09 mayo 2016

CADENCIAS DEL TIEMPO


A mi prima María Márquez Torres

En el principio era el verbo
y sin el verbo era el silencio
y en el silencio restalló la palabra.

Y la palabra se hizo estrofa
y la estrofa encontró el ritmo
y con el ritmo se hicieron poesía.

Y la poesía se hizo canción
y la canción se hizo de tonalidades
y las tonalidades se hicieron música.

Y la música se hizo viento
y el viento se hizo percusión
y la percusión y el viento se hicieron melodía.

Y la melodía buscó unos arreglos
y los arreglos se hicieron armonía
y la armonía se hizo movimiento.

Y el movimiento se hizo tempo
y el tempo se hizo adagio
y el adagio se hizo presto agitato.

Y de tanto correr 
el tiempo no encuentra sosiego
desde el comienzo de los tiempos.

18 comentarios:

  1. Interesante cronología.
    Tampoco yo, amigo mío, encuentro sosiego desde el inicio. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy conveniente sosegarse y hacerlo desde dentro, sin esperar que condiciones ajenas a uno sean las que le traiga la calma, Juan.

      Saludos

      Eliminar
  2. Palabra, tiempo y música. Tres conceptos que pueden dar mucho juego, aunque puede ocurrir que la combinación llegue a ser explosiva.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es como barajar las cartas. Si se mezcla el oro con la espada y el basto, y si además llevas copas... Pues lo que tú dices, Cayetano, explosiva.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Será por eso que nunca he entendido lo que quiere decir "y el principio era el verbo". Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Emilio, que leyendo mi poema no podrás enterarte del significado del texto bíblico; pues lo mío es un simple juego que no conduce más que al divertimento.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Magnífica combinación de palabras perfectamente entrelazadas entre si. En el Universo es igual, todos formamos parte de otro todo y ese todo de otro y así hasta lo infinito.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es precisamente la idea, Julia, la inclusión de lo uno en lo otro, del todo derivado del origen único como anillos concéntricos. Muchas gracias por leer y comentar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. El tiempo somos nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una entelequia que nos sirve para ordenar los verbos y sus conjugaciones.

      Besos.

      Eliminar
  6. El sosiego se encuentra cuando se entra en tu blog . Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú me acostumbraste a todas estas cosas que son maravillosas...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. La música y la poesía es una parte de la vida misma, es una forma de expresión del género humano y que va evolucionando en el transcurrir del tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas son expresiones tan viejas como el hombre; luego vino la fotografía para fijar instantes. Mil gracias.

      Besos.

      Eliminar
  8. Una delicia de poema. Es música y es palabra melódica que ilumina la mente. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por este delicioso comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Preciosa historia. Esperemos que siga la armonía de todos los elementos, porque tenemos todo, sólo falta tener voluntad de detener el caos.
    Un abrazo de anís

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caos no se entiende con la buena voluntad ni con la armonía; digamos que es su antónimo. Gracias, preciosa.

      Besos.

      Eliminar