21 enero 2013

ODA A LA GRANADA



A ese árbol espinoso,
ancestral y morisco,
la primavera  lo viste de grana
con botones que florecen
y viste el verde pálido y los aguijones
en dulce esperanza
con brotes que se ceban día a día.
Al final del verano, el fruto en sazón,
guarda en la carcasa
de aguerrido escudo,
como de piel de cabra,
una formación de dientes encarnados
—oasis oculto—
para saciar con cada incisivo
la recompensa de la vehemencia
de quien busca sin desfallecer.
Franqueada la dura piel,
en cada lóbulo,
guarnecido por un velo amargo
a modo de manto protector,
un apiñamiento de gránulo
jugosos y azucarados,
guardando eficazmente
como en celosías
la sorpresa más agradecida
al paladar que se deja sorprender.
En la memoria,
las manos rugosas y tercas
de mi abuela Ana
y la sufrida paciencia
de su amor deleitoso,
desgranando uno a uno,
apartando el verdor ácido
que no enturbie el resultado,
de un plato granulado
de carmesí incitación,
al que hacer frente
—desprovisto de lo acre—
el intenso sabor
tan aguerridamente guardado
como gustosamente apetecido.

32 comentarios:

  1. Buenos días Francisco…vengo de ponerme en tu blog y lo estoy recorriendo…Muy cierto lo que escribes poéticamente sobre la Granada…y se ve tan apetitosa!... y tu abuela como tantas otras, quitándole también lo amargo y áspero de la vida, al caminar de sus nietos, como si fueran los aterciopelados gránulos de las Granadas…
    Muy bonito
    un abrazo desde Québec

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ganar un nuevo lector es un galardón muy estimable, pero que me sigas desde Québec, un milagro de esta tecnología tan usada por mí como desconocida. Espero que lo pases bien en sucesivas lecturas. Muchas gracias, Ceciely.

      Eliminar
  2. En la casita de la montaña brotaron dos voluntariamente junto al terreno de los almendros,supongo que gracias a las abejas que picotearon de los otros que sí plantamos nosotros junto a la piscina y nos regalan verano tras verano esa jugosa y enrojecida fruta.
    Sin embargo,el sabor de los selváticos,como yo les llamo,es insuperable,mucho mejor que los plantados por nuestras manos y alimentados por ellas.
    Bonita oda,sí señor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este canto se debe más a mi pasado que al presente. Hoy no es un fruto muy apreciado por la dificultad para sacarle todo su sabor, por la mezcla agridulce al comerlo y por lo mucho que mancha las manos al desgranarlo. Como siempre, los frutos más sabrosos son los más silvestres, los menos manipulados.
      Gracias, Marinel, un beso.

      Eliminar
  3. La Granada de hoy, está hecha una porquería, 17 días sin recogida de basuras. Las otras granadas, muy ricas, tanto sola como en ensalada.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La huelga terminó la noche del sábado y ya está la plaza del Carmen limpia de basura. La plaza, que otra cosa es el Ayuntamiento...

      Eliminar
    2. Es normal que los granadinos hayáis pensado más en la ciudad que en el fruto, pero gracias a Dios ya va volviendo a todo su esplendor. ¿Se negociarán los conflictos laborales antes de tener que llegar a la fuerza de la huelga?
      De alguna forma, al hacer este canto al fruto, también estaba implícita la ciudad y sus ciudadanos.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Otra vez me devuelves a la infancia. Yo crecí y jugué entre granados en aquella huerta de mis abuelos. Bueno, en verdad había más que granados, ciruelos, nísperos, un nogal inmenso, un par de membrillos... ¡Ay, qué bueno coger la fruta directamente de los árboles!
    Recuerdo que mi abuela nos hacía una "bota" con las granadas, le quitaba los pelillos y recortaba la corona, pinchaba varias veces en la coronilla de la fruta con un cuchillo y ¡hala, a estrujar y succionar el jugo!

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos, Elena, una infancia con bastantes puntos de coincidencia, así que no me extraña lo que me comentas. ¡Qué importantes son los aromas y los sabores de la infancia, pero qué importantísimos son los abuelos!
      Besos

      Eliminar
  5. Mi primera infancia son recuerdos de un parque extremeño plagadito de granados, a donde cada tarde mi abuelo me llevaba de su mano y me contaba cuentos moriscos en los que la princesa siempre era salvada por un noble caballero...los granados a un lado del parque, las higueras al otro y los cuentos de mi abuelo que me acompañan siempre, sobre todo cuando veo granados en flor y tomo uno de sus frutos en mis manos...

