23 julio 2014

LA LUZ



En la playa,
la luz amanece cenizosa
cuando el sol bosteza
los primeros vislumbres;
al comenzar el día,
se hace rubio como un trigal
mecido por el viento;
al medio día,
cuando elimina su sombra bajo sí,
es cegador como faro nocturno
que fuerza a entornar los ojos;
y al atardecer,
cuando declina por el poniente,
es un ascua sonrosada y tibia
cuyo color va enmudeciendo
según cae la noche;
así también mi vista y mi ánimo
cuando no detecta tu presencia.

12 comentarios:

  1. El mar tiene una luz distinta, ¿verdad?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una luz distinta cada día y en cada instante.
      Dos besos.

      Eliminar
  2. Francisco, ese misterioso viejecito, que mueve las olas del mar y roba partituras, posiblemente también tiene que ver con los cambios de luz y la belleza cambiante del paisaje del mar...Ese viejecito es pura creatividad, no sabe de rutinas y monotonías...Siempre está creando y recreando la vida e intuyo, que trata de llamarnos la atención, continuamente, para que lo busquemos y elevemos el espíritu por encima de la prosaica realidad...(sonrío)Ese viejecito...tiene un halo genuino y divino.
    Mi felicitación y mi abrazo por la belleza de tus poemas, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La creatividad es caprichosa y sin edad, aunque por lo común los años le da nuevos visos y menos bríos y osadía. Gracias por este regalo.
      Besos.

      Eliminar
  3. ¿Por qué me toca después de M. Jesús ??? ¡ja ja !!! ella es la maestra de los comentarios, imposible igualarla. ¡ES LA MEJOR !!
    Pero esta vez yo no veo ningún viejecito, sólo veo un despliegue de metáforas maravillosas
    UNA DIVINURA ! ¡es mío !!!! se va a mi cuaderno.
    Te dejo mi admiración y mi felicitación en un paquetito de suave encaje con diminutas perlas de cultivo y las palabras de M. Jesús adentro. Y las mías, más humildes, también.
    "la luz amanece cenizosa" no puede ser más hermosa. APAPACHOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué, acaso no sabes que el sol sale primero por La Mancha y en ella se recrea? Pero no importa, nunca llegas tarde porque tienes tu propio acento.
      Apapachos.

      Eliminar
  4. Las presencias son siempre necesarias para seguir avanzando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La presencia es la secuencia que sigue el poeta, coincidente con la rotación y su observancia.
      Besos

      Eliminar
  5. La luz es un invariable signo de estado de ánimo. Cuando se vuelve gris en las duras noches de inverno o en esos días en los que la niebla o la oscuridad pueblan las calles, me levanto triste y desganada. Prefiero el verano y la primavera. Y si está él no importa: regresa el sol.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, la luz es la melodía de nuestro baile: según su presencia o ausencia estamos más o menos animosos. Aquí es la secuencia de una sola jornada diurna, un día de verano en la playa.
      Besos.

      Eliminar
  6. La luz en la playa es espectacular y yo mientras he podido disfrutar de ella lo he valorado y disfrutado muchísimo. Nos llena de energía y vitalidad, y te hace elevarte cuando contemplas la majestuosidad del sol reflejada en el agua , pura maravilla.
    Has sabido plasmar muy bien esa luz del mar , siempre me dejas sin palabras, Francisco . Un abrazo grande y lleno de LUZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Charo, tu manera de mirar y leerme también influyen y hasta forma parte del texto adyacente.
      Besos.

      Eliminar