05 enero 2013

A LOS REYES MAGOS



Queridos Reyes Magos:

No imaginan sus Majestades la decepción tan profunda que sentí cuando, siendo muy niño, me dijeron que todo era una falsedad, que los Reyes eran los padres. Mis padres eran realmente mis reyes, aquellos que cuidaban de mí, que me facilitaban la vida y daban la suya por hacerme la mía mucho más agradable, pero no sabían hacer prodigios. Eran cariñosos, eso sí, pero también autoritarios y me hacía cumplir con tareas que no me apetecían. Luego, mucho más tarde, supe que los milagros existen y volví a creer en sus Majestades. Por eso, a tan avanzada edad, me atrevo a pediros:

Un mucho de fe, porque sin ella no es posible vislumbrar la esperanza y cuando no quedan esperanzas quiere decir que todo está perdido para siempre. En verdad, esta no es una carta personal. Bueno sí, la escribo yo, pero no pido sólo para mí, sino para todos los habitantes de la tierra  —a estas alturas ya he descubierto que de nada sirve lo mío si no va envuelto y bien atado con el lazo de lo nuestro—; también quiero pediros la Paz, esa paz mayúscula que va mucho más allá de la convivencia y se instala en los corazones; una paz que venga a darnos la vuelta como a un calcetín y que traiga de la mano la justicia y el amor. Ya sé que no es fácil, pero igualmente imposible era que en mi adusta niñez me trajerais un camión o una pelota y siempre había algo sobre mis zapatos. Justicia, Majestades, para que no se sigan produciendo tantas desigualdades entre las criaturas de la tierra: los ricos son cada vez más ricos, pero por el contrario o como consecuencia, los pobres son cada día más pobres. A ver si me explico: no es que pretenda alcanzar la utópica igualdad a la que ya hemos renunciado, pero sí un poco de amor entre las personas, un bastante de solidaridad para que llegue el equilibrio deseado como hacen más o menos tabla rasa los vasos comunicantes. ¿Me entendéis, Majestades? De los cinco millones de parados, casi dos no reciben prestación alguna y viven de la solidaridad de sus familiares y las instituciones de caridad. Pues eso, que con un poco de cordura y un bastante de sobriedad, nos ayudemos los unos a los otros como si verdaderamente nos amaramos.

Por otro lado, tenemos demasiados corruptos. Sí, más de la que sus Majestades se puedan pensar. Eso no nos interesa y me gustaría que usaseis vuestra milagrosa goma de borrar para que desapareciera de las arcas públicas tantas manos impúdicas. Soy de los que dicen que no todos son iguales, algo que se ha instalado entre nosotros como una cantinela; también es cierto que, aunque no son todos, son muchos a los que les gustaría estar donde hay, para meter la mano. Dicen que suman más de trescientos los políticos españoles con alguna causa abierta por corrupción, y nos consta que algunos de los condenados han sido indultados por sus correligionarios en el poder. ¿No tendrán ustedes una especie de cementerio nuclear donde poner a buen recaudo a tanto recaudador de lo propio?

No pretendo cansaros, Majestades, por eso sólo quiero añadir —a modo de recordatorio—, que nos dispenséis un mucho de salud para todos. Sí, de salud. La salud siempre ha sido muy importante, imaginaos ahora que nos imponen el repago, que privatizan los hospitales…  Un maremágnum, Majestades, lo que yo os diga. Bueno, os imagino informados de los muchos desahucios que se están llevando a cabo cada día y cómo esas familias se ven en la calle desesperadas y sin saber qué hacer. Algunos se ven tan confundidos que optan por anticipar el billete sin regreso y se quitan la vida. No consistáis eso nunca más, Majestades. Ahora esas viviendas se las endosan al Banco Malo, pero es el Banco Bueno quien las ejecuta. ¡Qué lío, Majestades, qué lío!  Por último, Majestades, os pido educación. Sí, formación también, pero básicamente educación. Educación para respetarnos los unos a los otros, para conciliar y ponernos de acuerdo en un programa educativo y duradero, donde la igualdad de oportunidades no se palabree con la cuenta corriente.

Seguiría, Majestades, pero creo que estoy abusando de vuestra magnanimidad. Soy consciente que son otros los que deberían abordar la mayor parte de estas cuestiones para que los humanos pudiéramos llevar una vida digna, pero ya que ellos piensan más en sus privilegios que en el bien común y universal, es por lo que me dirijo a sus Majestades, en la confianza de que harán cada uno de los milagros que a sus Majestades demando. 

