19 enero 2013

HAMACAS AL ATARDECER



A Chelo y Laura con algo de humor y cariño                                  

A veces, Pepita, escribo
con el producto que se colmata
en mi mente a base de lecturas,
audiciones y confidencias ajenas:
retazos de vidas descompuestas
que pasan sin llamar ni dar los buenos días;
por eso no hablan de ti y de mí,
sino de ese silencio que crece
como crecen las plantas sorbiendo
el néctar del subsuelo, silentemente,
y se hacen flor o pasto incomestible.
Hace uno día, el quince de enero, para ser exacto,
pronuncié un lamento, ¡ay, ay, ay!,
un lamento, digo, por un dolor ajeno;
y una curiosa  —tocada de sombrero—
dedujo que nada tenía que ver contigo;
otra cuentista, alavesa por más señas,
incluso aventuró: “espero que reúnas
en tus versos la solución a tanta impotencia.
Sólo dos ejemplos de sendos fantasmas
que no se conforman con la simple lectura,
sino que incitan, incoan e invitan
a  poder leer en adelante que no es una herida
lo que supura entre tú y yo, ama de mis días,
sino el anhelo de pasear nuestras miradas
con todo el posible aplomo
por el plácido sol, cuando atardece,
como tú y yo nos atardecemos, el uno junto al otro,
hasta que se apague la luz de nuestras miradas
y una ola parda o negra nos lleve en su lomo
hasta la desangelada estación terminus.
Mientras, mi amor, reposa junto a mí,
démonos la mano de una hamaca a la otra;
así, muy cerca, muy juntos, muy uno,
observemos cómo se apaga la tarde
en tanto nuestro relojes den la hora en punto.

27 comentarios:

  1. Comprendido amigo Francisco, te ha quedado perfecto, siempre ha estado muy claro el gran amor que le profesas a tu Pepita, bendito amor y benditos vosotros por sentirlo, que Dios lo permita largo, muy largo en el tiempo y después de ese tiempo que sigais unidos en ese más allá que algunos miramos con esperanza
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el poema "Lamento", del pasado día 15, algunos vieron un rompimiento que hoy aclaro. Ese es el motivo de este poema.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¿Qué quieres que te diga, Paco? Pues eso, que me gusta mucho lo que escribes y cómo lo escribes. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Francisco, ¡has sido la primera alegría de este sábado!. Me he quedado de piedra al leer "A Chelo y a Laura con algo de humor y cariño". Me encanta cómo has dibujado tus anhelos, y como has perfilado el amor hacia Pepita. Estoy segura de que estará encantada con estos versos y que le escribirás tantos y tan bien, que cada mañana, cuando te tienda su mano desde su hamaca : sabrá y constatará que su vida no es un sueño, es una realidad que se personifica en buena parte con tu presencia.

    Con tu permiso me guardo estos versos en mi alcoba de dedicatorias y de regalos. Y me alegro muchísimo de que aquella herida que supuraba impotencia fuera parte de la ficción de tu personaje-escritor.

    ¡¡Gracias Francisco!!, recibe un abrazo para tí, y otro para ...Pepita. Que paséis un sábado excelente. ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura, en nombre de ambos. Temí que no pudiera gustarte ser mencionada, por eso me satisface tanto tu respuesta.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  4. jeje que bueno es poder estar con la persona que amas y apagar el dia los dos juntos de la mano, sin nada mas por medio que la compañia de un atardecer y sin ruidos de voces, solo las que salen del corazón.
    Tu mujer estará encantada, seguro.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí, que esté encantada. Ella me pide que le haga un cuaderno manuscrito con todos los poemas, pero esa es mi asignatura pendiente.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. La asignaturas pendiente son dos, no sólo esa.

      Eliminar
  5. Me ha parecido encantador el poema con ese dejo de humor,la infinita ternura y el amor que se respira en él.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marinel por esas delicadas palabras.
      Besos

      Eliminar
  6. Es que son tantos comentarios que ya no sabe una ni de qué se trata ni por qué se trata ni para qué se trata. Si alabar el texto o meterse dentro y hacerlo astillas, si ...

