20 septiembre 2017

SOBRE LAS CRESTAS DE LAS OLAS





Sobre las crestas de las olas,
como surfista inagotable,
las maquinaciones de los cazadores de nubes;
un mar de sonrisa blanca
en la espuma de nácar
de sus agitadas crestas móviles.

En el agua de los mares,
los proyectos que navegaron aciertos
y los errores embarrancados
en los arrecifes de lo insólito
y en los fracasos.

El mar, latidos líquidos
que trasiegan aventuras
            ─a punto de sal─
bajo la mirada azul del cielo
que todo lo observa en silencio.

8 comentarios:

  1. Un poema la mar de salado.
    Abrazos, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como un bacalao, así de sabrosón, Cayetano.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Si el mar hablara, si esas olas que tanto han recorrido lo hicieran, ¿que nos dirían?, seguro que nada bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diría: ¿Donde váis, intrépidos? Y añadiría: Más vale que cuidárais más y mejor de mí, guarros.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La felicidad te hace sentir que estás subido en la cresta de la ola, ella te sostiene en un equilibrio perfecto.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna. La felicidad lo cura todo y nos hace ver con optimismo.

      Besos.

      Eliminar
  4. Ventajas e inconvenientes de estar subidos en la cresta de la ola, mejor cortarlas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar en la cresta de la ola tiene también un sentido sublime. Gracias un día más, Tracy.

      Besos.

      Eliminar