    Me traen aromas y recuerdos de esos que no quisiera perder jamás!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos recuerdos, esos aromas, no se pierden nunca, Mascab, nunca. A mí me gustaría dejar en mis nietos ese sabor imperecedero que guardo de mis abuelos.
      Besos

      Eliminar
  6. "Cual si de pronto se entreabriera el día/despidiendo una intensa llamarada/ por el acero fúlgido rasgada/ abrió su carne roja la sandía...(Lope de Rueda)
    En este caso, la granada, igual de fúlgida, igual de roja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aurora por el parangón que haces con Lope de Tueda, ya sé que exagerado, pero muy satisfactorio.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. El poema "La sandía" no es de Lope de Rueda, sino de Salvador Rueda.

      http://www.abc.es/hemeroteca/historico-02-07-2008/abc/Sociedad/la-sandia-(soneto-de-salvador-rueda)_1641976548353.html

      Eliminar
  7. Pues mire, no es uno de los frutos que como, pero lo ha hecho usted tan apetecible que no me voy a poder resistir ya a una granada!

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la Corte, Madame, no faltarán los servidores que quieran agasajaron con este fruto tan delicado. Que los lo sirvan desgrados y así podréis disfrutarlo con cuchara de postre. Admite un par de variantes muy deleitosas: aderezados con una cucharadita de azúcar, para intensificar el dulzor, o mezclados los granos con otras frutas picadas en forma de ensalada. Otro caso más vulgar, algo que no será frecuente en vuestros palacios, es la mezcla los granos con migas. Como digo para paladares más pedestres.
      Bisous

      Eliminar
  8. Hola Paco, preciosa oda a la Granada. Muy bonita la foto.
    A mí me encantan las granadas tanto solas como en ensaladas. O en zumo, solo que en zumo queda el sabor del final un tanto amargo. Aun así, está delicioso.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isa, por tu presencia continuada y la coincidencia en el gustos por el sabor de este fruto.
      Besos

      Eliminar
  9. Precioso Paco, como todo lo que tu escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que eres preciosa, y bonita y guapa...
      Besos

      Eliminar
  10. Un gran homenaje a una fruta que sorprende por ese acabado como de alimento marciano. No hay otra cosa que se coma y se le parezca.
    Hoy has arrancado con una oda en plan nerudiano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno, Cayetano, es fruto también de las lecturas, y Neruda es para mí un poeta de guardia.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Has descrito con maestría poética el fruto del granado de mi huerto. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que las aguas del Ebro no se lleven los granados de tu huerto.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Rica y sensual fruta, roja, sabrosa, con granos ocultos dentro de su caparazón. Es sinónimo de riqueza y belleza, da nombre a un ansiada ciudad del sur de España y aparece en escudos de armas. ¿Para cuándo un homenaje al plátano canario?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero enriqueces mis palabras a la granada y luego me invitas a seguir con otra fruta. No sé, no sé, Carmen. La apariencia del plátano con la sota de bastos... Todo se andará.
      Besos

      Eliminar
  13. La granada es un fruto delicioso. El problema que tiene para servirla en restaurantes es la manipulación dificultosa para comerla.
    Me gusta el homenaje que lehas rendido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antorelo. En restaurantes, aunque no es frecuente, lo he visto como guarnición de algunos platos de nueva cocina y en ensaladas.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Dulce y apetitosa, una fruta que se muestra siempre irresistible para el más exigente paladar.

    Muy apropiada tu oda, querido Francisco!

    Esta vez me voy endulzada con tus letras.

    Besos de mariposa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace feliz que lo hayas disfrutado. Muchas gracias.
      Besos, Diana.

      Eliminar
  15. Me gustan las granadas, más por su visión que por su sabor. Son curiosas las celdas que cobijan el fruto, y sus granos son más hermosos que los rubíes.
    La has definido maravillosa y bellamante. Sinboliza muy bien que el alcanzr el fruto requiere paciencia y cuidado, tal como se alcanzan las cosas que anhelamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Imagino que en tu tierra no será un árbol común (no lo he visto por allí) y estás menos familiarizada con el fruto. En mi infancia lo había en casa y eran tiempos en los que no se compraban postres, sino que se comía de lo que había: uvas, granadas, naranjas, ciruelas, peras de San Juan, brevas, duraznos, higos, y de nuevo uvas y el ciclo completo.
    Un fuerte abrazo, Chela.

    ResponderEliminar