25 julio 2015

VALS DE UNA NOCHE CALUROSA



El fagot, casi afónico, ronronea
la melodía pausada y pautada
─casi inaudible─
que acaba siendo subrayada
por el clarinete
y acentuada por el requinto…

Se ha iniciado el baile:
primero una pareja, luego varias,
finalmente toda la sala;
en el cristal de las lámparas
reverberan los sonidos
y los destellos se reflejan
en el charol de los zapatos.

En la piel del tambor
redoblan los adjetivos
y subyacen los adverbios,
y en los timbales se conjugan
ecos rotundos y atronadores
como señal oportuna para el metal…

El salón es ahora un sistémico
de pasos medidos, estudiados
y de giros voluptuosos.
Es en la danza, es el vals
lo que luego será en los brindis.

El concertino inicia un pianísimo
al que se van engrosando
como armónicos puntos de cadeneta
toda la reverberación de las cuerdas,
cuando la batuta agita los compases
con aires de allegro ma non troppo

Ella no encontró quien la sacara
y sale a la terraza para apagar
en el sofoco cálido de la noche
su desaire, su acaloramiento;
mientras los danzantes
ignoran sus ahogos como peonzas
que juegan a bailarines glamurosos.

12 comentarios:

  1. HOLA FRANCISCO
    BUENAS NOCHES AMIGO.
    HERMOSO POEMA CON MUCHO GLAMOUR Y ESE VALS QUE TIENE TANTA MAGIA, QUE NOS TRANSPORTA...
    HERMOSAS LETRAS.

    UN BESITO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Luján, mi lujo de amiga del otro lado del mar. Ojalá no perdamos nunca el deleite por las cosas bellas.
      Besos.

      Eliminar
  2. Nos muestras y ensalzas la danza del Vals con maravillosa precisión, la foto es preciosa, hata el final nos dirigen tus letras hacia un mundo de felicidad y fantasía, para luego encontrar que tal como en la vida real todo, tiene su punto de amargura, tristeza y olvido.
    Muy precioso poema.
    Estamos distanciados, pero no estás olvidado.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu comentario, pero me enamora la parte final del mismo: tampoco yo te olvido.
      Besos ambarinos.

      Eliminar
  3. En estos momentos no pienso ni en bailar, ni tan siquiera en hacer el más mínimo movimiento, solo deseo tirarme al suelo pensando que estoy junto al mar notando el frescor de la brisa marina.¡¡Dios que iluso!!, tu tienes mejor suerte, seguros que estás en cualquiera de esas playas malagueñas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una suerte poder en estos días de riguroso calor danzar las olas, Emilio. Yo en Marbella, en sus 27 Km de playa y otras en la piscina viviendo un tiempo distinto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una noche de vals maravillosa . Cuántas emociones envuelven a los danzantes !Sueñan transportados en las notas de un vals de Chopin . Lo has pintado bellamente.
    Una preciosura Francisco.
    Apapachos.
    Feliz finde !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría encontrar cada día tu respuesta! Gracias por soñar conmigo con este diálogo entre la orquesta y quienes acuden al salón de baile
      Apapachos.

      Eliminar
  5. Hola, Francisco
    Me encantaría una fiesta con la música casi inaudible para poder disfrutarla sin sobresaltos. Muy hermoso tu poema musical, tan real como la vida misma pues al final expones la amargura de quien no ha tenido pareja para disfrutar a plenitud el vals.
    Feliz fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rud, por tu opinión tan favorable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Por aquí ya no es como antes, esos glamurosos salones de baile se han ido y, a cambio, nos han puesto el estridente eco de música electrónica.

    Tu poema me ha transportado a los tiempos pasados cuando los bailes eran el punto de encuentro de los enamorados o el comienzo de nuevos romances.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo mismo he recurrido a la memoria para llegar a este salón de baile, pues como bien dices, ahora casi toda la música es estridencia.
      Un abrazo.

      Eliminar