    En fin, tú escribe así de bonito que nosotros interpretaremos lo que nos dé la gana.

    Un abrazo Fco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el segundo párrafo has dado en la diana. Olvídate de los comentarios de otros, de lo dicho otro día, disfruta la lectura como una novedad y deja que te diga lo que tu cabeza acepte, independientemente de lo que digan otros. Y si te apetece hacerlo astillas, tú misma.
      Besos

      Eliminar
    2. No sé dónde se ha metido lo que te he comentado, Elena. Repito, más o menos: olvídate de otros comentarios, no te dejes guiar por otras opiniones y deja aceptar o repeler el texto en tu mente. Si acaso te apetece hacerlo astillas, imprímelo primero para salvaguardar tu ordenador.
      Besos

      Eliminar
  7. No hay cosa más hermosa que compartir uno su vida entera con el ser amado. La vida siempre tiene más sentido y es más llevadera.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verdadero sentido de la vida es compartir, Cayetano: lo que no se comparte te lleva al egocentrismo.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Paco!!! Que detallazo, eso le alegra el día y el fin de semana a cualquiera.
    He podido comprobar que sois dos hecho uno, por eso no dudé ni un segundo que lo del lamento no iba por vosotros, pero si ese comentario ha servido para ser merecedora de este precioso premio lo doy por bien dicho.
    Con tu permiso me lo llevo a mis efemérides.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dijo Manuel Machado: "Hasta que el pueblo las canta, las coplas, coplas no son, y cuando las canta el pueblo, ya nadie sabe el autor." Te agradezco que te la quedes y la hagas tuya, y sobre todo que entre tú y Laura, sin pretenderlo, me hayáis empujado a escribir este poema.
      Besos de los dos

      Eliminar
  9. Con la emoción se me olvidó el abrazo para Pepita.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena al escritor y a la destinataria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Paco, te felicito sinceramente por el texto, escrito o poema, como quieras llamarlo. Yo tampoco sé de qué va, ni de qué trata. Tan ignorante soy que no tengo ni pajotera idea de lo que quieres decir, ni a quien se lo quieres decir. Sea como fuere, el poema, como todo lo tuyo, es excelente y he disfrutado leyendolo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lees el poema "Lamento" y luego éste con dedicatoria incluida, seguro que te será fácil entenderlo en su integridad. De alguna forma viene a ser éste una especie de encargo de Chelo y Laura.
      Besos

      Eliminar
  12. clap, clap, clap, clap, clapclapclap APLAUDO Y APLAUDO!! y ya tengo las palmas rojas de tanto aplaudir!!!

    Paco, eres único entre los bloggeros. TE le puedo asegurar. Con cuánto tino deshaces un malentendido y con cuánta sabiduría, calmas la intranquilidad de las amigas que piensan que cuando escribes tan solo Pepita es la musa de tus versos!!

    Precioso lo que le recitas a la mujer que atardece contigo habiéndo disfrutado juntos de tantos y tantos amaneceres!!

    Y la curiosa "tocada de sombrero", seguro que se siente feliz de ver cómo os amáis cogidos de la mano frente al mar, observando la quietud de los colores de fuego que el sol dibuja en el horizonte para los dos.


    Un abrazo fuerte para los dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo puedo escribir de otras realidades, sino decirte un te quiero por esto que me dices tan atinadamente. Gracias por esos aplausos.
      Un beso

      Eliminar
  13. Hermoso poema, mis felicitaciones Francisco.

    No pares nunca de escribir (y compartir).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué grata noticia, "comerciante de hamacas"! Pensé que se trataba de un seudónimo, de alguien que entra en los blogs con nombres ficticios, pero no que realmente se trata de una marca comercial. Pues ya ve usted, sus productos son útiles para vivir y desear el amor hasta el último instante que se nos tenga reservado. Gracias por sus ánimos.

      Eliminar