    ResponderEliminar
  9. Bien venida lluvia, porque falta hace aunque a ti te despierte el fogonazo de luz. A mi me molesta mucho más el aire que muecve lñas persianas.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  10. ¡Que envidia el olor a tierra mojada! Aquí cayeron media docena de gotas que ni llegaron a mojar el suelo.

    ResponderEliminar
  11. Bella forma de describir ese "idilio imposible" entre la sugestiva tormenta y tú... que te quedaste dormido!
    ;)
    Por lo menos Sevilla habrá amanecido un poco más fresquita, no?

    Un besote, Paco!

    ResponderEliminar
  12. despues de semejante tormenta, seguro tardaría buen rato en conciliar el sueño. Especialmente por los rayos más que por los truenos

    ResponderEliminar
  13. Qué bien lo has expuesto! Tuve una tormenta así días atrás, la disfruté sin sueño y sin sopor, mirando el hermoso espectáculo y escuchando inevitablemente los sonidos. Hermoso tu relato. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Me gustan las tormentas, tienen magia, aportan tranquilidad además de múltiples aromas, escuchando cuanto se siente.

    Gracias Francisco.

    Un abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
  15. Que noche de truenos... ¿Has notado que el murmullo de la lluvia tiene algo hipnótico que invita a dormir?
    Con que sencillez de discurso puedes atrapar a quien te lee dentro de la escena. Me place leerte

    Una abrazo

    ResponderEliminar
  16. Da gusto leerte. ¡Como se puede describir con bonitas palabras una simple tormenta que normalmente miedo me dan!. A partir de ahora la escucharé y sentiré de forma diferente.

    ResponderEliminar