22 julio 2017

DESCANSO Y OCIO



Bajo un moral estéril,
sombra opaca,
brisa suave y un sol rabioso
fuera del entorno;
bajo los pies desnudos,
el tacto húmedo de la hierba
me conecta al seno materno de la tierra.
Un coro de grillos
entona sus cánticos acalorados
al otro lado del seto
y un grupo de niños irrumpe la paz
con sus juegos sonoros,
su algarabía, sus risas
y sus enfados y llantinas.
En este recinto no pasa nada más.
Bueno sí, unos pocos adultos
muestran sus curvaturas cremosas,
parapetados tras sus gafas de sol
y su conexión a las redes sociales.
Nadie se comunica con nadie.
Fuera de la irrealidad de esta isla,
a pocas millas náuticas,
un numeroso grupo humano
se juega la vida por salvarla,
mientras yo salvo la mía con descanso y ocio.

16 comentarios:

  1. Los mismos que dicen que no hay derecho al descanso (vacaciones), son los que dejan que esos que se juegan la vida, la pierdan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida, Emilio es muy desigual de unos a otros. Desde esta ciudad, sobre la línea del horizonte, la silueta del Atlas y es muy difícil olvidarse de lo que pasa a pocas millas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo siempre me arrimo a los árboles, a ver si se me pega algo, algo bueno, que no sea resina ni cagadas de los pájaros. Los árboles son pacientes y sabios. Te enseñan a tomarte la vida con tranquilidad. Y saben estar.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todos estas cualidades por ser árbol; luego vienen las específicas de cada especie: los hay que dan frutos y otros más rácanos que se limitan a dar sombra.

      Un abrazo, Cayetano.

      Eliminar
  3. Me ha gustado eso que dice Cayetano de los árboles, que saben estar...
    ¡Cuánto hay todavía por aprender!
    Y sí, la vida es terriblemente desigual, injusta...

    ¡Feliz descanso, amigo!
    Besos y abrazos.
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Edurne, por tu presencia y opinión.

      Besos.

      Eliminar
  4. Buenas tardes Francisco.

    Frutos y sombra seguro que el árbol da.
    Pero no protección de la lluvia, el que bajo la hoja del árbol se aloja, dos veces se moja.

    De todos modos el descanso y el ocio también son necesarios para seguir adelante.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado esa visión de indefensión de estar bajo un árbol, riego que se multiplica en caso de tormenta, ya que suele hacer de pararrayos y el riesgo es mucho mayor. Y muy cierto, no sólo vivimos de pan y trabajo y necesitados de algo de ocio.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Salvas con esas dos cosas fundamentales, pero habrá otras cosillas más ¿no'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No en todo momento dice uno todo aquello que lo salva o condena, pero te prometo otras confidencias en otro instante, Tracy.

      Besos.

      Eliminar
  6. Los niños es el futuro de esta sociedad y la esperanza de un cambio a una vida en que se imponga la justicia solidaria, de la buena formación que le demos dependerá todo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy adecuado lo que dices, ya que por mal que veamos el presente siempre debemos soñar con un futuro esperanzador y luchas porque se vayan poniendo las piedra adecuadas para conseguirlo.

      Besos.

      Eliminar
  7. Entra un cargo de conciencia cuando se está tan bien y saber que no todos... y el gozo se hace llanto. Caray, ojalá un día exista igualdad de circunstancias y vida digna para todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos reconforma no saberse absorbido por el egoísmo de mi, me, conmigo. ¿No es cierto, Sara?

      Besos azucarados.

      Eliminar
  8. Yo quiero un ocio rodeado de morales, lejos de esos chismes infernales que no permiten a la gente bucear por sus adentros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece ideal, porque todo lo que llegamos a construir ha pasado primero por nuestro pensamiento y deseos. Pensando así como tú vamos por el camino recto.

      Besos.

      Eliminar