17 febrero 2011

CUATRO AÑOS, MADRE

Cuatro años de ausencia, cuatro puñaladas
con el frío e irreversible acero del para siempre
y sigo sin acostumbrarme a este vacío
que me has dejado. Cuatro años. Hoy son ya
cuatro años que te fuiste a su encuentro
y me desarbolaste de tu ubre abundante,
del nutriente de tu mirada y la calidez de tus manos;
desde entonces detraigo esta hambruna
famélica que en nada encuentra  sustento.


Me alejé de ti con la llegada de la juventud,
trocándote por un trabajo con el que hacerme
un hombre de provecho, pero nunca te hablé
de lo indigesto de no abrigarme en tus manos.
Pasé frío. Tuve sed. Eché en falta tus besos
y la inicial a punto de cruz de mi ropa interior
que con tanto esmero y delicadeza marcabas.

Fui feliz y te recordaba. Pasé dificultades
y te echaba de menos. El destino nos hizo
vivir apartados, pero te tenía al alcance
de unos días de feliz retorno, mas no ahora
que te fuiste por el camino de las eras para no volver.
Hoy son ya cuatro años que te marchaste
sin billete de vuelta, allá donde el infinito
es visible, palpable, tangible y cotidiano.

Sólo me queda el sabor agridulce de los siete meses
de tu tiempo postrero, de tus manos tibias,
de tus caricias y miradas, de estar pegados
en despedida silente y jugar a la diana en tu cuerpo
con una dosis de insulina tres veces al día.
Eras tan dulce, madre, que necesitabas
diluir tu néctar de forma permanente:
tres mediciones, tres pinchazos, cinco comidas
frugales a las horas precisas, como precisos eran
tus gestos de agradecimiento. Cuatro años, madre,
y aquí sigo, añorándote, como toda mi vida,
lejos de ti, sintiéndote cercana y siempre soñándote.

18 comentarios:

  1. Qué forma tan bella de plasmar tus sentimientos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuanto se extraña a la madre, cuanto se le echa de menos, no importa el tiempo que haga que se ha ido, siempre está presente, su recuerdo nos acompaña de por vida y su presencia la intuimos en todo lo que hacemos. Mi amatxu murió hace ya 18 años, tuve la desgracia de que se fue pronto y no pude estar con ella en esos ultimos momentos ya que nos separaba una distancia de casi 9000 kms.

    Me hubiera gustado escrtibir algo tan hermoso para mi madre.

    Un fuerte y calido abrazo en este triste aniversario.

    ResponderEliminar
  3. Que palabras más bonitas para una madre.
    Seguro que le llegarán y se sentirá feliz.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Veo que hoy es un día triste por aqui, o mejor dicho agridulce, como usted lo describe, con la tristeza entretejida con la dulzura del recuerdo.
    Creo que uno nunca está preparado para afrontar esa despedida.

    Feliz dia

    bisous

    ResponderEliminar
  5. Triste día este 17 de febrero para ti. Pero piensa que no se ha ido, sigues recordándola, y eso es una manera de tenerla.
    Bellas palabras Francisco.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Prefiero no ponerme demasiado triste. Yo también soy huérfano desde hace poco. Sé cómo te sientes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Te comprendo muy bien amigo Francisco, a una madre se la echa mucho de menos, ojalá que la tuviéramos siempre pero la vida es así, yo la perdí hace tanto tiempo........te acompaño en el sentimiento.
    Al café en mi terraza estás invitado por supuesto, a que apetece?
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Se me han saltado las lagrimas al leerte. Mi madre murió hace 15 años pero todavía la echo de menos.
    Te envidio por saber decir esas cosas tan bonitas.
    Un fuerte abrazo en este triste aniversario

    ResponderEliminar
  9. Nada puedo decirte que mitigue tu pesar que durará por el resto de tus dias.
    La ausencia definitiva de las madres, no importa la edad en que se fueron ni el tiempo que hace que nos dejaron,la huella imborrable del dolor,
    será la cicatriz para toda la vida.
    Mi sincera condolencia en este 4º anivrsario.
    ¡Un abrazo, amigo mío!

    ResponderEliminar
  10. Hoy es diferente no te voy a dejar un regalo, pero sí un saludo de fin de semana.

    Porque tengo la dulce impresión de que estamos más unid@s, cuando entro en tu bitácora a visitarte dejándome envolver por los lazos de los sentimientos.

    Mirando al cielo me quede
    y una estrella fugaz encontré
    ella quería decirme
    lo que logré entender...

    Los amigos no siempre se ven,
    son ángeles que dan lo que tienen
    aún recibiendo el desdén
    como respuesta a su quehacer.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  11. Precioso recuerdo y envidiable forma de plasmarlo. Beso

    ResponderEliminar
  12. Cinco años, casi seis me separan de mi padre. Ya me gustaría a mí dedicarle un poema, aunque fuese la mitad de bonito que el tuyo.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Seguro que de alguna manera su alma ha recibido tus sentimientos enfrascados en tu hermosa entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Francisco. Me he emocionado mucho; perdí a mi madre hace 17 años, y tres meses despues a mi padre. El tiempo no aleja el dolor, ni tampoco los hermosos recuerdos guardados como un precioso tesoro. Ésos nadie te los quitará jamás, ni tan siquiera la muerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. La emoción es equiparable a vuestros sentimientos. Gracias por vuestra comprensión y apoyo, por estar ahí para escuchar mis alegrías y mis tristezas.
    Un fuerte abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  16. Precioso homenaje, y hermosos recuerdos. Siempre nos acordamos de estos pequeños detalles cuando ya no está. Mientras nos acompañan todo resulta tan normal...
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. La figura de la madre siempre nos acompaña. Enternecedor recuerdo le dedicas, compañero.

    Saludos.

    ResponderEliminar