20 febrero 2020

ATURDIMIENTO




Aturdimiento, sopor, somnolencia,
cansancio profundo
es lo que arrastro en el plomo-buzo
de mis pies,
donde se encadena esta triste ebriedad
de profundo silencio e ideas abortada.

La cama me vocea, pero el descanso
no acaba con este desconcierto
que me desgobierna.
Entorno los ojos y veo igual de oscuro,
el mismo mar sin límites y turbio
que oscina de un extremo a otro
sin llegar a romper en tempestad.

Este anuncio de caos
encuentra cierta paz entornando los ojos,
donde se aboceta la nada;
esa magna fría e informe abulia
que me desencuaderna
mientras busca el abrigo
de una dársena que me está siendo esquiva.

11 comentarios:

  1. Nada, nada. Olvídate de la vida sedentaria y "camantaria", que mira lo que le pasó al que soñó que su cama era un navío en medio del mar tempestuoso. Tú sigue caminando, que es saludable y se hace camino al andar.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  2. Espero de corazón que este aturdimiento sea momentáneo y haya durado un instante, mientras escribes juntando palabras como solo tú sabes hacerlo.
    En la cama se va a dormir y no a discurrir. 🙂 Cuídate

    ResponderEliminar
  3. Hola Francisco. Hay que dar la espalda a la abulia y moverse. Si al cuerpo no le damos tareas se hace más vago. A caminar ahora que el frío se ha escondido un poco. Me gusta como escribes los poemas, tienes un lenguaje muy exquisito.
    Abrazossssssss

    ResponderEliminar
  4. Hay que caminar aunque no se tengan ganas, ni se tenga cuerpo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Creo que el invierno tiene algo que ver. En cierta manera te aletarga, ciuando los días son muy fríos.

    Ahora el frío ya no es motivo para que no salgas a la calle, la temperatura ya en Sevilla va en aumento y parece que en vez de invierno es primavera.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Triste situación la que describes en tus versos...pero no eres el único.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Cualquier tema es expresado con maestría. Sumergirse en el caos es bueno también porque luego se renace de él y aunque lentamente, uno nace algo cambiado pues la dársena también cambia... Todo depende. Muy profunda tu poesía. Beso

    ResponderEliminar
  8. Todos de alguna manera sentimos ese aturdimiento, ese agotamiento que parece eterno. Hay que poner voluntad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hay días en que nos sentimos así amigo Francisco, pero hay que seguir caminado. Un lujo leerte. Saludos.

    ResponderEliminar