11 mayo 2016

YO FUI UN NIÑO RURAL



Yo fui un niño rural,
un jovencito apegado a lo primario
que aprendió a vincular las estaciones
con sus frutos y sus cosechas;
a identificar los cercos de la luna,
el transitar de las nubes,
su color, su densidad, sus amenazas…
El abuelo, en su honda sabiduría,
urdía la prescripción del tiempo;
de él aprendí a seleccionar semillas,
a tararear el cante de trilla,
a llevar a abrevar a las bestias,
a buscar los huevos en el gallinero;
a cuidar del cierre y abastecer
los comederos de maíz y agua,
a identificar toda clase de hierbas,
a barrer el corral y estercolar
con los excrementos;
a sumar quebrados en la escuela
y arrobas y fanegas en la huerta,
a prepararme para la vida,
para una vida sencilla de subsistencia.
Yo fui un niño rural,
ese sustrato que me queda todavía.

14 comentarios:

  1. Cómo me gustaría tener todos esos conocimientos!! Me temo que yo soy de ciudad y, por tanto,una analfabeta en muchos de esos temas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegar al conocimiento de las cosas es una noble aspiración, pero que cada día se nos hace más imposible. Creo que lo importante es no desdeñar ningún grado de conocimientos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hermoso tu poema, amigo Francisco. Se ve hasta el paisaje a través de tus versos, la generosidad, sencillez y necesidad de tu vida infantil. Dichosos recuerdos para un provinciano como yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Vicente. He querido destacar la mucha sabiduría que guarda el mundo rural, la tradición de las familia que sí saben sacar vida a la vida.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. Tener claras las raíces es importante. Eso te honra. Mucha gente experimenta a lo largo de su vida un movimiento que va de lo rural a lo urbano, siguiendo una lógica migratoria. Otros, en sentido contrario, nacimos en el corazón de una ciudad y nos fuimos alejando progresivamente de ella en una dinámica centrífuga, como si marcháramos al exilio: del centro urbano al barrio periférico de otra ciudad, de aquí,con los años, a un pueblo cercano y del pueblo cercano al lejano, al "más allá", pasado Móstoles.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenerlas claras y no renunciar a nada de nuestro archivo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sería bueno que la gente, especialmente los niños/as de hoy, no vivieran tan separados de ese mundo rural que detallas, hay niños que a cierta edad no han visto un animal de granja o no conocen como crece un tomate.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también que comprendieran los ciudadanos la importancia de lo sencillo, del aprendizaje humilde de ser de pueblo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tu poema me hizo recordar mi infancia, Francisco...También he estado cerca de la tierra, de la vid y el trigo. He disfrutado de las gallinas en casas familiares...Es hermoso recordar nuestra unidad y cercanía con la naturaleza, que nos ha permitido amarla y valorarla.
    Te dejo mi abrazo y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro esta proximidad contigo, María Jesús, que lo es al tiempo con muchas otras personas. No es sólo un acercarse a la tierra, sino a lo sencillo y familiar, a lo humilde, a lo transmitido por los mayores...

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. La vida en el mundo rural deja grandes vivencias y experiencias que nunca se olvidan en la vida...es bueno que el niño de ciudad tenga conocimientos de esta vida y ya muchos de ellos se trasladan unos días en las vacaciones a las granjas-escuelas para tener un conocimiento directo y práctico del cuidado de los animales y del trabajo en un huerto.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad. Es bueno que el niño de ciudad sea acercado al origen de la vida, aunque sea de forma artificiosa a una granja escuela. De este modo le costará menos trabajo entender algunas materias.

      Besos.

      Eliminar
  7. En el campo y en la cocina, surgen los mejores poetas! Nada más sensibilizador que estar en el origen de lo que nutre.
    Un bello abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese origen de las cosas cotidianas es donde el hombre se puede cargar de todo lo elemental desde lo que crear. Tienes razón, Sara.

      Besos anisados.

      Eliminar