02 enero 2012

ESCUCHAR Y SER ESCUCHADO

Escuchar a otra persona lleva implícito no sólo oírle, sino también la extraña sensación de asumir y experimentar la interiorización del mensaje recibido empatizando con nuestro interlocutor. Por otra parte, ser escuchado viene a ser un acto de liberación, un placer que va más allá de lo sensitivo para quien se exterioriza, por lo que, entre ambos, se crea una comunión que nada o bien poco tiene que ver con lo que se entiende por mero diálogo.


Cuando una persona se vacía ante alguien que se presta a escucharle, se estable entre ambos una alianza, una vinculación que no por ello implica que ambos pienses del mismo modo. Quien escucha, si sabe hacerlo, aunque se manifieste contrario a los pensamientos del otro, le ayuda a liberarse de aquello que le atenaza. Para una buena escucha es imprescindible poner toda la atención y apagar las voces interiores que nos alejan del momento presente o saltan como escudo para protegernos de lo que no quisiéramos oír.

El escuchado se libera de su pesadumbre al compartirla y aligera, por tanto, el peso que sus cuitas le lastraban; una tarea que requiere tiempo, ya que quien descubre su alma no tiene un discurso previo formulado, sino que lo va mascullando lentamente, según se va dando la calidad o no de la escucha. Por todo ello, la paciencia es la virtud básica para escuchar bien, junto a la donación que ello comporta dando de nuestro tiempo.

La escucha exige humildad, sencillez, descartar previamente todo tipo de prejuicios, voluntad, interés, dominio de sí, y por encima de todo un respeto absoluto hacia la persona que hace la confidencia. Eso significa que para escuchar necesitamos hacerlo no sólo con los oídos, sino con los cinco sentidos.  Es un acto de hospitalidad, de acogida, de acercamiento, que hará un gran bien a la persona que nos vacía sus sentimientos. Por ese motivo, la escucha perfecta se da cuando no es recíproca, sino cuando hay donación de uno al otro, cuando quien habla lo hace de su vida rota, de los escombros de su drama. En esa escucha no sólo hay palabras y gestos que percibimos con los sentidos, sino silencios, también elocuentes, que hablan de las dificultades para expresar el sentimiento o el balbuceo de la duda.

También debemos escucharnos a nosotros mismos: los gemidos de nuestro cuerpo, la alarma de nuestros suspiros, los sollozos del alma, porque en el aprendizaje de la escucha está el remedio que necesitamos. Con la escucha atenta podemos ayudar más de lo que imaginamos a otros; pero con la escucha a nosotros mismos aprenderemos a discernir las razones de todo aquello que nos inquieta.

22 comentarios:

  1. Que linda entrada para empezar el año....como siempre,es agradable leer tus escritos y aprender a ser mejores con nosotros mismos y con los demás...
    Espero que hayas recibido con mucha alegría familiar la llegada de este nuevo año....un gran beso

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que la escucha perfecta se da precisamente cuando es recíproca, cuando se establece un vínculo entre ambas personas, pues en el caso de ser siempre unilateral, el "escuchante" termina por sentirse utilizado y la relación entre ambos no es de igualdad.

    ResponderEliminar
  3. Para saber escuchar a los demás, has de saber escucharte a ti mismo y esto no es fácil.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que una de las cosas que nos traiga el nuevo año sea que escuchemos más a los demás y no seamos tan egocéntricos. Feliz año bisiesto, Francisco.

    ResponderEliminar
  5. Seguramente una de las cosas más difíciles sea saber escuchar. Procuraremos ejercitarnos en ese arte, monsieur.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Magnifica entrada y con ella, nos dices mucho de tí, un magnifico Ser, que Dios te proteja siempre y te ayude en tus necesidades, al igual que a los tuyos.

    Sabes, has aportado con tus palabras, paz.
    Un abrazo Francisco y esposa.

    ResponderEliminar
  7. Feliz Año!!!!! Sabes???? Es tan importante hablar y escuchar, que te hablen y que te escuchen!!!! es una forma de comprendernos y de sentirnos vivos!!!! Las personas necesitamos comunicarnos y cuando es recíprocamente, mejor que mejor. Besos desde Jaca.

    ResponderEliminar
  8. Éste es un buen medio para escuchar y ser escuchado, aunque en él no intervengan los cinco sentidos.

    Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
  9. La escucha a nosotros mismos es la más difícil ... Hay que encerrar los ruidos e influencias que vienen del exterior bajo 7 llaves y aún así siempre se cuela algo por alguna rendija.

    Buen tema, Francisco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Siempre había pensado que las personas que no se escuchaban a sí mismos era debido a la cobardía de no saber aceptarse. La edad me ha vuelto más reflexiva y he comprendido que el que no se escucha a si mismo es por falta de costumbre, asi que manos a la obra y a pegar la oreja en nuestros adentros y escuchemos que nos quiere decir ese ser que vive en nuestro interior, ese otro yo, ese hermano gemelo que todos llevamos dentro.

    ¡¡¡Un buen año 2012 Paco!!!

    Un fuerte y calido abrazo

    ResponderEliminar
  11. Esta es la comunicación perfecta. Emisor y receptor en una misma onda. A todos nos gusta que nos escuchen pero tambien¡én hay que saber escuchar. La dádiva debe ser mutua pàra crear esa comunión.
    Bss y feliz año

    ResponderEliminar
  12. eso es lo que hacemos cada vez que entramos a verte, te escuchamos y te respondemos, sin estar de acuerdo...o si, pero nos comunicamos

    besos Francisco, un beso a tu mujer tambien que sin conocerla personalmente algo sé de ella a través tuyo por algunos posteos. Mi deseo mas profunde de enorme felicidad para vos y tus seres queridos

    ResponderEliminar
  13. la verdad es que hay mucho “sordo” que no se escucha a si mismo y difícilmente pueden escuchar a lo demás.
    Que en este año que comienza se cumpla todas tus expectativas en amor, salud y prosperidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Mis queridos amigos:
    Os escucho (os leo) con mucha atención y con admiración por vuestra generosidad y constancia. Lu, Mª Carmen, María y Mariano, los recién llegados, hace que ya seáis 210 los seguidores, de quienes recibo ánimos para aparecer aquí cada día.
    He pasado unos días fuera, precisamente el 31 estaba en Marbella, pero a pesar de las fiestas y la familia no he querido faltar a la cita. Eso es cuanto soy y puedo dar. A cambio recibo vuestro calor y cariño. Gracias a cada uno. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Deseo que hayas pasado muy bien estas fiestas en compañía de tu familia y que el año que empieza te traiga mucha felicidad y la inspiración que permite que este blog sea siempre tan exitoso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Francisco por tu huella amiga y por regalarnos este post.

    Se aprende más escuchando que hablando.
    Es bueno ser buenos oyentes.

    Abrazos fraternales de MA.

    ResponderEliminar
  17. Yo te escucho ¿tu me escuchas? entonces... no escuchamos y por eso nos hablamos.
    Me parece que a veces te liberas sólo con hablar aunque el otro no te escuche.

    Buen entrada como siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Que interesante y hermoso post, Francisco.Es un placer leerte.

    Saber escuchar es una virtud muy poco practicada, y encontrar por quien ser adecuadamente escuchado es una suerte. Y, escucharnos a nosotros mismos debería ser una práctica habitual.

    Un cariñoso saludo de amistad.

    ResponderEliminar
  19. mi querido amigo es una pena que aunque tengamos oídos los utilizamos nada más que para oír y no escuchar, miles de besinos con todo mi cariño. Y ojalá algún día nos escuchemos unos a otros, sería buen comienzo .

    ResponderEliminar
  20. Hola señor Francisco he leido loa comentarios de la gente que lo siguen en su blog dias de aplomo y pienso sin lugar a dudas que tambien nosotros por este medio que hemos descubierto en lA TECNOLOGÍA MODERNA estamos hablando y escuchando.-por supuesto leyendo y contestando
    muchas felicidades para este año que hoy ya es 6 hoy vinieron los Reyes Magos con mucho afecto edita

    ResponderEliminar
  21. ayudenme que es mas importante escuchar o ser escuchado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ambas cosas son complementarias y que lo segundo no puede darse sin lo primero. Es verdad que hay momentos en los que uno siente la necesidad de ser escuchado y ello se convierte en lo prioritario en nuestra vida, pero sin la práctica de escuchar es posible que ni siquiera seamos capaces de recibir esa ayuda. En definitiva, hay que darse para recibir; hay que ayudar para ser ayudado. Espero Axel Adrian que estas palabras te hayan podido servir de ayuda.
      Un cordial saludo.

      Eliminar