05 septiembre 2017

MANANTIAL EN TUS MANOS




Un manantial canta en la palma de tus manos
y se desborda de hidratada alegría,
un rumor que trae ecos profundos de la tierra,
de un corazón calcáreo-silíceo de cuyas pulsaciones,
recién nacida, salta como potrillo por los riscos
y las laderas revestidas de aulagas y juncias.

Desconozco el lenguaje del agua,
pero tus manos son traductora inteligente
que devuelven luz a cambio de ignorancia
y anega mi capacidad de entendimiento
de tanta verbosidad contenida que te dibuja
hasta en los más agudos ángulos de tu anatomía.

Como chispas de luz, como albor que destella,
que se desprenden de las bengalas de tus dedos,
una sintonía de fosforescencia y sonido
donde bajan a beber las estrellas curiosas
del firmamento asombrado que te contempla;
un torrente de luceros que describe el milagro
de tu sonrisa reflejada en el agua
como colofón de este éxtasis que vivo o sueño.

18 comentarios:

  1. Gracias a la sequía esos manantiales bajan vacíos. ¡¡Y que todavía haya gente que no se crea lo del calentamiento global!!.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues las dudas se han esfumado para el que quiera ver o para el que no le afecte negativamente decir la verdad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Nada que ver con el paripé que hizo Pilatos, allí no hubo luz.
    Un abrazo, paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquello fue otra cosa, ¡dónde va a parar! En cambio estas manos femeninas surtiendo del agua...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un manantial canta en la palma de tus manos, obedeciendo a un dictado entre celeste y divino, derrAmándome Amor.

    Un desbordado abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Derramado y desbordado con tu comentario, Merche.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Agua transparente y limpia que alivia los calores del verano.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beber de esas manos es como una renovación de la vida.

      Besos.

      Eliminar
  5. Que vives, que vives y menos mal que lo vives y nos lo cuentas. Un abrazo .

    ResponderEliminar
  6. No vendría bien que muchos manantiales cantasen en muchas manos. En todos los sentidos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Felipe. Cuando la realidad es tan opaca no queda otra que refugiarse en lo creativo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Esos son los milagros que hace el agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque a veces no estemos atentos a lo que verdaderamente sucedes, estos son algunos de los efectos de un manantial en manos de una mujer.

      Besos.

      Eliminar
  8. Qué lo vives y lo sueñas y nosotros también al vivirlo leyéndolo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es mi deseo, hacer disfrutar a mis lectores con mis propuestas, Sara.

      Besos anisados.

      Eliminar