11 septiembre 2017

APENAS UNA NIÑA





Apenas una niña con sonrisa
franca y una emoción inmensa
por descubrir el mundo.

En su tierna veintena
ya conoció la sajadura del bisturí
y cómo ara la carne que debe y la que no
con justificaciones que se sostienen
como un cubito de hielo
en el alféizar de la ventana.

Llegó el drama cortocircuitando la jovialidad
y lo que había creído amor
fue escapatoria por la escalera de incendios.

Mas como clavo saca a otro clavo,
una sonrisa tímida del terruño
vino a enjugar sus lágrimas
y, a poco, conjugando el verbo amar,
comenzó a latir en su seno
una esperanza que ilumina su rostro.

Sonia sigue siendo una niña,
una sonrisa apaisada
que ha cambiado dolor crónico
por ilusionante espera.

8 comentarios:

  1. Hay cada caso que pone los pelos como escarpias.
    ¿Qué sentido tiene que una niña sufra a tan tierna edad?
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas cosas a las que uno no puede encontrarle sentido, pero así es la vida. Una mala práctica médica le ha creado una discapacidad para siempre; pero la vida le ha regalado entrañas de mujer y ahora es una joven gestante.

      Un abrazo, Cayetano.

      Eliminar
  2. El sufrimiento forma parte de la vida, lo que no se entiende que aparezca en edades tan tempranas. Ahora todo que le ha negado la vida en su juventud lo vivirá a través de esa nueva vida que colmará sus aspiraciones de mujer.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pienso y de ahí que decidiera escribirlo.

      Besos.

      Eliminar
  3. Acababa de cumplir veinte años cuando conocí a mi marido, que ha sido lo mejor de mi vida. No nos hemos tirado nunca un plato. Ni nos hemos insultado. Aunque si hemos tenido nuestras discusiones alguna que otra vez, porque nos hemos juntado un par de testarudos de abrigo. Por circunstancias que no vienen al caso, estuvimos seis meses separados, y aunque las cartas iban y venían como pájaros constantes, supe lo que es dolor de ausencia. Gracias por tu poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor de ausencia no es menor, pero se alimenta en el deseo del reencuentro. Gracias a ti por sincerarte con tu propia vida, Angalu.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Pues no eres parca en palabras precisamente, Tracy.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar