21 septiembre 2016

EL HUECO DE TU MANO



“De tu mano
Sólo persiste el hueco.”
EMMA FONDEVILA


Para diez años ya
y llevo modelado el hueco de tu mano
por entre estos nudillos
que ya comienzan a ser sarmentosos.
Más que tu voz,
con su regusto a limón y a canela,
con su intención última
de protegerme del sol, de la brisa, de la lluvia…
Más que tus dulces y sensatos consejos;
más delicada que tu mirada de miel,
esa que no ha dejado de pastorearme
cada uno de los días de mi vida;
más cálido que tu propio regazo, madre,
mi mano apresada entre las tuyas,
es el hueco que persiste
y que en ausencia atesoro.

11 comentarios:

  1. Bonito y sentido homenaje.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cayetano. De alguna forma, uno no se deshace nunca el nudo umbilical de la madre.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Que hermoso poema Francisco.
    A las madres nunca les podremos devolver todo lo que nos quisieron y nos cuidaron...nunca. un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Puri, por venir y comentar.

      Besos.

      Eliminar
  3. Es un bellísimo homenaje el que haces a tu madre.

    Un cálido abrazo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Sneyder. Estoy pasando días que son físicamente malos, así que recojo tus palabras como recompensa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Versos que evocan emoción, escrito siempre con la pluma de tu alma. Eres un poeta... si muy poeta.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ángeles. Qué bien suena en tus labios esas palabras.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. La madre siempre permanece en toda la esencia del hijo amado.
    Un abrazo de anís.

    ResponderEliminar