40 comentarios:

  1. Estimado y querido Paco: He leído atentamente la carta que envías hoy a sus Majestades los Magos de Oriente. Bueno, ahora son de Occidente, seguro que lo sabes porque lo ha dicho Su Santidad. Por ello -por lo del paisanaje- (son de Tartesos ¿sabes?) estoy seguro que oirán todos tus ruegos, aunque lo más probable es que a ellos también les habrá llegado las rebajas de un señor de apellido Rajoy y a lo mejor, bueno, a lo peor, no podrán atenderte como ellos quisieran. No hace falta decirte que conmigo cuentas para lo que haga falta. Por lo pronto estoy intentando tener un poco más de amor para con todos.
    Desde Gran Canaria, como siempre, un saludo cariñoso para todos.

    ResponderEliminar
  2. Espero que en esa carta haya un huequecito para estampar mi firma puesto que mis deseos coinciden exactamente con los tuyos. Felices Reyes desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ti siempre hay un sitio en mi casa, Felipe.

      Eliminar
  3. Yo también recuerdo lo decepcionante que me resultó perder la ilusión de esos Reyes acomodándose a hurtadillas en mi habitación,repostando junto a sus camellos las provisiones que mami,mis hermanos y yo poníamos con esmero...
    Sin embargo ser madre me hizo recuperar esa magia oxidada y aún a pesar de saberlo, a mis hijos esta noche,sea uno grande y la otra no tanto,les procuro algo de la magia que sentí en mi niñez.
    Respecto a ser leída tu carta...
    Querido Francisco, te leeremos nosotros,los que venimos siempre,porque parece ser que los Reyes ya no son lo que eran...fíjate si no en estos de España,sin ir más lejos!
    En fin...
    La carta es preciosa,preciosa y ojalá llegase más allá y más lejos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También creo poco seguro que me oigan y menos que me hagan caso, pero no renuncio a poner mi granito de arena.
      Besos

      Eliminar
  4. Bonita carta a los reyes magos, hoy dia es una pena que ya no se siga tanto la tradicion de la carta a los reyes magos de toda la vida, hoy va mas todo informatizado, jeje, y los niños de hoy solo cogen un catalogo de una gran superficie y señalan, esto, esto, esto y asi lo tachan todo, en fin. Me quedo con tu carta.
    Un Saludo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso, Rafa, por eso he querido escribirla. Felices Reyes.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Pues solo decirte que se cumplan tus deseos. También que al pasar por tu
    casa dejen todo el amor y la buenaventura que nos deseas.
    Un fuerte abrazo, -y esta noche pon tus zapatos en el pasillo . . . algo
    caerá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paco. Que también sean abundantes contigo.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Ojalá se cumplan todas tus peticiones a las que me sumo.
    En cuanto a la ilusión, creo que esta noche mágica lo es para todos, incluso para los que no creen.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos son mis peticiones, sino las nuestras. Gracias, Elena.
      Besos

      Eliminar
  7. Que se cumplan tus buenos dfeseos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antorelo, comparto esos deseos contigo.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Pues una vez, pedí una muñeca y me trajeron un crucifijo, pero no consiguieron santificarme.
    Preciosa carta, a ver si te hacen caso.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre se recibe lo que se desea, pero quien te regaló el crucifijo, aunque te hayas desentendido, hizo lo que creyó más oportuno en ese momento para ti. Imagino que luego vendrían otros regalos de esas mismas manos.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Monsieur, con tanto corrupto, yo ya casi hasta sospecho de los Reyes Magos. No sé cuánto podrán hacer ellos por arreglar este desaguisado.

    Que sean generosos con usted personalmente además de cumplir las peticiones de su carta!

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, no pinchemos el globo de la magia antes de tiempo. Confío en que me traigan algo bueno (os invito a visitar mi blog mañana) y en esa confianza está escrita esta carta, esperando el milagro.
      Bosous

      Eliminar
  10. Que nos traigan sobre todo salud y un poquito más de justicia social.
    Un saludo y que sus majestades de oriente te traigan algo más que la consabida corbata o los socorridos calcetines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es poco con lo que te conformas, Cayetano. No sé, no sé; también entran en esa variable los libros.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. A pesar de todo, Francisco, no se puede perder la fe y la ilusión; entiendo perfectamente tu decepción de niño y de mayor, pero esperemos que haya mucho de solidaridad este año en las alforjas de los Magos. Saludos y felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca pierdo la esperanza, de ahí la osadía de esta carta tan utópica.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Eso, a ver si este año 2013 es más justo para todos y nos devuelven algo de lo mucho que nos han quitado.

