21 septiembre 2020

LA LLUVIA EN SEVILLA

 

Con la lluvia,

se ha refugiado el sol

y habitamos las tinieblas.

 

Se agudiza el pánico

con el ensanchamiento del coronavirus

y la política anda atrincherada

en el corto plazo

de las próximas elecciones

o vaya usted a saber qué intereses les mueve.

 

Todavía no hemos sabido descifrar el mensaje

y seguimos sin corregir una coma,

como si esta pandemia fuera ave de paso

camino de desaparecer

sin dejar tras de sí un cambio profundo.

 

Gracias al Covid-19 hemos descubierto

que una gran parte de los niños de los países ricos

no tienen medios informáticos

y en el resto de mundo deben ser mayoría:

las clases presenciales se hacen obligatorias.

 

Un número muy considerable de trabajadores

están a la espera de su reincorporación

y sobreviven con una ayuda estatal

que anuncia su desaparición

sin que puedan volver al trabajo;

pero el drama son los que trabajan en precario,

sin derechos, sin seguridad de ningún tipo

y acumulando deudas.

 

Los autónomos, falsos y verdaderos,

pertenecen a otro escalón social

donde la penuria y las deudas

luchar por la primogenitura;

la distancia social se hace cada día más ancha,

mayor la brecha entre quienes no carecen de nada

y quienes carecen de todo. Encima,

éstos viven en casa de juguete y hacinados.

 

Un pacto con las empresas de suministros

consiguió que a nadie corten el fluido eléctrico

o el agua por falta de pago,

pero las deudas se suman a la de los alquileres

y la empresa pública vende los inmuebles

a los fondos buitres…

 

La lluvia en Sevilla, es una maravilla.

20 comentarios:

  1. Pus sí, a pesar de todo, eso dicen: yo prohibiría la lluvia durante el día y que lloviera solo de noche.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la carta, como el teletrabajo o la comida servida desde la bicicleta. ¡Qué moderno es Cayetano!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. "La lluvia en Sevilla, es una pura maravilla" My Fair Lady, en la película en profesor de fonética Henry Higgins consigue enseñar modales a la señorita Eliza Doolittle, sería cuestión de llamar al profesor para ver si enseña a nuestros políticos y empresarios todos ellos personajes de medio pelo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Emilio. Esa bellísima película nos dejó una muletilla recurrente para usos diversos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Francisco. La lluvia de las nubes es maravillosa, sin embargo la lluvia de tormentas y desastres para la enseñanza pública, para hospitales y centro de salud es una lluvia muy acida que va minando y dejando un país lamentable por falta de medios que no han sido capaces los que nos gobiernan de proporcionar a todos los servicios púbicos.
    Como dice Amapola se avecinan grandes y negros nubarrones.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos enfrentamos a unas difíciles circunstancias, Isa, que tendremos que sortear procurando salvar lo más valioso: la vida.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Una terrible y mísera situación que me temo va a ir a peor pues no dan soluciones los que tienen que darlas y los ricos son mucho más ricos mientras la clase media va desapareciendo y los pobres van empobreciendo mucho más...¡QUE PENA DE MI PAIS! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se pierde, hay algunos que ganan y muchos que se arruinan. Así de macabro es todo, Charo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Lo que se avecina, puede ser catastrófico. Vamos a tener una gran crisis económica...bien podrían ir aprendiendo nuestros políticos de lo que van a hacer en Italia...como siempre recortarán las pensiones y el sueldo a los funcionarios, mientras los políticos siguen con sus privilegios, al que por supuesto no piensan renunciar.
    En una crisis económica, el país no se puede permitir el lujo de mantener a tantos políticos. Hay múchisimos más por habitantes que en los mismísimos Estado Unidos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que estamos predestinados a perder: o nos lleva por delante la leva y nos saca de la vida, o nos deja en la miseria. ¡Mal panorama a la vista!
      Besos.

      Eliminar
  6. Estamos descubriendo tntas cosas....

    ResponderEliminar
  7. ... Y la Junta va a construir hospitales con participación de capital privado. ¿Que "participación"? No se sabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los amigos de lo privado no pierden comba, a pesar de las circunstancias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Francisco, la lluvia es consciente de todo lo que ha traído el virus y cae suavecita y respetuosa para no alarmar, ni asustar a nadie, ya tenemos bastante con la sanidad y la economía...Estamos comenzando el otoño y vamos a ver cómo lo sobrevolamos, amigo.
    Mi abrazo y mi ánimo siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos comenzando el otoño y un tiempo que todavía no vislumbramos con nitidez, pero que viene acompañada de malos augurios.
      Un fuerte abrazo, María Jesús.

      Eliminar
  9. Cuanta realidad en tus letras, por acá esta sucediendo casi lo mismo y es triste. Saludos amigo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente todo esto es extrapolable a cualquier otro rincón de la tierra, Sandra.
      Un abrazo.

      Eliminar