30 agosto 2017

AHORA SÍ TE COMPRENDO



Ahora sí te comprendo, madre,
ahora que asumo el papel protector
de mi propia descendencia, madre,
es menos severo el rigor
al que tú me sometías;
incluso hoy no estoy de acuerdo
con que te excedieras
en ciertas licencias que entonces
me parecían rigurosas;
ahora que me ha tocado asumir
el papel de padre, madre mía,
¡Qué difícil es amar
y otorgar en plenitud la libertad!
¿Qué complicado consentir
al tiempo que proteger!

Me dijeron: “Cuando seas padre
comerás huevos”. Así me dijeron, madre,
pero no intuí que fueran tan indigestos.

14 comentarios:

  1. Así es la vida, no te das cuenta de las cosas hasta que pasas por la experiencia. También pienso que los padres de ahora son mucho más permicibos que antes. Creo que nos hemos pasado de un extremo a otro (cuando nunca los extremos han sido buenos). No es bueno consentirselo todo y darle todo lo que nos pidan, la cultura del esfuerzo se va acabando.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de sopetón, ahí va. Y te lo entregan sin libros de instrucciones ni nada y vamos aprendiendo a comer cuando el bebé nos deja, y a dormir cuando el bebé nos lo permite y nos rinde el sueño... Tienes razón, querida amiga, nosotros hemos conocido unos tiempos más severos y hoy parece desaparecida la autoridad, y como siempre, los extremos son malos.

      Besos.

      Eliminar
  2. Tienes muchísima razón,Los extremos son malos pero es tan difícil acertar y hacer entender el punto medio.Hemos querido evitar que pasaran por momentos difíciles y ahora tenemos los resultados. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digo que severidad, pero la educación requiere de rigor y los padres nos debemos dedicar a cuidar y educar. Cuando se pierde el principio de autoridad, nos encontramos con tantos casos desgraciados como existen.

      Besos.

      Eliminar
  3. Y en esa tesitura me veré dentro de unos años, cuando mi alevín de seis meses alcance...¿cuántos?... Pongamos quince o dieciseis añazos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admíteme un consejo, Carmen. No te hagas amiga de tu hijo, no dejes nunca de ser su madre; ya buscará él sus amigos en la calle y en la escuela. Para ti están reservados los desvelos y la autoridad. Enséñale a amar y a respetar, el resto le vendrá dado.

      Besos.

      Eliminar
  4. no lo vives hasta que lo vives...
    de golpe y sin manual de instrucciones
    ni menos con boleto de cambio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual. Muy acertado en tan sólo tres líneas, Carlos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¿Donde hay que firmar para que llegue a su destino?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el azul del cielo y con tinta indeleble.

      Besos.

      Eliminar
  6. Jejejeje, muy bueno el poema. Me ha hecho sonreír a pensar de que es un poema que requiere en su toral cumplimiento mucha responsabilidad. :-)
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las cosas profundas hay que tomarlas a pequeños sorbos para que no se nos indigesten, Isa.

      Besos.

      Eliminar
  7. Yo agradezco a Dios, la magnífica madre que te hizo ser como eres y poder estar cerca de ti. Soy muy afortunada, Paco.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta saber que te complaces. Yo guardo hacia mis padres un cariño eterno y así lo proyecto hacia mis hijos y nietos.

      Besos de miel.

      Eliminar