06 agosto 2018

COMO MARIPOSA QUE LIBA





Como mariposa que liba de flor en flor,
como brisa que desprende y mece
el polen de una planta en otra
y aquí o allá germina para acabar
siendo fruto renovado; así el trovador
pregonando en las plazas sus poemas,
escenificando leyendas y aventuras,
transmitiendo sucedidos de generación
en generación, fijando la historia
en la memoria colectiva y, de boca en boca,
circula con sus leves olvidos y ponderaciones.

Aprendió el hombre a escribir,
a fijar la oralidad para inmortalizarla,
y apareció el amanuense
con su pluma de ganso y su tintero,
con su piel de borrego no nato
que acabaría en pergamino.

Y desde Pérgamo o Atenas, piedras talladas
con leyendas imperecederas
de lapidarias noticias.
El papiro en Egipto, la pasta de arroz
donde los ojos oblicuos
y cada vez unos medios más accesibles
para fijar lo oral en textos,
hasta logar el prestigio superior
de lo escrito sobre lo vocal.

Se talaron árboles que fueron folios,
se encuadernaron hojas numeradas
y el habla quedó relegada
por su marcado y diverso acento
de aquí o acullá en subespecie,
pasando a ocupar lo principal lo secundario
y convertirse en categórico lo derivado.

4 comentarios:

  1. Y ahora, volvemos al punto de partida: decadencia de la palabra escrita, de los folios en blanco, de los libros de papel, que van siendo sustituidos por las máquinas, en esta especie de nueva edad de los bárbaros y de la incultura que estamos iniciando y padeciendo, salvo un grupo poco numeroso de gente que nada contracorriente y ama la escritura, la cultura, la poesía... gente especial.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cayetano. Precisamente, y con toda humildad, esta es mi contribución al desaguisado del que hablas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como han dicho en el comentario anterior... Regresamos en parte a ese origen en que nadie usaba la palabra escrita. Es una pena que las tecnologías nos estén arrebatando poco a poco la magia del papel. Hermosos versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Sechat, por la calidez de tus palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar