17 julio 2014

SUJETO



Quiso el poeta aspirar el aire marino
aderezado de sal yodada.
A lo lejos oteó el mar
por encima de sus lentes y sus libros,
cruzo la arena,
se descalzó y le dio tres vueltas
a los bajos del pantalón
—ahora marengo—
respiró hondo, muy hondo,
y se llenaron sus fosas nasales
de océano profundo
y su mente de imágenes soñadas
que pronto expelieron sintagmas y morfemas;
tenía la mar como sujeto,
—la mar objeto de esa escapada—
lo adobó con los epítetos más ocurrentes
y sus correspondientes adnominales
y predicados con predicamento;
le cortó a la medida una suerte de verbos
transitivos como las olas,
le puso una pizca adjetival
y nada de sal, pues la traía al punto;
transcribió todo aquello
en unas cuartillas que plegó con mimo
y guardó en el bolsillo de su camisa
y acabó sentado en la orilla,
empapándose del ensueño
deliberado.
Finalmente, se coronó
de algas la cabeza
y se hizo una selfie
con la que inmortalizar
lo momentáneo en eterno.

18 comentarios:

  1. Creo que lo veo. Veo al Sujeto y su Predicado, al complemento directo recibiendo la acción del Verbo, al atributo y los complementos circunstanciales de tiempo y lugar. Diría que es una oración coordinada copulativa ¡perfecta!

    Abrazo gramatical y besos salaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha bastado el pie, Merche, para que hagas todo un análisis morfosintáctico.
      Gracias. Besos y abrazos gramaticales y de los salados.

      Eliminar
  2. La gramática no es mi fuerte, pero intuyo que el sujeto en mención es un enamorado de la brisa marina y, lo comprendo, el mar tiene sus encantos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si he escrito lo que intentaba hacer, Rafael, el sujeto es el mar y el resto los adjuntos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Pues eso me hace doblemente feliz: primero lees y luego te ríes conmigo y no importa si de mí.
      Besos.

      Eliminar
  4. un completo y perfecto análisis gramatical. aderezado con la belleza de las figuras literarias , claro.
    lo has hecho tan explícito que pude ver a ese poeta maravilloso con su pizca de locura a cuestas, sino no sería poeta.
    cerraste el poema con una hermosa hebilla de jade.
    Te has pasado siete pueblos. ( me lo enseñaron mis amigas españolas ) y me encanta repetirlo cuando corresponde, como en este caso.
    ESCANDALOSAMENTE HERMOSO !!! APAPACHOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, María del Carmen, te agradezco que pongas de manifiesto mi grado de locura porque es bueno que el personal esté bien informado. Jajaja. Gracias por esos siete pueblos.
      Apapachos.

      Eliminar
  5. Excelente poema metalinguístico. Oportuno lo del ahora pantalón "marengo". Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pantalón marengo, camiseta de algodón y gorra de visera. Aún en vacaciones, uno no puede olvidar que la base de la comunicación, aunque no la única, es el lenguaje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. El poeta se hizo mar...y el mar le recordó, que con sus remos y conocimientos podría abarcarla y recorrerla entera, sentirla en profundidad...Al final, el poeta sintió la plenitud del mar en sus cuartillas y la satisfacción del trabajo bien hecho...Muy genuino y artístico, amigo...Mi felicitación y mi abrazo por tu creatividad y buen hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Jesús, porque tus comentarios son siempre genuinos.
      Besos.

      Eliminar
  7. Un poeta que sabe jugar tan bien con las palabras, utilizar el término selfie es como destruir nuestro propio idioma.

    Espero que no te enfades por este comentario. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No suelo enfadarme por nada. Bueno sí, me molestan sobremanera las injusticias sociales y estas abundan. En el mundo actual, tan bien comunicado, es muy difícil escapar de los neologismos y vienen a demostrar que la lengua es un organismo vivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Francisco, veo que estas disfrutando de la mar. De tus raíces bien arraigadas.
    Tiene que ser una gozada levantarse, salir a conquistar la mar y escribir toda la belleza que desprende al contemplarla desde la arena sentado o de pie.
    El poema es tan bello que da la sensación que te hubieras tragado todo el agua de la mar y la fueras vomitando con bellas palabras después de haberla degustado y sentir sus latidos.
    Que sigas disfrutando de esa playa tan bella y sus encantos.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
  9. Uno no siempre esta donde quiere,
    no tiene tiempo para todo,
    no puede físicamente teletransportarse...

    pero el equipo de acompáñame siempre se acuerda de ti, ahora llega el verano y queremos darte un premio, ¿lo aceptas? ven a recogerlo.

    Puedes borrar el comentario pero el enlace no es por spam, es para que lo encuentres jejeje, salen muchos post diarios y se perderá entre ellos, lo importante es que vengas, te esperamos.

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2014/07/premio-veraniego.html

    ResponderEliminar
  10. Los escritores, como cualquier ser humano, necesitan una buena limpieza de mente de vez en cuando. Desenchufar es sano y si el mar se adentra en forma de agua, de sonido o de aromas por todos los poros de tu cuerpo, a poder ser también el cerebro, seguro que el erudito se sentirá mejor y hará cosas que en otro tiempo no haría, tales como un selfie, tomarse un chupito, bailar hasta el anochecer o ponerse una camisa de flores.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Muy bien conjuntado el pasado y la actualidad. Al fin y al cabo los poetas tiene que ir con su tiempo.
    Bss

    ResponderEliminar