23 octubre 2017

LA LUZ DE UN NUEVO AMANECER



Los motivos ya no parecen tan grandes
para una penitencia tan larga.
CARMEN JIMÉNEZ DÍAZ



Una mano invisible, de tacto suave,
mueve el vestido de organdí que viste
el cielo parturiente de este amanecer
y que bosteza indecisiones
tras los visillos de un cortinaje de dudas.

Al tiempo que la luz, se abre el hibisco
saludando al nuevo día o despidiendo
el penitente mutis de la noche que acaba
con in crescendo de luz en el claroscuro
de este nuevo alumbramiento.

Quizá suene un despertador en lo profundo
de alguna alcoba, pero reina el silencio
por encima del hablar mudo de la naturaleza:
en el tejado contiguo, un rebullir de vencejos
agita sus notas sobre el barro cocido,
las hojas de la jacaranda deshilan sus brillos
en manto oleoso que deja su impronta en el pavimento.

En el silbido del agua, un aspersor caracolea
sobre el manto verde que ya se decolora
y se alfombra de hojas otoñales,
como las escalas de un piano dolorido
que sintetiza la vida cuando las manos
se deslizan casi sin frotar por el teclado.

A lo lejos, la mar, la mar profunda y serena
─a veces agitada, distante, próxima y perenne─
convirtiendo en tornasoles su masa salobre
con veladuras de azul robadas al cielo.

En la memoria, el noticiario de la noche pasada
y las amenazas de los días precedentes:
un vociferar de división, una sajadura que sangra
y a la que todos ponen bravuconadas sin mixtura.

Desde este paisaje de paz, y desde la agitación
de tanta disputa sin punto de encuentro,
se me antoja que ya no son tan grandes los motivos
para esta penitencia que ha de acabar en diálogo.

13 comentarios:

  1. Un alivio cuando amanece y cesa la noche con sus pesadillas. Luego te das cuenta que se trata de un trampantojo, que los problemas siguen allí y que no se los llevó la luz de la mañana.
    Como bien sugieres, tarde o temprano se resolverá el problema; lo malo es que las heridas quedarán abiertas.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el verdadero problema: todo acabará en un diálogo en las urnas, pero con las heridas infectadas por largo tiempo. Muchas gracias, Cayetano.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los días se desploman y visten de hábito la penitencia de mi pasión, mientras tanto, 🎶Always look on the bright side of life🎶

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil mirar al lado brillante de la vida sin deslumbrarse, querida Merche. Mil gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Al principio esa Luz es toda revelación y deslumbre; hoy es mi adohhhrada costumbre.

      Querido Paco, abrazo nada opaco

      Eliminar
  3. Todos esperamos un amanecer esperanzador, sin brechas ni fisuras.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero perder la esperanza; no obstante es mucho el daño que ya se ha causado y que habrá que recuperar.

      Besos.

      Eliminar
  4. Mejor alejarse del mundanal ruido y refugiarse en los bellos paisajes. Ahora la situación es tan tensa y los medios nos ponen un presente y un futuro tan negros que es mejor abandonarse en brazos de la naturaleza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Carmen, peros sin renunciar al sueño del diálogo y la reconciliación. No podemos renunciar a la utopía.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Impecable poema Francisco. Lo magistral de la poesía reside en que al leerla, el lector puede hacerla suya y quizá porque la entrada hace referencia a esos versos míos y no puedo ignorar su procedencia, solo puedo decir que el diálogo a veces llega tarde por más que sepa que es la mejor de todas las opciones. O quizá sea que ya se ha dialogado lo suficiente y toca renunciar a los amaneceres imaginados para dar paso a un nuevo amanecer sencillamente. Y es ahí donde tenemos que estar prestos a vivirlo y recortar los flecos que quedaron sin coser, y coser las heridas con hilo de seda, y no dejar que el rencor se instale en nuestros corazones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen, tenía en mente dos asuntos que me urgían: destacar lo mucho que me ha gustado tu poemario y dejar una ventana abierta a la reconciliación. Quizá no sean buenos tiempos para la lírica, pero sólo ésta puede salvarnos.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Un escritor puede ver en su entorno las maravillas que la naturaleza nos brinda con ojos frescos e invadido de esperanza lo comparte en sus textos.
    Preciosas imagenes hay en los versos de su poema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosas palabras en tu comentario, Azulgenia. El poeta sólo busca ser interpretado y comprendido.

      Un abrazo.

      Eliminar