19 febrero 2020

NUDOSO




Enhiesto, aunque con algún escorzo
sobre quien gira
en sentido ascendente;
nudoso, retorcido, desnudo,
pero buscando siempre la alturas
con las que aspirar a lo supremo.

Así también el hombre
trata de mantenerse sobre sus pies
y mira esperanzado al cielo,
de donde llega la luz,
a pesar de los nudos
de cada una de sus articulaciones
por la poda reumática y artrítica
de sus dolencias.

En cada incisión, una cicatriz
y de ella un brote verde
y esperanzado,
un nuevo impulso corrector
sobre el que seguir el destino.

Y así, árbol y hombre,
en su función desigual
simbiosis de respiración y clorofila.

7 comentarios:

  1. Los hay también retorcidos.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  2. Buen paralelismo, amigo. Al hombre tambien le cortan rodillas o caderas algunas veces y nos meten cuerpos extraños dentro. quizás de Titanio. Pero seguimos buscando la mirada de Dios arriba, entre el cielo azul o nuboso.!!!!
    Dos abrazos...

    ResponderEliminar
  3. Al fin y al cabo somos vida, tanto el árbol como el hombre, formamos naturaleza.

    ResponderEliminar
  4. Estupenda comparación...me siento ya árbol.Saludos

    ResponderEliminar
  5. Somos parte de la naturaleza. Hermosa imagen. Saludos amigo Francisco.

    ResponderEliminar
  6. Hermosa imagen y qué decir de tu poesía. Genial abrazo entre el poeta y el árbol. Esos árboles siempre me parecieron manos abiertas hacia el infinito y no pude describir mi sentimiento al verlos.Gracias

    ResponderEliminar