15 julio 2014

MI ENSOÑACIÓN



La playa nos resulta, a veces,
la vida, toda la vida; otras...
otras es un suspiro
como el de la secuencia
entre dos olas consecutivas:
todo depende del estímulo
que en cada instante nos gobierna.

En la arena sigo viendo el dibujo
de tu contorno perpetuado
en mi mente. La playa
fue testigo de nuestros primeros encuentros
y hoy el cementerio
de mi sonrisa y nuestros arrumacos.

La mar, en sus olas, me muestra
tu sonrisa de marfil
y la profundidad de mi abatimiento.
No sé la respuesta;
desconozco por qué te espero,
desconozco por qué tu distancia,
desconozco dónde encontrar
respuestas para tanta pregunta,
desconozco que no te conocía:
La playa es mi lugar de tu ensoñación.


11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Para el poeta es un sueño tener un lector, como el capullo sueña en una mariposa, tal vez azzul.
      Besos.

      Eliminar
  2. Realmente, Francisco, es un poema de infinita tristeza. He quedado abatido después de leerlo, pero admiro tu profunda inspiración y tus grandes habilidades poéticas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael, por esa admiración. El poema no siempre es cántico, muchas veces contrariedad, abandono, desamor... la vida misma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. La playa en la infancia, en la memoria y en recuerdo.
      Besos

      Eliminar
  4. Qué belleza españolito lírico ! Adoro tus versos. Acá los encuentro untados de una suave melancolía o quizás sea mi ánimo ultimamente. un rayito de eternidad descubro entre tus palabras.
    "La poesía dice honduras que a veces la prosa calla " APAPACHOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La melancolía de la que hablas es que, a pesar de que llevo días hablando del mar y la mar, todavía este año no he pisado ni el agua ni la arena. Tampoco es imprescindible hacer las cosas presentes para hablar de ella cuando se tienen atesoradas. El poeta no es mentiroso, pero a veces hace un "flash back", como hacen los cineastas.
      Apapachos.

      Eliminar
  5. Como comentas a Maria del Carmen Nazer no es necesario mirar hacia el horizonte para ver más allá. Tú has pisado la arena con tu mente y eso te la hace anhelar.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Elena. Este año la salud se nos presenta esquiva y no hemos podido ir a la playa, de hecho estamos en Sevilla desde el sábado y, aunque nos regresamos mañana, andamos pendientes de citas médicas y hay que ser prudentes. No me ha tocado a mí, que es lo usual, sino a mi mujer, lo cual me deja más inerme. Gracias por tu presencia, Elena.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola Francisco, veo que lo tuyo son los poemas. Hermoso poema plagado de sentimientos. Se ve que tienes bien metido en el corazón el sabor de la mar. El tacto de la arena y el sentir de ese paisaje de tu tierra.
    Bellos versos que conforman un poema melancólico pero a la vez esperanzador.
    Seguro que si vas con tu esposa y pisan la arena de la playa, se sentirán mejor. Tempranito cuando aun el sol no está tan caprichoso de calentarnos.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar