10 septiembre 2017

SALA DE ESPERA





Plástico ardiente, uniforme
de modelado y color,
apelmazado; asientos cosidos por el costado
que se agitan con las toses ajenas;
en el ambiente, un murmullo
ininteligible de conversaciones solapadas
como tormenta en vaso campanudo.

De vez en cuando,
la megafonía pronuncia un nombre
y un número de consulta
con voz metálica que se entrecorta;
tampoco así se hace el silencio
y la espera se modula desesperante.

Por fin,
mi nombre y número de consulta;
mientras me levanto,
repetición y cambio de sala:
hoy todo se presenta en contra,
ojalá el diagnóstico
tome por la bisectriz que todo lo equilibra. 

12 comentarios:

  1. Espero que todo vaya bien, igual que tu poema.¿Como puedes todo convertirlo en poesía?Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estado de salud... bueno ahí vamos. Este poema lo escribí el pasado miércoles en la sala de espera de un hospital. Era una visita rutinaria. En cuanto a los temas, parece ser que todo se puede poner por escrito. Mil gracias, Katiuska.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cualquier situación es propicia para un buen poema. Espero que esa misma situación te sea propicia vitalmente. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Felipe, para un buen poema sólo se requiere que esté bien escrito. Yo voy adelante con mis dolores que ya conoces.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Lo de la sala de espera y desespera es una buena técnica de tortura previa para ablandar al paciente y que luego no se acuerde de la mitad de lo que le pasa.
    Mejor no vernos mucho por allí.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudo que ese sea el objetivo, Cayetano, pero no dudo que es cierto el efecto que consigue.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. En la sala de espera el tiempo se eterniza y la imaginación vuela sola.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De alguna forma, uno trata de escapar de los ambientes incómodos.

      Besos.

      Eliminar
  5. Una sala de espera suele inspirar mucho . Que te mejores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chelo. Vamos adelante.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Ojalá!, no me gustaría saberte enfermo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy, tengo un viejo problema de columna, pero aquí estamos hasta que pueda ser.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar