04 julio 2010

ENSUEÑO

A mi lectora Nerim.

Te había soñado.
Antes de ser, te había soñado
cabalgando en la cresta chantillí de una ola azul
arribando a mi orilla hasta abrazarnos
varada en la arena festiva de mi palabra.
Eras una ninfa surtida
de las profundidades de la Atlántida,
una dársena en la que recalar
el curso de mis decires,
complemento que da entidad a mi discurso.

Como el eco se fundamenta e injerta
en la soledad de la montaña,
como el dardo tiene vocación de diana,
yo te he soñado como destino,
como vasija en la que contenerme
y ser en ti la identidad que anhelo.

He soñado mi significante, sin ti huero,
encaramado en la caracola de tu oído
y allí la corporeidad que busco.
Te he soñado cóncava
para mi convexidad de lengua de espada
y así hacernos uno, emisor-receptor,
y allí dejar de ser vaciedad inocua.

Te he soñando
como se sueña el reflejo del espejo,
donde nunca está quien se mira,
sino el ideal incompleto de lo irrealizable;
pero te han parido los dioses
para hacer beldad lo que sin ti,
-lectora atenta-
carece de sentido.

Te había soñado.
Antes de ser, te había soñado,
Y ahora eres materialidad que me conforta.

1 comentario:

  1. Mi querido Francisco, me he quedado sin palabras y no exagero al decirte que, leyendo el hermoso poema que me has dedicado, me he sentido embargada por la emoción, al mismo tiempo que crecía dentro de mí, una sensación de orgullo, si, orgullo, un orgullo que por unos momentos, ha echado por tierra la sencillez y modestia que siempre había creído poseer.

    Doy gracias a la vida por haberme dado la oportunidad de conocer tu blog, por haberme concedido tu amistad, una amistad que crece día a día. Espero no defraudarte nunca amigo mío, espero seguir compartiendo contigo, a través de mi cajón secreto y tus días de aplomo, pensamientos, esperanzas y recuerdos, que nos guíen como nuevos amigos, sin que haya en la amistad otro interés que el que nos lleva a profundizar en el espíritu, con la esperanza de que esté próximo el día que pueda conocerte y abrazarte personalmente.

    Un beso y un fuerte y cálido abrazo

    ResponderEliminar