16 mayo 2016

EN EL LECHO



En el lecho arenoso de mi mar,
en las profundidades
nocturnas de mis ensueños,
Tú, sargo escurridizo
en fuga de mi tacto.

En el lecho tempestuoso de mi mar,
en las profundidades
de mi apetito insaciable,
Tú, pulpo danzarín,
octópodo alucinógeno.

En el lecho pedregoso de mi mar,
en las profundidades
de las simas de mi codicia,
Tú, sirena de argenta,
el tesoro que me encandila.

En el lecho ensabanado de mi hogar,
en las profundidades
de mis nocturnas elucubraciones,
Tú, lisa resbaladiza
que escapa de mi copo.

6 comentarios:

  1. Cuando el lecho se convierte en mar y los sueños en aguas profundas. Bucea en medio el nadador enamorado.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nadador de los sueños, Cayetano.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como se nota que eres un enamorado del mar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar no pasa desapercibido y cuando uno se enamora de esa música desde la infancia, es casi imposible de olvidar.

      Besos.

      Eliminar
  3. Pescador de ensueños marinos.
    Es precioso.
    Un beso de estrellita de mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sara, por tu encantadora presencia.

      Besos anisados.

      Eliminar