28 julio 2014

INMENSIDAD



Panorámica azul sin límites,
la mirada no agota
los extremos
desparramada la vista
en el apacible azul
que se expande y se fusiona
con el que cae desde el cielo.
No hay bruma
en este día excepcional
sino un filtro azur ilimitado
cuando, lejos de la orilla,
te sientes abrazado por el agua;
se llega a dudar a qué mundo
se pertenece,
si al alejado sólido,
al líquido o al celeste
que en todo instante
es la cúpula de tal
inmensidad.

19 comentarios:

  1. La serie que estás publicando con la temática del mar, no tiene desperdicio. Me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy, por tan animosas palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Solamente un poeta como tú , puedes hacer que uno VEA ese mar que nunca termina. La majestuosidad de la naturaleza no se compara a nada más. Cuando conocí el mar , esa inmensidad me estremeció y como no podía ser de otra manera no podía dejar de llorar. Gustavo, que me había llevado no sabía que hacer conmigo hasta que entendió que yo necesitaba volverme una con es mar que tanto había soñado.Así fue. Tus versos
    me trajeron a la memoria ese día . Te lo agradezco.
    Mi admiración y mi ENORME AFECTO. Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por contarnos esa anécdota de tu vida. Las personas sensibles no se asustan de la grandeza de lo creado, sino que se impresionan ante tanta maravilla. Todo mi cariño.
      Apapachos.

      Eliminar
  3. Nos compartes un momento mágico que nos invade todos los sentidos, introduciéndonos en el conforme leemos. Gracias, por esa belleza.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sara, la verdadera belleza no son mis palabras descriptivas, sino esa inmensidad inabarcable de todo lo creado.
      Un beso

      Eliminar
  4. Francisco, los que vivimos un poco en el interior, estos poemas que nos estás ofreciendo este verano relativos al azul del cielo y del mar con todo lo que le rodea, están haciendo en mí una ganas horribles de dejar la ciudad, coger el coche y lanzarme a hacer los 60 km que me separan de ese mar y cielo azul.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo, Emilio, tienes Almuñécar a vista de pájaro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ...y además un buen poeta, eres alucinante. ¿Cuándo te atreverás a publicar un libro?, lo esperamos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan generosas palabras. Lástima que no sepa quién eres. Tengo ocho libros sin editar, pero esa aventura económica no me apasiona.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. No me extraña que el mar te inspire tan hermoso poema, si yo fuera poeta el mar sería mi principal fuente de inspiración, a pesar de ser de una ciudad interior.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar ejerce un fuerte atractivo sobre todos, aunque a veces también terror y miedo.
      Besos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias. Es cosa de intentarlo. Tampoco tus fotos son hoy como aquellas primeras. Ánimo.

      Eliminar
  7. Nada más hermoso que un día soleado, en donde se confunde el azul del cielo con el mar, que tan hermosamente describes y que yo tanto amo.
    Bss y genial semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Katy, por tu permanente cercanía.
      Besos.

      Eliminar
  8. En la fusión con la inmensidad el alma se hace grande...
    Un beso.

    Disfruta.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, primero parece empequeñecer, pero luego se acomoda a esa expansión.
      Un beso.

      Eliminar
  9. ...Y es que somos tierra, mar y cielo, Francisco...Nada más bello, que sentir la unidad de los tres en el fondo del alma...Y ensayar el vuelo del espíritu más allá de los límites humanos...Mi felicitación y mi abrazo siempre, poeta y amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada más bello que lo soñado, María Jesús, ahí están todos los ideales que nos satisfacen.
      Besos.

      Eliminar