    Incluso pido que sea justo para todos, absolutamente todos los del gobierno.Que este año reciban exactamente lo que se merecen,nada.

    Para ti y todos los tuyos mi querido Paco, de lo mejor, lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no quiero excluir a nadie: paz y justicia para todos; también para quienes manejan las tijeras. Muchas gracias, Nerim.
      Besos

      Eliminar
  13. Me uno a tus deseos a ver si entre todos conseguimos que alguno se cumpla.
    Un abrazo y que los Reyes se porten bien contigo que tú has sido bueno este año.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conmigo siempre se portan bien, más de lo que me merezco. Si la unión hace la fuerza, esta unión que estoy consiguiendo subscribiendo mi carta, es muy esperanzadora. Gracias a ti y a todos.
      Besos

      Eliminar
  14. Me parece que con tus peticiones les has metido en buen lío.
    "Nada cambiará sino cambia el corazón del hombre"
    Por mucho que los Reyes y el Universo entero desee la Paz y la Justicia sin no es con nuestra colaboración me temo que no será posible.
    Pero en el Reino de la Fe los milagros son posibles, y la Esperanza lo último que se pierde deseo que tus peticiones sean escuchadas.
    Bss y Feliz Noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Katy, aquí quería llegar yo. Cambia en mi entorno todo aquello que cambio en mí, si conseguimos cambiar muchos, mucho habremos conseguido en amor, solidaridad, paz...
      Besos

      Eliminar
  15. Me uno a ti Francisco en esta magnífica carta, en la ilusión y la esperanza de que los Reyes Magos repartan el oro de salud, el incienso de la solidaridad y la mirra de la justicia a manos llenas y en todos los rincones del mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien José, otro más a la lista de los que no nos gusta como son las cosas y vemos que un cambio es posible.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Mi buen compañero de letras... suscribo cada una de tus líneas, de tus palabras...sin duda me sumo a esta, TU CARTA, quizás así...con la fuerza, y unidos por el mismo DESEO logremos una MAÑANA MEJOR y un FUTURO POSIBLE para tod@s.
    Gracias por compartirla Francisco !!.
    Felices Reyes y que la magia de esta noche te colme de felicidad.
    Un abrazo en la tarde :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia de los Reyes se está anticipando, Ángeles: ya somos muchos los que queremos que las cosas sean distintas; este es el principio de un todo.
      Besos

      Eliminar
  17. Creo que Sus Majestades deberían atender también este pedido que hago mío para repartir en LatinoAmérica. Duele tener que pedir estas cosas cuando tendrían que ser administradas con equidad y justicia pero es lo que hay. Me uno a tu pedido. Saludos cariñosos desde el Sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa María. No he sabido dar detalles de lo que sucede al otro lado del mar y en el otro hemisferio, pero en mi mente y en mi deseo estamos todos los seres humanos, claro que sí.
      Saludos desde el Sur, de España.
      Besos

      Eliminar
  18. Me sumo a su petición y que los Reyes, ellos, y sobre todo Aquél al que adoraron hace dos mil años, nos ayude a que las voluntades de los hombres cambien hasta hacer realidad ese mundo menos injusto que todos, mejor dicho, casi todos querríamos. Me contaron mis padres que de pequeño arranqué a llorar, y así llegué a casa, cuando algún otro niño en el colegio me dijo que los Reyes eran los padres.
    Lo cierto es que esta fiesta que pone fin al periodo navideño me gusta mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que podamos conseguir estos objetivos, debemos vivir de forma permanente el Espíritu de la Navidad, sentir de manera solidaria siempre y no sólo en época de villancicos. Si se sigue tensando la cuerda de las restricciones, es posible que tengamos que ejercer una presión distinta para lograr algo de lo que aquí se pide.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Espero que esta mañana te hayas encontrado alguno de los regalos que les pedías a los Reyes Magos, todos sería imposible.

    Buen día

    ResponderEliminar
  20. Me he encontrado el mejor de todos: hoy es el cumpleaños de mi mujer, nuestro 40 aniversario de boda y Dios me ha dado vida para asistir al evento. Muchas gracias.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. firmo tu carta al lado de todos tus amigos, si me lo permites...absolutamente de acuerdo con todo...

    A la espera de que la magia de los Reyes Magos, nos devuelva las ilusiones perdidas...te dejo un abrazo. Feliz día de reyes!!!

    ResponderEliminar
  22. jejejej pobres Reyes Magos con tu pedido, van a quedar con depresión
    y es más los regalos los trae Santa, bueno eso se dice acá en Chile, no se pide a los reyes, cosas de geografías...


    saludos, feliz 2013!

    ResponderEliminar