18 julio 2014

GAVIOTAS



Amanece,
se ha echado el viento
y el sol está titubeando
entre nubes;
el agua se ha ido mar adentro
y sobre la arena,
como un maná blanco
moteado de pintas oscuras
millares de gaviotas
hollan la arena
y rebuscan entre la nada
de la bajamar.
Los animales anuncian
que será un día agitado,
pero de momento
reina una paz
como llovida del cielo;
innumerables alas que se batirán
en retirada hacia el cielo marino
con la llegada de
los primeros bañistas.

9 comentarios:

  1. Un poema exquisito , mágico. Nunca ví una gaviota "en vivo y en directo" pero tengo la suerte de poder imaginar lo que sea. Tengo un radar en la cabeza que me ayuda. Por eso pude ver a tus gaviotas como si fueran pájaros de azúcar... o de algodón. Me las llevo conmigo, envueltas en tus versos a formar parte de un cuaderno de sueños.
    Gracias por la belleza, poeta ! ... APAPACHOS.

    Pintando la arena
    gaviotas blancas
    acarician la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito comentario, María del Carmen. Cuando me dices que te lo llevas, interpreto que lo valoras muy bien y mi ego se envanece. Gracias, muchas gracias.
      Apapachos.

      Eliminar
  2. Quizá la agitación sea en lo social...
    Besos, Paco.
    p.s. Ven que acá te necesita un poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sara, y gracias por tu invitación.
      Besos.

      Eliminar
  3. Ver amanecer en la orilla de un mar, las gaviotas picoteando los resto que ese mar ha dejado a lo largo de la noche, es maravilloso mezclado con la ausencia de bañistas y de niños chapoteando.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad, la naturaleza es maravillosa cuando no la estropeamos los humanos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A mí las gaviotas me imponen. Una vez, en las Islas Cies, salí empachada de tanta gaviota, y tan cerca de mí, que... huy, me daban cosita!
    Algún día he visto gaviotas, un par, en el patio de la escuela (perdidas, imagino).
    Pero es cierto, que esas horas primerizas de playa, con gaviotas incluidas, son una auténtica delicia!

    Besos para los tres!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me resulta muy curioso verlas revolotear sobre los barcos de pesca a la llegada a puerto, si no se lo impidieran, llegarían de vacío a la lonja. Muchas gracias, dulzura.
      Tres besos.

      Eliminar
  5. No me gustan nada estos pájaros, quizás porque anuncian el mal tiempo.

    ResponderEliminar