31 julio 2015

AMANECE



Amanece. Todavía se arrastran sombras
dilatadas más poderosas que la luz
naciente y tímida. Salgo con sigilo
de la cama envuelto en penumbra.
Descalzo, siento el alivio del mármol
ascendiendo por los pies y regenerándome.
En la terraza, la luz es claror ascendente
y los pájaros ensayan sus primeros vuelos
elevando acrobáticos coros de alegría
animados por el canto del gallo.

Mi mirada primera es de queja
por un despertar precipitado,
cuando el descanso, sobresaltado,
no había llegado a colmo complaciente.
No hay tal silencio, sino espectáculo
de luz y sonido superior al imaginado:
los árboles son instrumentos en brazos
del aire; deambulan a lo lejos dos
trasnochadores a los que les amaneció
la fiesta y vocean sin respeto entre sí
ni para los que descansan todavía.
Se alejan con la cantinela del “y tú más”
y el silencio natural vuelve a sus posiciones,
cuando la luz ya se ha desparramado
y el cielo se torna en débil azul
con leves brochazos de blanco
que acabarán por dispersarse. Amanece
y la danza del sol en su ascensión
matutina, es gozo restrictivo para quienes
por deber o devoción madrugaron.

Amanece mientras despierto completamente,
un evento diario y en directo,
siempre igual. Siempre diferente.

7 comentarios:

  1. Una experiencia única. No hay belleza comparable a un amanecer en cualquier parte. Pero muy especial si se está frente al mar y por allí aparece el sol como bola de fuego acariciando el agua.
    Me ha gustado tu poema. Gracias por compartirlo gratuitamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es una belleza comparable al amanecer provocar en ti los mismos sentimientos que he vivido engarzando palabras. Gracias por tan bello comentario.
      Besos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Homenaje a José Saza Sazatornil, "Saza"
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Una preciosura Francisco. Has bordado con hilos de plata un amanecer de ensueño.
    "Amanece... que no es poco " dice la canción..
    No tengo la suerte de tener el mar enfrente y hasta el río me queda lejos, pero siempre se puede soñar. Aún entre cemento y avenidas .llenas de luces y locos trasnochados que cada vez son más.
    Apapachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy viviendo un verano de más encierro del que imaginas. Mi estado físico no me ayuda a ir de un lugar a otro y casi todo sucede en mi mente y en la terraza de mi vivienda, pero que no los limite la belleza de las ideas la triste realidad.
      Gracias por tan bello comentario.
      Apapachos.

      Eliminar
  4. Ese espectáculo de luz y sonido es todo un big bang en el alma, que es consciente del milagro de la vida...Tu paisaje bucólico es conmovedor, Francisco y lo estás viviendo a tope, aunque salgas poco...La vida es la intensidad del sentimiento..y éste a veces es mas real, que la realidad palpable.
    Mi felicitación y mi abrazo de luz.
    M.Jesús

    ResponderEliminar