15 enero 2013

LAMENTO



¿Qué velo se ha interpuesto
entre tú y yo,
para dejar de ser nosotros?
Nosotros, ¿recuerdas?
           … Nosotros. Nosotros,
tú y yo hasta la unicidad,
un proyecto en el que nos fundíamos
hasta desaparecer.
¿Qué transparencias vistes
que te hacen opaca
a la ansiedad con la que te indago?
¿Cómo se llama él,
si acaso tiene entidad como malicio?
Por la hondonada de mis sentimientos
reptan las sierpes de mis elucubraciones
y los desgarros de este abandono
y la distancia que más y más me asfixia
cada día, cada minuto, cada instante;
te intuyo en otros brazos
y los míos se desmayan de impotencia.
¿Por qué este muro flácido y fiero,
este abietáceo cortinaje
que fluye entre nosotros
asestándome, con su acero blando,
tan certera cuchillada,
de la que mana este lamento?

28 comentarios:

  1. Buenos dias Don Francisco, Bonitas palabras aunque un poco triste. Preciosa foto.
    Un Saludo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el tratamiento no sea para poner distancia entre ambos. Gracias por visitarme, Rafa.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Carlos, uyyyyyyy melancolico has amanecido. Preciosas letras has puesto en ese poema. Bella la imagen que la naturaleza pone un velo tupido en el agua y la montaña para guardar su belleza, y poseerla como suya.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isa. Veo que los problemas informáticos no te están ayudando mucho. Sé que me quieres y no has usado ese nombre para menospreciarme; por cierto, tengo un hijo muy querido que se llama Carlos, así que todo queda en familia.
      Besos

      Eliminar
  3. El muro que se interpone entre las personas a veces es tan sólido como el abrazo que puedan darse.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Cayetano, el sí y el no se distancian el canto de una moneda.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hoy será un gran día apesar de la incertidumbre y melancolía de tus versos. Besos mil querido primo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los días vienen a ser un regalo por el mero hecho de despertar, prima.
      Besos

      Eliminar
  5. Cuánto dolor, qué impotencia ante este desamor que acaba infiel.
    Precioso Francisco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena, me satisface mucho que estés de acuerdo conmigo.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Este lamento es el lamento de la propia vida. Vivir es dudar, es perder, es sentir aunque el otro no sienta lo mismo.

    Para mañana o pasado : espero que reúnas en tus versos la solución a tanta impotencia.

    Me gustan los versos Francisco. Siempre leo en ellos algo más de lo que se intenta decir. ;) Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en un poema se intenta decir todo, pero de forma sugerida, así que cada lector tiene que poner lo que falta. Cuando un poema se extiende algo o mucho más allá de la primera lectura, quiere decir que estamos ante un poema. Bueno, esa es mi opinión, no una cátedra.
      Besos

      Eliminar
  7. Paco, precioso lamento pero... a quién se lo dedicas porque a mi amiga seguro que no.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes que no todo lo que uno escribe forma parte de nuestra vida. En mi caso, muchos de mis poemas me los inspira Pepita, pero no este; en ella no hay nada de negativo, sino el merecimiento de aquello que todavía no he sido capaz de escribirle.
      Besos

      Eliminar
  8. La melancolía de la imagen se une a la melancolía de la poesía.

    Donde había Amor, ahora hay desamor.....pero cuando comenzó esta transformación?.....con el tiempo se curará este desengaño.

    Besos.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de nada vivido, sino de una impostura, así que la cura está ya cumplida.
      Besos

      Eliminar
  9. Perdónnnnnnnnnnnnnnnn Paco, me equicoqué al nombrarte. Lo sientooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo no voy a perdonarte sabiendo lo mucho que me aprecias!

      Eliminar
  10. Todo un hondo lamento, ¿una separación difícil y lastimosa? Leyendo tus versos me acuerdos de otros de Sabina que decían algo así como:
    "Y cada vez más tú,
    y cada vez más yo,
    sin rastro del nosotros"

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el piropo, Paco. Hubo un tiempo en el que la mímesis se valoraba como prestigioso. En este caso no existe, ya que no conozco la canción que mencionas; en cualquier caso, de ser así, acudiría al prestigio que estos actos tuvo tiempo ha.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Que bonito y que doloroso, cuanta desilusión desprende y cuantos hay hoy día que lo están sufriendo de esa manera, genial te ha quedado
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rita. ¡Qué bonito me lo has dicho!
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Precioso poema que nos muestra el vacío del alma cuando llega la desconfianza, la desilusión, ese andar sin rumbo después de haber querido tanto...

    Besos Francisco y gracias por tus hermosas palabras en mi blog, no creo merecer tanto.
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo voy a repetir hasta que me creas: eres un lujo, Luján.
      Besos

      Eliminar
  13. Hermoso a la vez que duro este poema de desalojos internos, de distancia doliente entre dos que fueron uno...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi siempre es uno el que divide la unidad; entonces el otro se queda hecho polvo.
      Besos

      Eliminar
  14. Qué maravilla! Un desgarro sentido que cobra belleza en cada verso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu forma de apreciar estos versos.
      Besos

      Eliminar